Solaria vuelve a poner en la cuerda floja a los trabajadores de la fábrica de Puertollano

Cuando las cosas parecían que estaban más tranquilas en Solaria en Puertollano tras los últimos pedidos y la reanudación del trabajo en la fábrica, salta el cambio de postura en la dirección de la empresa que ahora pretende despedir a 71 trabajadores -que no salieron en el anterior ERE finalmente- antes de finalizar el mes de septiembre. Así lo ha comunicado, al menos verbalmente la dirección de la empresa, si bien no hay aún nada por escrito.

Cuando las cosas parecían que estaban más tranquilas en Solaria en Puertollano tras los últimos pedidos y la reanudación del trabajo en la fábrica, salta el cambio de postura en la dirección de la empresa que ahora pretende despedir a 71 trabajadores -que no salieron en el anterior ERE finalmente- antes de finalizar el mes de septiembre. Así lo ha comunicado, al menos verbalmente la dirección de la empresa, si bien no hay aún nada por escrito.

   Para Sebastián Correas, secretario provincial de MCA UGT, “esto es ya un rollo, primero que hay trabajo y ya no despiden a la gente y ahora hay que echar a los trabajadores a la calle en este mes”, manifestaba con indignación por el vaivén en esta situación.

   Solaria ha contado ya con tres ERTES en este último tiempo, intercalando a su vez varias bolsas de trabajo, pero ahora parece que el deseo de la empresa es despedir a aquellas personas que rescató del ERE anterior.

   Además, el resto de los trabajadores de fabricación, un total de 130 más 20 que están en oficinas- estarían sujetos a un expediente de suspensión por lo que su contrato quedaría en suspenso durante un año y volverían al trabajo en función de las necesidades de la empresa, una situación que Sebastián Correas no acepta dado que la gran mayoría de los trabajadores de esta empresa no tienen ya prestación por desempleo, ya que han ido perdiéndola con los diferentes ERTES por los que han pasado en Solaria. “Entonces, se quedan parados, pero no les extinguen su relación laboral y además no cobran, cómo va a ser esto”, se preguntaba Correas sobre este asunto.

   Solaria había sembrado nuevamente la ilusión entre sus trabajadores y ahora vuelven a estar en la cuerda floja pendientes de un hilo. Una situación de inestabilidad la que están viviendo de manera continua los trabajadores de Solaria Puertollano.