Radioaficionados saltan las fronteras y llegan a los lugares más recónditos por Navidad

Durante décadas los radioaficionados de Ciudad Real han servido de soporte en las comunicaciones de marineros gallegos y asturianos que navegan por aguas del Atlántico. Durante la Guerra de los Balcanes pusieron en contacto con sus familias a decenas de refugiados y aún hoy son capaces de comunicar en cada Navidad a misioneros en países en vías de desarrollo de África y América Central