Suben las muertes por incendios en uno de los inviernos más suaves del siglo

Belén Rodríguez Ciudad Real / Madrid
Incendio con heridos el pasado mes de enero en la calle Ciruela de Ciudad Real / J.Jurado

Incendio con heridos el pasado mes de enero en la calle Ciruela de Ciudad Real / J.Jurado

En Ciudad Real no ha habido víctimas mortales por segundo año consecutivo y Castilla-La Mancha ha pasado de 2 a 4 fallecidos entre los meses de noviembre y febrero. El cálido febrero ha sido el peor en la región, con tres muertes

Las muertes por incendios han experimentado un repunte del 17% este invierno en España, con 82 personas fallecidas, doce más que en el invierno pasado. El incremento se ha notado también en Castilla-La Mancha que ha pasado de 2 fallecidos entre noviembre y febrero 2017-2018 a 4 en el mismo periodo 2018-2019, ninguno en Ciudad Real, por segundo año consecutivo.

Los datos los recoge el avance del Estudio de Víctimas de Incendios en España de la Fundación Mapfre y la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos, que llama la atención sobre el repunte de las muertes en enero, en un invierno que al menos en el centro de la península Ibérica ha sido de los más cálidos del siglo.

El peor enero en 5 años

El mes de enero ha sido uno de los peores de los últimos cinco años, con 28 fallecidos frente a los 13 del enero de 2018.

Febrero, el más letal en Castilla-La Mancha

En Castilla-La Mancha el peor mes ha sido curiosamente el cálido febrero, con tres personas fallecidas en incendios. Los siniestros mortales ocurrieron el día 5 de febrero en Albacete: incendio en un piso, una fallecida de 52 años por inhalación de humo; el 27 en Carpio de Tajo (Toledo): incendio en una nave industrial, muere un varón de 54 años por inhalación de humo y el 28 en Trillo (Guadalajara): muere una mujer de 63 años al incendiarse el salón de su casa.

La otra víctima mortal por incendios un hombre de 57 años que perdió la vida el 6 de diciembre al incendiarse su piso en Ocaña (Toledo).

En lo que se refiere a fallecidos en viviendas, si durante el invierno pasado se produjeron 65 víctimas en toda España, esta vez han sido 70 (cinco más). Se mantiene la tendencia de que más de la mitad de los afectados son personas mayores de 65 años.

Aparatos de calor, en el salón y dormitorio

De las posibles causas conocidas de estos incendios el informe apunta a que dieciocho de los fallecidos perdieron la vida como resultado de un incidente producido por un aparato productor de calor y seis por un cigarrillo mal apagado. Con respecto al lugar donde se originó el incendio, nuevamente destacan el salón y el dormitorio, lugares en los que se producen más del sesenta por ciento de los fuegos, la mayoría (55%) por la noche.

El informe, que se ha hecho público este jueves durante el Congreso Internacional de Prevención y Emergencias celebrado en Málaga, no recoge los datos de marzo (excluido del conteo que se hace de los cuatro meses más fríos del año). Precisamente la semana pasada (7 de marzo) falleció un octogenario en el incendio de su vivienda en Daimiel.