RSU quiere aplicar la jornada de 35 horas de forma escalonada para no poner en peligro la viabilidad de la empresa o tener que subir las tarifas de recogida de basura

R. Gratacós Ciudad Real
Pedro Antonio Palomo

Pedro Antonio Palomo

El Consorcio de Residuos Sólidos Urbanos de Castilla-La Mancha (RSU) está dispuesto a recuperar la jornada de 35 horas semanales para su plantilla, como piden los sindicatos, aunque de forma progresiva y no a partir del 1 de enero de 2019. Esta es la cuestión que separa a empresa y sindicatos y que puede provocar que el 30 de diciembre próximo comience una huelga en el servicio de recogida de basuras en la provincia.

El presidente del consorcio, Pedro Antonio Palomo, ha explicado este viernes que el consejo de administración que preside estaría dispuesto a aplicar esta medida, que cifra en un coste económico para la empresa cercano al millón de euros, de forma progresiva para evitar que los ayuntamientos tengan que subir las tarifas de recogida de basura o poner en riesgo la viabilidad de la empresa.

“La dirección de RSU –ha dicho- no quiere la huelga porque no beneficia a nadie, ni a los trabajadores ni a la empresa, pero en la reunión que tuvimos ayer ante el jurado arbitral los sindicatos volvieron a decir no a la tercera propuesta que les presentó la empresa”.

Tanto Pedro Antonio Palomo como el gerente de RSU, Óscar Narros, sostienen que se han aceptado el 90% de las reivindicaciones que han propuesto los sindicatos durante la negociación del convenio y que no existe problema con la recuperación de la jornada laboral de 35 horas –con la que todos están de acuerdo-, pero sí en cómo recuperarla.

Desde el consorcio se han llegado a realizar tres propuestas para aplicarla que no pasan, en ningún caso como proponen los sindicatos, por hacerla efectiva de forma total a partir del 1 de enero.

Tras poner de manifiesto que la empresa no ha recibido ninguna propuesta para salvar este escollo, el presidente del RSU ha comentado que este miércoles, antes de que se rompiera la negociación, la empresa propuso recuperar a partir del próximo 1 de enero una hora y cuarto de las dos y media a recuperar y el resto negociarlo con parte de los doce días de asuntos propios anuales de los que disponen los trabajadores del consorcio.

Oferta que tampoco fue considerada por la parte sindical “porque el 26 de mayo próximo hay elecciones municipales y los sindicatos lo aprovechan para apretar a los políticos”, dijo Palomo.
En cualquier caso, este viernes se celebrará un consejo de administración del consorcio en el que se valorará convocar a la asamblea donde están representados más de 90 ayuntamientos de la

provincia para que estudien de nuevo la situación ante la convocatoria de huelga.
Cabe recordar que el pasado mes de octubre la asamblea se pronunció a favor de recuperar las 35 horas para la plantilla pero de forma programada y no total a partir de este mes de enero.