Operación rescate en Cabañeros de un ratonero con las alas rotas

Belén Rodríguez Pueblonuevo del Bullaque
Detalle del ejemplar hallado con las alas rotas junto a un vallado / Parque Nacional de Cabañeros

Detalle del ejemplar hallado con las alas rotas junto a un vallado / Parque Nacional de Cabañeros

Un chaval de una finca de Pueblonuevo del Bullaque ha salvado a esta ave rapaz de una muerte segura tras hallarlo con las alas partidas junto a un vallado

Gonzalo Sánchez Quilón, un chaval de una finca próxima a Pueblonuevo del Bullaque, salvó de una muerte segura a un busardo ratonero (una de las aves rapaces más comunes) que encontró herido en el campo. El niño recurrió a las oficinas del parque nacional de Cabañeros y explicó que lo encontró junto a una valla y sin poder volar.

En un examen posterior el personal del parque identificó al ave rapaz, un busardo ratonero, más conocido como “ratonero” a secas, que no podía volar porque tenía las plumas de un ala  partidas a la misma altura, “probablemente debido a un choque con el vallado”, ha informado el parque en su boletín de información mensual de diciembre.

Gonzalo Sánchez con el ratonero / Parque Nacional de Cabañeros

Gonzalo Sánchez con el ratonero / Parque Nacional de Cabañeros

En El Chaparrillo

El ave se recupera desde primeros de noviembre en el centro de fauna amenazada El Chaparrillo en Ciudad Real. “La veterinaria nos ha informado de que está mejor y bien alimentado, pero las plumas tardarán en torno a un año en volver a crecer por lo que permanecerá en el centro hasta su total recuperación”, explica el parque.

Una rapaz muy abundante en Europa

El busardo ratonero es una de las rapaces más abundantes de Europa, ya que se adapta a cualquier tipo de hábitat, no sólo para la búsqueda de alimento sino también para reproducirse. En invierno las mesetas castellanas reciben un buen número de ejemplares del centro de Europa.

Complexión robusta y coloración variable

De mediano tamaño, complexión robusta y coloración muy variable, posee un aspecto bastante rechoncho cuando se la observa posada, explica en su web la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife).

En vuelo exhibe unas alas relativamente cortas y muy anchas y una cola no demasiado larga, que frecuentemente despliega en abanico, gracias a lo cual el ave puede practicar durante largo rato un vuelo sostenido que alterna con cernidos ocasionales. Su plumaje presenta numerosas variaciones individuales, por lo que se pueden observar desde individuos muy claros hasta ejemplares bastante oscuros.

No obstante, la coloración más típica del adulto es de un tono marronáceo bastante homogéneo en las regiones dorsales y ligeramente más clara en las ventrales, donde aparece una franja pectoral blanquecina de desigual.