Lanza_logotipo_blanco
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
28 febrero 2024
ACTUALIZADO 22:49
  • Ciudad Real
  • El Campo
  • Toros
  • Internacional
  • Nacional
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
  • Galerías
  • Vídeos
  • Semana Santa 2024
  • Carnaval 2024
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Sol Villanueva: “Mantener una actitud positiva ante la vida mueve algo dentro de ti que cura”

Captura de pantalla 2022 12 22 a las 16.27.10
La periodista Sol Villanueva / Lanza
Fran Solís / CIUDAD REAL
La periodista Sol Villanueva, natural de Villarrubia de los Ojos y ex presentadora de informativos Telecinco, presenta este viernes en la Librería Ruiz Morote de Ciudad Real su libro ‘Toledo 1520-2020’, un trabajo que comenzó a gestarse en el Hospital Nacional de Parapléjicos de la capital manchega y en el que otros asuntos, aborda el síndrome de Guillain-Barré, una enfermedad que padece y de la que se está recuperando. Durante una entrevista concedida a Lanza, Villanueva muestra su tesón, constancia y una enorme fuerza de voluntad a la hora de luchar contra esta enfermedad y explica lo que para ella supone el periodismo y las emociones que siente al volver a su tierra natal: La Mancha

Pregunta: ¿Cómo ha sido tu vivencia con el Síndrome de Guillain-Barré tras tu paso por el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo?

Respuesta: Los síntomas se manifestaron en cuatro días en los que me quedé completamente inmóvil. Aunque era consciente de todo lo que me pasaba, mi cuerpo no respondía. El tiempo que pasé en Riad (Arabia Saudí), donde estuve mes y medio en la UVI de un hospital, pues allí contraje la enfermedad, fue un momento muy duro porque pasé mucho tiempo y me sentía muy mal. Pero cuando me trasladaron a Toledo, en concreto al Hospital Nacional de Parapléjicos, donde ya hay mucha gente con la enfermedad de Guillain-Barré, me sentí muy bien. Puede que, en parte, porque soy manchega. Aunque mentiría si digo que fue una época fácil, porque pasé 16 meses ingresada, y luego otros nueve que iba a rehabilitación todas las mañanas. Mi recuperación fue muy lenta, y los primeros meses parecía que nada en mí se despertaba. Fue muy duro, pero una vez que he ido empezando a recuperarme todo ha ido mejor, aunque aún tengo secuelas, pues la parte izquierda de la cara la tengo un poco afectada y hay sonidos que no puedo pronunciar bien.

Personalmente y profesionalmente tengo muy buenos recuerdos de mi paso por el hospital de Toledo. Y también de los profesionales que me han atendido, que me han tratado muy bien.

R: ¿Cuándo decidiste escribir tu libro y por qué?

R: Cuando estaba en el Hospital de Toledo fue cuando decidí escribir el libro ‘Toledo 1520-2020’. En parte, porque no podía hacer otra cosa. Me gusta mucho escribir, como creo que a casi todos los periodistas. Al principio, estaba en la silla y prácticamente no podía hacer nada, salvo mover un poco la cabeza. Luego llegó la pandemia y el confinamiento, periodo en el que no nos dejaban salir de la habitación: Y en ese momento decidí escribir este relato.

P: ¿Qué has querido reflejar en tu obra ‘Toledo 1520-2020′?

R: Todo surgió por casualidad. Se dieron las condiciones idóneas para poder escribirlo. En el Hospital había un concurso sobre el Covid, y yo estaba leyendo un libro que había cogido de la biblioteca de un profesor toledano que traba sobre la historia de la ciudad y en donde se refería a que había una epidemia de viruela donde, al otro lado de la muralla todos los días sacaban más de 80 cuerpos. Por aquel entonces también había protestas sociales y políticas de los comuneros que estaban en contra del emperador Carlos V y había una sequía muy severa. Pienso que aquellos problemas tampoco distaban mucho a los que tenemos hoy en día con el cambio climático, las crisis económicas, las enfermedades, la pandemia del Covid, etc.

Para relativizar las cosas se me ocurrió escribir la historia de una mujer en 1520 contando la viruela, la sequía y los comuneros y luego, paralelamente, contar otra historia reflejando todo lo que me había ocurrido con la enfermedad de Guillain-Barré. Por eso el libro tiene dos historias, una fechada en 1520 y otra en 2020. Son pura casualidad, pero me pareció interesante hacerlo así, viendo como a pesar del paso de los años, siempre estamos preocupados por el clima, la salud, la estabilidad económica y política…

P: Desde tu punto de vista, ¿Se invierte lo suficiente en España en investigar y tratar las enfermedades menos comunes o conocidas?

R: No dispongo de los datos suficientes para poder contestar a esta pregunta, pero en lo que respecta a la enfermedad Guillain-Barré, los expertos indican que con la llegada del Covid han aumentado los casos, por lo que no sé hasta qué punto puede considerarse como una enfermedad rara.

P: ¿Te consideras más periodista o escritora? ¿Piensas que van unidas estas dos vertientes?

R: Considero que van unidas. Si nos ceñimos a las personas que escriben y publican libros, pues no están tan ligadas. Pero cogiendo la palabra por su significado puro y duro, pienso que van unidas, porque a los periodistas nos gusta escribir y contar cosas. Para mí esas dos palabras siempre van juntas y se parecen bastante.

P: Dentro del apartado meramente periodístico, ¿Cuál ha sido la noticia más alegre o importante que has dado y cuál la más difícil?

R: Una de las noticias más difíciles o complicadas que he tenido que dar fue la de la crisis que se produjo con el genocidio de Ruanda y el intento de exterminio de la población tutsi por el gobierno hutu. De este episodio hicieron luego la película ‘Hotel Rwanda’. Por aquel entonces yo trabajaba por la noche en el informativo de Telecinco llamado ‘Entre hoy y mañana’, que era el último que había en el día. Esa noticia me costó mucho trabajo darla, así como las referentes al terrorismo de ETA en España. Impactante fue también la de los atentados del 11-S con las Torres Gemelas…Entre las noticias alegres se encuentra la de la rendición de ETA.

P: ¿Echas de menos la vorágine de los informativos?

R: Claro. Precisamente este jueves vino un equipo de Telecinco a grabarme. He conocido al cámara, aunque no a la redactora, pese a que coincidió trabajando conmigo algún tiempo, pero se dedicaba a otra área. Echo de menos esos días, pero ahora tengo que recuperarme, pues aún me cuesta mucho trabajo poder hacer las cosas.

e904dc83 bc90 4183 b16e dcfb0fe33706
Sol Villanueva durante una de las presentaciones de su libro / Lanza



P: ¿Has tenido que renunciar a algo en tu vida por ser periodista?

R: En realidad, tuve que renunciar a ser periodista, porque dejé de trabajar y de ejercer antes de ponerme enferma para poder conciliar la vida familiar con la laboral. Por tanto, he sido yo la que he renunciado al periodismo para poder conciliar mi trabajo con la familia. Pero el periodismo siempre lo llevamos ahí metido. Recientemente he vuelto a ver la serie ‘The Crown’, que trata sobre la familia real británica, y en un capítulo salía un periodista que quiere publicar una información sobre Margarita, la hermana de la Reina, con un teniente del ejército. Me da mucha envidia cuando veo a ese periodista trabajando y escribiendo en la redacción. Pero, a pesar de que lo echo de menos, también me he desquitado, quitándome la espinita y el gusanillo del periodismo escribiendo en un par de blogs.

P: ¿Qué supone para ti poder presentar tu libro en Ciudad Real este viernes?

R: Estoy encantada de poder dar a conocer mi libro en Ciudad Real, porque es mi tierra y me siento como en casa. A las personas que acudan este viernes a la Librería Ruiz Morote les voy a explicar lo que narro en mi libro, trasladándoles el mensaje que he pretendido dar con este trabajo. Es importante que tengan consciencia de que las cosas malas son relativas, por lo que la mejor opción siempre es tener una actitud positiva. En realidad, no hay otra, pues si dejas esa actitud, te metes en un pozo del que nunca sales. Y aunque parezca una frase muy manida, mantener una actitud positiva ante la vida, mueve algo dentro de ti que cura.

P: ¿Qué es para ti La Mancha y, en concreto, Villarrubia de los Ojos?

R: Me he criado en Villarrubia de los Ojos. Cuando tenía 18 años me fui a Madrid a estudiar Periodismo, pero todos los fines de semana volvía. Soy manchega, y, como tal, tengo los defectos y las virtudes de los manchegos, porque todo las cosas de las que te empapas de niña y adolescente, se quedan ahí y son muy difíciles de borrar.

Cuando vamos en el coche mis hijos todavía se burlan de mí, (de manera cariñosa), porque al dejar la autovía de Andalucía, justo al pasar Puerto Lapice y coger el desvío de Las labores hasta Villarrubia de los Ojos, me dicen que cambio el acento y empiezo a hablar villarrubiero…

Me siento cómoda yendo a mi casa. Últimamente voy casi todos los fines de semana para ver a mi padre, porque mi madre falleció cuando yo era jovencita, y eso hizo que me obligara a visitar a mí padre más a menudo.

La Mancha me da tranquilidad y me relaja. Cuando vuelvo a Villarrubia siento que pertenezco a este lugar…

Noticias relacionadas:
Viajeros del primer Avant hacia Madrid a las 6:45 de la mañana / Clara Manzano (archivo)
Usuarios con mascarilla en el Hospital General de Ciudad Real / Clara Manzano
 Archivo
Hospital General de Ciudad Real
Convento de las Terreras
Concierto
Cerrar