Rescatan a una mujer de una vivienda por un posible caso de violencia de género

Noemí Velasco Manzanares
La Guardia Civil y los bomberos durante el rescate en la calle Blas Tello de Manzanares / Lanza

La Guardia Civil y los bomberos durante el rescate en la calle Blas Tello de Manzanares / Lanza

Los bomberos han rescatado este jueves a una mujer por la ventana de una vivienda en Manzanares tras ser amenazada por su pareja -o expareja- con dos cuchillos de gran envergadura. El suceso ha supuesto una gran movilización de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que han cortado durante gran parte de la mañana varias calles y que han impedido que el vecindario saliera de sus casas

Los bomberos han rescatado este jueves a una mujer en Manzanares por un presunto caso de violencia de género. La mujer estaba encerrada en una vivienda de la calle Blas Tello y pedía auxilio desde una ventana después de que su pareja o expareja la amenazara con dos cuchillos de grandes dimensiones.

La intervención ha sido en el domicilio del presunto agresor, un piso de primera planta en el número 22 de la calle Blas Tello, entre las 8.15 y las 12.30 de la mañana, y ha supuesto una gran movilización de efectivos, de Guardia Civil, Policía Local y bomberos.

El concejal de Seguridad Ciudadana de Manzanares, Miguel Ramírez, ha confirmado a lanzadigital.com que el aviso ha sido pasadas a las 8 de la mañana. La mujer estaba en una de las ventanas que daban a la calle y decía que no podía salir porque “la habitación estaba cerrada con llave”.

Tras el rescate, el presunto agresor ya no estaba en la vivienda

Vivienda donde ha tenido lugar el rescate, con una de las ventanas con las persianas rotas / N. V.

Vivienda donde ha tenido lugar el rescate, con una de las ventanas con las persianas rotas / N. V.

Minutos después de recibir el informe policial, el edil ha explicado que, “en esos momentos y en medio de la confusión, la policía creía que el supuesto agresor continuaba dentro en la vivienda”, de ahí el rescate por la ventana de la mujer, de nacionalidad española.

Fuentes de la estación de bomberos de Manzanares han informado de que hasta el lugar han acudido un sargento, un cabo y dos bomberos, con un camión y un vehículo. Huellas de la intervención han quedado en las mismas persianas de la ventana, que están rotas, como pueden observar los viandantes que pasen por la zona.

Tras el rescate de la mujer, que no presentaba heridas, ni lesiones, la policía judicial ha irrumpido en la vivienda tras forzar la puerta, con la colaboración de los bomberos, y ha comprobado que el hombre, de nacionalidad marroquí y afincado durante varios años en España, había huido.

El concejal de Seguridad ha explicado que desde el primer momento la Guardia Civil ha acordonado la zona, tanto la calle Blas Tello como algunas vías adyacentes, y ha ordenado al vecindario que no saliera de sus viviendas, por si el presunto maltratador estaba todavía en la vivienda. Testigos presenciales han estimado que había entre “quince o veinte” agentes desplegados.

Encuentran dos cuchillos en una alcantarilla

La Guardia Civil y los bomberos durante el rescate en la calle Blas Tello de Manzanares / Lanza

La Guardia Civil y los bomberos durante el rescate en la calle Blas Tello de Manzanares / Lanza

Tras la inspección de la zona, Miguel Ramírez ha confirmado que la policía judicial, que es la que dirige los casos de violencia de género, ha encontrado dos cuchillos de gran tamaño en una alcantarilla cercana a la casa, que podrían ser los que el hombre ha utilizado para amenazar a su pareja.

Ahora bien, todavía no ha trascendido información sobre el paradero del presunto agresor, ni los cargos que se le imputarán. Tampoco hay información sobre si la mujer había denunciado previamente a su pareja o había alguna orden de alejamiento.

Vecinos de la zona han señalado a lanzadigital.com que el hombre llevaba viviendo en el número 22 de la calle Blas Tello desde hace “tres o cuatro años”. Nunca habían escuchado gritos, ni discusiones, pero, al parecer, no era la primera vez que la Guardia Civil acudía al lugar, por tráfico de drogas.

El corte de esta transitada calle, que da acceso a varios colegios e institutos de la ciudad, ha tenido en vilo durante toda la mañana a gran parte de la población, donde además han cundido muchos rumores en relación con el suceso. Asimismo, debajo de la vivienda donde ha tenido lugar el posible caso de violencia de género, hay un establecimiento de ocio infantil, pero afortunadamente estaba cerrado a esas horas.