Segundo expediente sancionador al Ayuntamiento de Manzanares por vertidos al Azuer en la vendimia de 2014

Fija una multa de 205.000 euros por los vertidos industriales realizados en la red del río Azuer durante la campaña de la vendimia de 2014

Noemí Velasco / Manzanares

Fija una multa de 205.000 euros por los vertidos industriales realizados en la red del río Azuer durante la campaña de la vendimia de 2014

El Ayuntamiento de Manzanares recibió el martes un segundo expediente sancionador del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente por no haber tomado las medidas necesarias para el control de los vertidos en el río Azuer, en esta ocasión durante la campaña de la vendimia de 2014. La sanción que marca el expediente a partir de los datos aportados por la Confederación Hidrográfica del Guadiana es de 205.000 euros, por lo que, sumada a la sanción recibida a principios de año de 101.000 euros por la vendimia de 2013, el Ayuntamiento tendrá que pagar 306.000 euros por falta de control en los parámetros contaminantes en la red del río Azuer si en los próximos meses no consigue, mediante alegaciones u otros trámites, que las propuestas de resolución de los dos expedientes sancionadores no se ejecuten.
La concejala y portavoz del Equipo de Gobierno, Beatriz Labián, admitió ayer que “la resolución no puede ser más nefasta para el Ayuntamiento de Manzanares”, pues según leyó textualmente, el Ministerio señala que “resulta evidente que el Ayuntamiento no adoptó las medidas adecuadas para evitar los vertidos” durante la campaña de la vendimia de 2014. Por ello, Labián consideró inaceptable la “pasividad” del anterior Equipo de Gobierno para solucionar la situación, que a su juicio quedó demostrada en continuos retrasos en los requerimientos de la Confederación Hidrógráfica del Guadiana al Ayuntamiento de Manzanares.
La concejala señaló que “a pesar de que el expediente abierto a Manzanares por los vertidos en la campaña de 2013 insistió en enero de 2014 en la elaboración de un informe de los sistemas de depuración de las empresas susceptibles de verter, hasta octubre, cuando la vendimia estaba acabada, no se solicitó”; y también aludió a que “aunque en octubre de 2014 se le recomendó a Manuel Martín-Gaitero, como responsable del área, recabar información con el Ayuntamiento de Valdepeñas, como ejemplo a seguir en estas cuestiones, hasta mayo no se contrató a la empresa que gestiona en ese municipio los vertidos”.
La propuesta de resolución es todavía más negativa para el Ayuntamiento de Manzanares si se tiene en cuenta que aunque el expediente tilda de responsables de los vertidos tanto al Ayuntamiento de Manzanares como al de Membrilla, porque los dos hacen uso de la misma Estación Depuradora de Aguas Residuales, sólo el primero tendrá que pagar la sanción grave de 158.000 euros por realizar los vertidos y 47.668 en concepto de indemnización por los daños producidos.

”Esperamos que no haya más vertidos”

Con la campaña de la vendimia de 2015 empezada, la portavoz del Equipo de Gobierno señaló que  “esperamos que no haya vertidos industriales a la red de alcantarillado por encima de los parámetros establecidos en esta campaña de la vendimia” y añadió que “estamos trabajando para que no suceda”, pero confesó que “el anterior Equipo de Gobierno popular nos ha dejado muy poco margen de maniobra”. Tras indicar que desde la investidura de la Corporación se han tomado medidas, de manera que desde julio se toman muestras de los vertidos en toda la red, se ha advertido a las empresas de que tienen que tener la autorización de vertidos actualizada y de que se ha mantenido un contacto permanente con el Ayuntamiento de Membrilla y Valdepeñas, Beatriz Labián sin embargo insistió en que para que no haya ninguna sanción más “debe de haber una confluencia de esfuerzos por parte de todos”, y entre ellos las empresas susceptibles de generar vertidos tienen que desarrollar un papel fundamental. De momento, la edil manzanareña insistó en que “se están tomando muestras que nos indicarán qué tipo de vertidos se producen, qué caudal tienen, qué empresas los realizan y qué contaminantes incluyen”, y también se desarrollarán en la entrada del caudal de Membrilla. Además, en reunión con representantes del Gobierno local, el alcalde de la localidad vecina, Manuel Borga Menchén, prometió que “las estaciones depuradoras de las bodegas de Membrilla están a punto”. Y como última alternativa, Labián expresó que en el caso de que alguna bodega exceda los parámetros de vertidos durante la campaña, existe la posibilidad de tener datos reales con rápidez que permitan desarrollar soluciones inmediatas, como la acumulación y la gestión de residuos por parte de la propia empresa. Por otra parte, Labián adelantó que el Equipo de Gobierno trabaja para elaborar un borrador para modificar el Reglamento de Vertidos municipal
actual, y que “será más duro en temas
fiscales”.