Sólo 12 pueblos de la provincia de Ciudad Real reflejan aumentos de población en su padrón

C. M. L. Ciudad Real
Continúa la pérdida de habitantes en los pueblos de la provincia

Continúa la pérdida de habitantes en los pueblos de la provincia

En su revisión del padrón a 1 de enero de 2018, el INE arroja una población total en la provincia de 499.100 personas frente a las 502.578 del 1 de enero de 2017, por lo que vuelve a bajar del medio millón de habitantes y a colocarse en los niveles de los primeros años del siglo XXI, muy lejos de los 530.250 vecinos que llegó a alcanzar en 2012, año que marcó el máximo histórico de población.

Tan solo 12 pueblos de la provincia de Ciudad Real han aumentado su número de vecinos en 2017, de acuerdo con la revisión del padrón municipal a 1 de enero de 2018 publicada este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El INE arroja una población total en la provincia de 499.100 personas frente a las 502.578 del 1 de enero de 2017, por lo que vuelve a bajar del medio millón de habitantes y a colocarse en los niveles de los primeros años del siglo XXI, muy lejos de los 530.250 vecinos que llegó a alcanzar en 2012, año que marcó el máximo histórico de población.

Según las cifras publicadas hoy, la provincia continúa con un goteo constante en la pérdida de habitantes, 3.478 en el último año (el 0,69% del total), que se refleja en un descenso de población generalizado en la inmensa mayoría de las poblaciones.

Así, de los principales núcleos de población de la provincia sólo la capital se salva de la sangría de vecinos, con 102 más (de 74.641 pasa a 74.743). Junto a ella, también ganan población Anchuras, Ballesteros, Bolaños, Carrión, Fuencaliente, Hinojosas, Malagón, Miguelturra, Poblete, Pozuelo y San Lorenzo de Calatrava, aunque en la mayoría de los casos se trata de incrementos mínimos, en muchos de ellos de apenas dos o tres personas. Las excepciones son Miguelturra (91 vecinos más), Poblete (106 más) y Pozuelo (61 más), sin duda beneficiados por la cercanía de la capital.

De los 89 pueblos restantes, 88 pierden habitantes, a una media de 39,5 vecinos por cada localidad, aunque en la mayoría de ellos el descenso es también mínimo.

Puertollano, segunda ciudad de la provincia, pierde 596 habitantes y pasa de 48.477 a 47.881.

El pueblo que queda por contabilizar es El Robledo, cuyo padrón mantiene intactos en 2018 los 1.111 vecinos de 2017.