Protegiendo parte de nuestro pasado

Graci Galán Puertollano
Una de las casas de la calle Aduana que estará protegida / G.G.

Una de las casas de la calle Aduana que estará protegida / G.G.

Son viviendas que forman parte del pasado de la ciudad de Puertollano y que ahora serán protegidas a través del nuevo Plan de Ordenación Municipal. Conservar el pasado a través de viviendas por todos conocidas

En numerosas ocasiones los puertollanenses han manifestado su malestar por haber perdido su rico patrimonio en lo que a viviendas señoriales que vestían las calles de esta localidad se refiere.

El desarrollo y el afán de modernidad de la ciudad de Puertollano hizo que desaparecieran numerosas casas de gran belleza que fueron reemplazadas en su lugar por grandes edificios que ahora forman parte de la imagen actual de la ciudad, en detrimento precisamente, de esa imagen antigua que los antepasados recuerdan y ahora se echa en falta. Un Puertollano antiguo, el Puertollano de la historia.

Precisamente por este motivo, el nuevo Plan de Ordenación Municipal, que espera su aprobación definitiva por parte de la JCCM, cuenta con una relación de bienes y espacios protegidos entre los que se encuentran algunas de las viviendas más antiguas que aún siguen en pie en Puertollano. Son ese escaso patrimonio que queda del Puertollano antiguo y del Puertollano en boga, cuando a principios del siglo XX comenzaba a progresar sin parangón y las majestuosas casas se construían como muestra del poder económico de algunas de las familias más importantes de la ciudad.

Viviendas que todos los puertollanenses conocen y que ya forman parte del paisaje urbano de la misma, como puede ser el caso de la vivienda ubicada en la calle Aduana, 20. Una casa perteneciente a la familia Díaz –famosa por ser unas de las familias con mayor tradición floristera en Puertollano- que data del año 1885, es su escritura más antigua y que sigue guardando su peculiar fachada de pequeño azulejo verde, la única que se mantiene en uno de los tramos de esta céntrica calle peatonal de Puertollano, una de las calles típicas de Puertollano que ha conocido todo su pasado histórico.

Estas casas están incluidas en la cata arqueológica de la ciudad. Es el caso también de la vivienda ubicada en la calle Libertad, 2. Perteneciente a la familia Porras, junto a la Plaza de la Asunción y a la Casa Consistorial se enmarcaba en una de las grandes zonas de Puertollano. Con fecha de construcción de 1940, sigue en pie esta vivienda que ha sabido mantener su esencia con el paso de los años, aunque en la actualidad la fachada se encuentra un tanto deteriorada. Casas antiguas con patios centrales desde los que se distribuyen las dependencias de las mismas, así como grandes escalinatas que daban acceso a las mismas.

Esta vivienda se encuentra junto a otro edificio histórico de la ciudad como la Iglesia de la Asunción / G.G.

Esta vivienda se encuentra junto a otro edificio histórico de la ciudad como la Iglesia de la Asunción / G.G.

En la calle Cuadro, 9, se encuentra una de las viviendas más antiguas y mejor conservadas de Puertollano, de hecho es la única que posee una protección parcial –el resto de estas viviendas son de protección ambiental.

Una de las viviendas mejor conservada se encuentra en la calle Cuadro / G.G.

Una de las viviendas mejor conservada se encuentra en la calle Cuadro / G.G.

“La protección ambiental afecta a aquellos construcciones y recintos que contribuyen como conjunto a definir un ambiente merecedor de protección por su belleza, tipismo o carácter tradicional aunque las construcciones de por si no significan un valor especial”, se expone en el POM, a diferencia de la protección parcial que “afecta a aquellas construcciones y recintos cuyo valor histórico o artístico, deban ser objeto de protección dirigida a la preservación cuando menos de los elementos definitorios de su estructura arquitectónica o espacial y los que presenten valor intrínseco”.

Es precisamente la vivienda de la calle Cuadro la que mejor conservada está, todo un emblema para esta calle. Una casa que es un magnífico edificio de dos plantas, fachada sobresaliendo con su rejería y que cuenta en la planta baja con dos pares de ventanas simétricamente colocadas con respecto al portal de acceso del edificio. Se trata de unas de las casas que recuerdan a otras que se construyeron en los años de esplendor de la ciudad de Puertollano.

En el centro de Puertollano también se intenta proteger la casa ubicada en la calle Cruces, 17, que data del año 1915 y en la calle Puerto 1, del año 1900, sigue en pie la casa de la familia Patón, que da nombre al Plazolete en la que se ubica para todos los puertollanenses, si bien ese plazolete se llama oficialmente Plaza Villarreal.

La vivienda de la calle Cruces fue rehabilitada hace unos años / G.G.

La vivienda de la calle Cruces fue rehabilitada hace unos años / G.G.

También en la calle Aduana se encuentran las llamas “Las tres casas”, ubicadas en los números 36, 38 y 40. Datan estas viviendas del año 1920 y han sabido resistir a las palas de las grúas que derribaron sus alrededores en pro de grandes edificios y siguen en pie como vestigios del pasado de Puertollano.

Una de las viviendas de la calle Aduana / G.G.

Una de las viviendas de la calle Aduana / G.G.

Todas estas viviendas, que ahora están protegidas por el nuevo Plan de Ordenación Municipales, están localizadas en el centro antiguo de Puertollano, en las calles más conocidas de la ciudad.

Señas de identidad del pasado de Puertollano que aún permanecen en pie, para alegría de los ciudadanos que aprecian este tipo de viviendas, y que forman parte del recuerdo de las retinas de todos los vecinos. Recuerdo que podrá seguir vivo formando parte de estos bienes protegidos en la ciudad de Puertollano, en su mayoría estas casas son de carácter residencial y privadas.