Un taxista de Almagro consigue la primera licencia de taxi de siete plazas de Castilla-La Mancha

Juan Villodre con el taxi de siete plazas que empezará a operar este fin de semana en Almagro / Lanza

Juan Villodre con el taxi de siete plazas que empezará a operar este fin de semana en Almagro / Lanza

“Es un gran avance para el taxi rural, el 80% de los que operamos en esta provincia”, señala Juan Villodre que acaba de obtener la primera licencia desde que se modificó la norma (enero) y espera la concesión de otra en Granátula. Pasar de 5 a 7 plazas supone para los taxistas rurales poder optar a rutas escolares y otros servicios

El taxista de Almagro Juan Villodre acaba de conseguir la primera licencia de taxis de siete plazas para operar en Castilla-La Mancha. Un logro histórico que el sector lleva reclamando al menos una década, que ha sido posible por la modificación de la Ley de Ordenación del Transporte de Personas por Carretera, aprobada en las Cortes regionales el pasado enero.

“Es un gran avance para el taxi rural, el 80% de los que operamos en la provincia. Ampliar servicios y abaratar precios es nuestra única manera de subsistir en los pueblos”, subraya Villodre, que tiene palabras de agradecimiento para el trabajo “arduo”, dice, del presidente de la Federación del Taxi de Castilla-La Mancha Manuel García (también preside la asociación provincial), y a las facilidades que le ha dado el Ayuntamiento de Almagro.

Con esta licencia, que le fue notificada ayer, Villodre y otros taxistas que decidan poner en el mercado taxis de siete plazas podrán optar a ciertas rutas de transporte escolar o traslados  sanitarios, si se lo permite la administración regional, como el que hacían hace años con los enfermos de diálisis. “Nosotros estamos intentando recuperar este servicio, no sólo por nuestro negocio, sino por la calidad de vida que supone  para los pacientes. Con el taxi el contacto era más directo, te convertías en parte de su familia e incluso sufrías con el enfermo, mientras que desde que lo prestan las ambulancias ellos han perdido calidad de vida y pasan más tiempo de espera y en los trayectos”.

Bueno para el turismo

Villodre, único empresario del grupo La Bruja con servicio de grúas y taxi, tiene tres licencias de taxi, dos de ellas para Almagro (esta que acaba de conseguir de siete  y una convencional de cinco) y una tercera en Granátula de Calatrava que está tramitando como vehículo de siete plazas. “Tener la posibilidad de llevar más viajeros también es bueno para localidades tan turísticas como Almagro. Muchas veces los hoteles nos piden traslados de grupos en los que antes tenías que enviar dos coches, con esta nueva licencia el cliente también obtiene ventajas”.

Se ha movido rápido

Villodre ha conseguido la primera licencia porque dice que se ha movido rápido y ha preparado la documentación y los requisitos que exige la Junta en poco tiempo (la norma se modificó el pasado 11 de enero). “A mí siempre me ha preocupado la confortabilidad de mis clientes, y eso lo mira mucho el Gobierno regional. Te exigen certificados de la capacidad del maletero, espacio entre las plazas, etc. Mis taxis tienen hasta calefacción en los asientos y todos son reclinables, además los de siete plazas están adaptados para personas con movilidad reducida. Prefiero gastarme un poco más de dinero y dar un servicio de calidad, la clave de este negocio”.

Zona de prestación única y reglamento del taxi

Este avance que el sector celebra como un gran éxito (Castilla-La Mancha era la única comunidad que no permitía las licencias de taxi de siete plazas) es el primero de los que se esperan en este año. En Ciudad Real sigue adelante el proyecto de crear una zona única de taxis en el Campo de Calatrava, que de salir adelante será la primera de la comunidad autónoma, y también confían en que a finales de febrero el Consejo de Gobierno apruebe el nuevo reglamento regional del taxi.

Adecuar el servicio a las nuevas necesidades

Actualizar el régimen de esta clase de servicios y adecuarlos a las nuevas necesidades y formas de explotación del transporte de personas son los objetivos prioritarios de la futura norma, que sustituirá al Real Decreto estatal del año 1979 por el que se ha venido regulando la actividad en Castilla-La Mancha, según información facilitada por la Consejería de Fomento esta semana.

La obtención, transmisión, extinción o suspensión de licencias, habilitaciones y otros requisitos para ejercer la actividad, el tipo y requisitos de los vehículos permitidos o los límites de los permisos y las excepciones reguladas para las zonas de baja densidad poblacional son algunas de las cuestiones que aborda el proyecto de reglamento.