Redondo: “El sector productivo y empresarial de nuestra provincia puede seguir confiando en la Diputación provincial de Ciudad Real”

Fran Solís Ciudad Real

El vicepresidente segundo de la Diputación de Ciudad Real, y responsable del área de Hacienda y Promoción Económica, Gonzalo Redondo, reconoce el complicado momento que atraviesan los empresarios, los autónomos y los emprendedores de la provincia como consecuencia de la situación generada por la Covid-19. A pesar de ello indica que la institución provincial tiene plena confianza en el sector empresarial de la provincia, ya que considera que es “fuerte” y está “muy asentado en el territorio”. Por ello recuerda que la Diputación provincial siempre va a estar ahí, tendiéndoles la mano para ayudarles

¿De qué manera ayuda la Diputación de Ciudad Real a la hora de fomentar la actividad empresarial en la provincia?

Tenemos una serie de programas anuales que fundamentalmente desarrollamos de la mano de los agentes sociales. Pero, principalmente trabajamos con programas muy estables en el tiempo de la mano de la Cámara de Comercio. Dentro de estos programas se encuentra ‘ImpulsaAgro’ que ha tenido que adaptarse a las nuevas circunstancias por la Covid-19, aunque el alma del proyecto sigue en marcha.

Y en esta línea, los programas que tenemos con FECIR y con la Cámara de Comercio fundamentalmente, vienen a sustentar los objetivos que nos marcamos como institución provincial y que viene subrayados a fuego en el Plan ‘Ciudad Real Activa’. Y lo que hace es reformular los presupuestos de la mano del Partido Popular, que es el partido de la oposición en la Diputación. Nos hemos sentado en torno a una mesa para mostrar los presupuestos y la hoja de ruta que diseñamos en noviembre de 2019. Ahora tenemos una nueva realidad, por lo que nos vemos obligados a reestructurar el presupuesto para intentar ayudar a nuestras empresas y autónomos.

Somos conscientes que en el conjunto del país la economía se sustenta fundamentalmente en el turismo, la construcción y el consumo interno. Estos tres pilares se han visto seriamente afectados por el confinamiento y por la paralización de la economía. Por ello, las administraciones públicas tenemos que dar un paso adelante e inyectar dinero en la economía.

La Diputación de Ciudad Real es una administración saneada, que cuenta con más de 70 millones de euros en remanente, que, con motivo del techo de gasto y las leyes de estabilidad presupuestaria del año 2013, no podemos gastar, por lo que hemos tenido que buscar ideas imaginativas para poner en marcha este dinero. Por ello, hemos suministrado dinero a los ayuntamientos mediante dos vías, tanto para garantizar su liquidez como para fomentar la inversión pública.

Por este motivo, en los últimos meses hemos puesto a disposición de los ayuntamientos para que inviertan 8,8 millones de euros del plan de obras ordinario, así como otros 8 millones de euros en subvenciones nominativas, y otros tantos millones de euros en inversiones propias en carreteras en la provincia. En total, más de 34 millones de euros productivos, solo destinados a inversión, de los cuales 16 millones van destinados directamente para que los ayuntamientos puedan invertir, y para que redunden en las infraestructuras y en sus recursos, pero, fundamentalmente, para que esas obras vayan dirigidas a empresas, autónomos y pymes del tejido productivo de la provincia.

Por un lado, desde la Diputación provincial lo que queremos es inyectar dinero y que la rueda de la economía empiece a movilizarse. Por su parte, dentro de ‘Ciudad Real Activa’, un pilar muy importante guarda relación con el comercio exterior. Por ello somos conscientes de que tenemos que arropar al sector productivo primario en nuestra provincia, que un sector fundamental. Conviene recordar que durante la anterior crisis las exportaciones fueron el principal salvavidas de la economía en la provincia y ahora, en buena medida, deben de volver a serlo.

Y un tercer pilar, que puede ser novedoso, se basa en apoyar a las empresas en la transformación digital. Creo que estos meses en los que hemos tenido que estar en casa han servido también para cambiar los hábitos de consumo del conjunto de la sociedad. Queremos tenderle la mano al comercio tradicional y darle la posibilidad para que se adapte, evolucione y avance para poder hacer compatible el comercio tradicional con el comercio online.

Tanto desde la administración provincial como desde la Cámara de Comercio somos conscientes de que tenemos que posibilitarles a las pymes y a los autónomos herramientas para que puedan avanzar de una manera rápida y segura en esta transformación digital para que en el futuro puedan seguir teniendo un nivel de actividad similar al que tenían antes de la pandemia. Por eso, junto con la Cámara de Comercio y la Fundación Incyde, vamos a poner en marcha una serie de recursos para hacer un sistema de consultoría, asesoramiento y de evaluación del nivel de digitalización de las empresas en el conjunto de la provincia.

Asimismo, vamos a ir un paso más allá con la puesta en marcha de una convocatoria de subvenciones para ayudar a que las empresas realicen esa transformación digital.

¿De qué manera está ayudando la Diputación a los ayuntamientos de la provincia durante este periodo?

Buena parte de las medias que ha puesto en marcha la Diputación provincial están dirigidas a que los ayuntamientos puedan asumir el gasto que están llevando a cabo durante estos meses con motivo de la crisis provocada por la Covid-19. Así, hemos puesto sobre la mesa más de dos millones y medio de euros para el gasto corriente de los consistorios. En esta línea, en las próximas semanas pondremos en marcha una convocatoria con un importe de 6 millones de euros para seguir apoyando a los ayuntamientos de la provincia y poder garantizar su liquidez.

¿Qué importancia tiene el proyecto ‘Impulsa turismo’ que están desarrollando con la Cámara de Comercio de Ciudad Real?

Este proyecto surge del proyecto ‘ImpulsaAgro’, donde se forma a una serie de jóvenes universitarios para capacitalizarlos dentro del comercio exterior. También realizamos un sistema de consultoría a las empresas, bodegas y cooperativas para dotarles de ese capital. En la tercera edición de ‘ImpulsaAgro’ nos dimos cuenta que había que inventar algún programa similar en materia de turismo. Y ahí vimos varios de los problemas que tiene el turismo en la provincia, al observar que era un sector que no estaba coordinado y que había intereses divergentes. Tenemos una muy buena hostelería y se ha trabajado muy bien en los últimos años, pero pienso que tenemos que dar un paso más. Y el turismo va a seguir siendo importante. En los cuatro años de la anterior legislatura hemos sido una de las provincias que más ha crecido a nivel nacional. De hecho, en 2019 fuimos la primera provincia a nivel nacional que más creció tanto en el número de visitantes como en pernoctaciones. Y el objetivo, una vez que pasemos esta situación, es que seamos capaces de retomar el pulso al turismo, que puede representar un porcentaje importante del PIB de la provincia.

Asimismo, estamos en negociaciones con la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de Ciudad Real para poder ayudarles con la puesta en marcha de un nuevo servicio para los establecimientos de restauración y hostelería, con el fin de garantizar la seguridad de sus clientes ante la actual situación generada con motivo de la Covid-19. Se trata de una aplicación mediante la cual los clientes podrán ver la carta sin necesidad de establecer un contacto físico, conforme a las nuevas normas sanitarias. Pero también estamos estudiando la posibilidad de que dicha ‘App’ no se quede solo en la visualización de la carta, sino que también permita que el cliente pueda hacer los pedidos a través de esta aplicación y pueda pagar la cuenta a través de la misma.

El responsable del área de Promoción Económica de la Diputación, Gonzalo Redondo, en su despacho durante la entrevista / Elena Rosa

El responsable del área de Promoción Económica de la Diputación, Gonzalo Redondo, en su despacho durante la entrevista / Elena Rosa

Desde su punto de vista, ¿qué importancia tiene la provincia de Ciudad Real el asociacionismo empresarial?

Lo vemos como algo fundamental. Cuando el equipo de Gobierno entró en la Diputación provincial, la asociación FECIR estaba recién creada y en el territorio había un conjunto de asociaciones empresariales que no tenían una relación directa con FECIR. Agradezco el trabajo de integración que está realizando Carlos Marín al frente de FECIR y de todo su equipo. Y es que siempre es más fácil que los sectores tengan una voz común para reivindicar sus necesidades y para poner en valor sus propuestas.
El pasado mes de abril el presidente de la Diputación de Ciudad Real, José Manuel Caballero, entendió que las medidas económicas que pusieran en marcha los diferentes ayuntamientos de la provincia tenían que ser unas decisiones homologadas. Y de la mano de FECIR, de la Cámara de Comercio y de la Diputación provincial de Ciudad Real, establecimos una serie de reuniones con los ayuntamientos de más de 10.000 habitantes para llegar a un consenso. Pienso que esta experiencia piloto ha sido única en el país y ha resultado satisfactoria tanto para el sector empresarial como para la propia administración.

¿Considera usted que el sector empresarial de Ciudad Real tiene el músculo suficiente para revertir la situación provocada por la Covid-19?

De la anterior crisis nos costó mucho levantar cabeza. Durante la etapa comprendida entre los años 2015 y 2019 veíamos como todos los datos económicos reflejaban que íbamos un paso por delante a la media regional e incluso nacional, tanto en crecimiento del PIB, como dentro del turismo. También en reducción del desempleo.

Este frenazo en seco que ha supuesto la crisis sanitaria, ha dificultado mucho la línea ascendente de crecimiento que teníamos en la estrategia que se había marcado el presidente de la Diputación en el año 2015. Aún así, la institución provincial tiene plena confianza en el sector empresarial de la provincia. Y desde la Diputación siempre tendemos la mano para ayudarles, porque lo que es bueno para ellos, es bueno para el conjunto de la provincia y para su economía. Creo que tenemos un sector fuerte, muy asentado en el territorio y dentro del sector productivo.

Uno de los sectores económicos más importantes en la provincia es el agroalimentario, jugando un destacado papel el mundo del vino. ¿Qué perspectivas tienen de cara a Fenavin 2021?

Fenavin ahora es más necesario que nunca. No sé si un Fenavin como lo conocemos, que esa es la intención que tiene la administración provincial. Y lo queremos poner en marcha porque sabemos lo que esta feria representa dentro del conjunto de la provincia. Siempre decimos que lo que lo que invierte la Diputación provincial en Fenavin se multiplica por cuatro o por cinco en el rendimiento directo que supone para la provincia de Ciudad Real. El 90% de las bodegas y cooperativas de la provincia están presentes en Fenavin, y que buena parte de las ventas de vino en el exterior que realizan en un ejercicio se producen o cierran en los tres días de Fenavin.

La Diputación provincial trabaja para celebrar una Feria Nacional del Vino tal y como la conocemos. En cualquier caso, tenemos otras alternativas sobre la mesa por si no se pudiese llevar a cabo de esta manera.

¿Qué mensaje le mandaría a los empresarios, autónomos y emprendedores que peor lo están pasando como consecuencia de la Covid-19?

Lo que tienen que hacer es confiar en ellos mismos y en el potencial que tenemos como provincia. Lo hemos demostrado durante los cuatro años anteriores, donde en unas condiciones normales la provincia ha crecido en todos los aspectos económicos más que la media regional y nacional. Y estoy convencido que cuando esas condiciones se vuelvan a dar, volveremos a dar un paso adelante y a crecer más que la media regional y nacional. Y con esa ilusión trabajamos. Y al sector productivo y empresarial de nuestra provincia le decimos que pueden seguir confiando en la Diputación provincial de Ciudad Real.