Saceruela potencia las visitas al campo de aviación mejor conservado de la Guerra Civil

Belén Rodríguez Saceruela

Visita guiada a uno de los búnkeres del campo de aviación de la Guerra Civil de Saceruela / Clara Manzano

Búnkeres, puestos de mando y pista de operaciones protegían cerca del pueblo el arma más mortífera de la contienda: la aviación. Importante en la batalla de Extremadura, el aeródromo de Saceruela es una joya patrimonial de Ciudad Real que el Ayuntamiento quiere musealizar

Saceruela, población de apenas seiscientos habitantes del suroeste de Ciudad Real, esconde un desconocido tesoro histórico: uno de los campos de aviación republicanos de la Guerra Civil, construidos en 1937 para cubrir a las tropas que se batieron con el bando sublevado en el frente de Extremadura y Pozoblanco (Córdoba). Hubo muchos más en esta provincia de la retaguardia republicana, pero ninguno en tan buen estado.

José Félix Fernández, estudioso de los campos de aviación del sur de la provincia / Clara Manzano

José Félix Fernández, estudioso de los campos de aviación del sur de la provincia / Clara Manzano

“El campo de aviación de Saceruela es una joya porque es el que mejor se conserva, la mayoría se han destruido. En el periodo que estuvo activo [1937-1938] cobró mucha importancia, junto con el de Almodóvar del Campo y La Garganta. Desde aquí hubo un momento en el que se dirigió todo el tráfico militar aéreo de la zona de Ciudad Real con el norte de Andalucía y Córdoba”, señala José Félix Fernández, profesor de secundaria especializado en arqueología industrial y estudioso de los aeródromos del sur de la provincia.

Un campo de aviación completo

Fernández, guía este sábado en una de las visitas de grupo que ha retomado  el Ayuntamiento de Saceruela para darlo a conocer, destaca la relevancia de este campo porque en él se pueden ver los búnkeres, los refugios de ametrallamiento, los puestos de mando y hasta un hangar. “Lo interesante es que está completo, con todos los elementos de un aeródromo que se construyó siguiendo una instrucción precisa del Gobierno de la República, seguramente por mineros de la comarca”.

El alcalde de Saceruela, José Fernández, abriendo uno de los acceso al búnker de mando / Clara Manzano

El alcalde de Saceruela, José Fernández, abriendo uno de los acceso al búnker de mando / Clara Manzano

Diseñado para repeler bombas de hasta 100 kilos

Rehabilitaciones del Ayuntamiento, que trabaja ahora para musealizarlo  y pautar las visitas, han permitido conservar en buen estado el refugio principal, diseñado para resistir el impacto de bombas de hasta cien kilos.

El mortífero poder de la aviación

La Guerra Civil Española, antesala de la Segunda Guerra Mundial, demostró el mortífero poder de la aviación, un arma bestial que se utilizó por primera vez de forma masiva para bombardear a la población civil y decidir batallas.

Pilotos de la fuerza aérea republicana, La Gloriosa / Foto de la época

Pilotos de la fuerza aérea republicana, La Gloriosa / Foto de la época

España estaba en mantillas en aviación cuando estalló la guerra y la Luftwaffe  de los nazis empezó apoyar al Ejército de Franco. A la República le costó conseguir aviones (Francia vendió un lote al Gobierno sin cañón, el artillero tenía que apuntar a ojo y disparar), hasta que llegaron los bombarderos ligeros de la Rusia soviética y se organizó una fuerza aérea con cierta competencia, La Gloriosa.

Aviones y pilotos eran un bien escaso en la Guerra Civil, que había que proteger / Fotografía de la época

Aviones y pilotos eran un bien escaso en la Guerra Civil, que había que proteger / Fotografía de la época

Aviones y pilotos, un bien escaso

Aviones y pilotos eran un bien escaso a preservar, y los campos de aviación objetivo militar. “En la República estos campos estaban protegidos de la zona de guerra, pero a un radio de acción adecuado”, relata el profesor. Se estima que el de Saceruela albergó cuarenta aeronaves de combate en su momento de más actividad, durante la lucha por el control de Badajoz y Extremadura.

“Todos son campos estratégicos, que se protegían para no ser detectados, y si te bombardeaban había que salvar a mandos y pilotos,  de modo que siempre al lado de cada caseta de mando había un búnker”.

Inmersión en 1937

Profesor de tecnología en un instituto de Puertollano y autor de ‘Minas del Horcajo. La aldea olvidada’, Fernández ha transportado este sábado a dos grupos de visitantes del aeródromo al año 1937, en medio de la crudeza y la tensión de la guerra, “si entornamos los ojos y nos vamos al año 1937, podemos imaginar cómo se vivía aquí”, dice.

Con actividades como esta, que se organizan de forma periódica y gratuita (lo mejor es apuntarse antes) el Ayuntamiento de Saceruela quiere potenciar las visitas a este espacio, cercano al pueblo y accesible.

Visitantes en el campo de aviación de Saceruela / Clara Manzano

Visitantes en el campo de aviación de Saceruela / Clara Manzano

Visitas guiadas, desde hace dos años

Visitas con la colaboración altruista de profesor Fernández se hacen desde hace dos años (salvo restricciones por la pandemia), pero cualquiera que lo pida con algo de antelación puede llamar al Ayuntamiento e interesarse por el aeródromo. “Nos llaman y envíamos a alguien para que les acompañe, solo que sin interpretación”, cuenta José Fernández, el alcalde de Saceruela.

Organizar visitas con un horario fijo es más laborioso, sobre todo por las condiciones del campo. El impresionante búnker principal rehabilitado, «tiene un pozo que se inunda a partir de octubre y ya no podemos acceder”.

El aeródromo de Saceruela tiene sieste búnkeres, dos de ellos visitables / Clara Manzano

El aeródromo de Saceruela tiene sieste búnkeres, dos de ellos visitables / Clara Manzano

Futuro centro de interpretación

El proyecto del Consistorio es musealizar el espacio para que las visitas no sean una excepción, o los fines de semana en los que puede hacer de guía José Félix Fernández, “pero construir un centro de interpretación tiene un coste que por ahora no podemos asumir, estamos en ello, a ver si conseguimos subvenciones. La verdad es que cada vez que organizamos estas jornadas son un éxito”.

La recomendación del alcalde para futuras visitas interpretadas es llamar al Ayuntamiento y apuntarse. El Consistorio de Saceruela  también anuncia en sus redes sociales este tipo de eventos. En este mes de septiembre ha habido visitas guiadas los dos últimos sábados.