La Universidad de Sevilla publica un estudio que vincula el Castillejo del Bonete a una religión solar

Lanza Terrinches
Vista aérea del yacimiento

Vista aérea del yacimiento

La prestigiosa revista científica de Prehistoria y Arqueología SPAL avala y difunde los estudios realizados en el yacimiento prehistórico de Terrinches, declarado Bien de Interés Cultural

Castillejo del Bonete, el yacimiento prehistórico de Terrinches declarado Bien de Interés Cultural (BIC), fue un centro ceremonial vinculado a una religión solar donde el orto del solsticio de invierno parece que tuvo un especial protagonismo. Tanto su ubicación como las alineaciones definidas por sus muros refuerzan su simbolismo astronómico y la importancia de los elementos astrales en el mundo funerario, ritual y religioso de la Prehistoria reciente de La Mancha.

Esta es la principal conclusión de las últimas investigaciones interdisciplinares de carácter arqueastronómico de los doctores Luis Benítez de Lugo, arqueólogo y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, y César Esteban, astrofísico y profesor de la Universidad de La Laguna, publicados por la revista SPAL, Revista de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Sevilla, tras superar un proceso de revisión.

El punto más relevante del estudio de los dos investigadores es la verificación de que el centro ceremonial de Castillejo del Bonete muestra un marcador del amanecer del solsticio de invierno en la montaña más peculiar de su horizonte (la giennense Peña del Cambrón), así como alineaciones con este y otros eventos solares singulares, tales como el equinoccio y el solsticio de verano.

Entrada a la cueva del Castillejo del Bonete

Entrada a la cueva del Castillejo del Bonete

Los marcadores y las orientaciones hacia el amanecer del solsticio de invierno pueden también estar presentes en otros sitios contemporáneos cercanos, como son la necrópolis del Cerro Ortega en Villanueva de la Fuente y la Motilla del Azuer en Daimiel, pero Castillejo del Bonete constituye la primera evidencia de un marcador solar en un túmulo prehistórico de la Península Ibérica, lo que indica que su ubicación fue cuidadosamente elegida y que su construcción refleja su simbolismo astronómico.

Precisamente para poner en valor estas investigaciones, así como para dar a conocer que el yacimiento ha sido declarado por la Viceconsejería de Cultura como visitable, el Ayuntamiento de Terrinches ha organizado para los días 21 y 22 de junio –coincidiendo con el solsticio de verano- unas jornadas en las que participarán estos dos investigadores y en las que también se podrán realizar visitas guiadas a distintos recursos patrimoniales del municipio, entre otras actividades.

La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y el Ayuntamiento de Terrinches apoyan y cofinancian las investigaciones en Castillejo del Bonete. Nicasio Peláez, alcalde de Terrinches, subraya la calidad de los trabajos realizados y la importancia que este tipo de iniciativas interdisciplinares tienen para conocer y preservar nuestro Patrimonio, pero también para frenar la despoblación rural y crear recursos locales a partir de los cuales poder dinamizar territorios deprimidos, como es el Campo de Montiel. “La sinergia creada por los investigadores adscritos a la Universidad Autónoma de Madrid, el Instituto de Astrofísica de

Canarias y la Universidad de La Laguna han dado sus frutos en Castilla-La Mancha; un territorio rico en el cual queda mucho por descubrir”, señala.

Sobre la revista SPAL

La revista SPAL se edita anualmente de forma ininterrumpida desde su fundación en 1992, ofreciéndose a todos los investigadores y profesionales de la Prehistoria, la Arqueología y el Patrimonio como un foro abierto y un instrumento para difundir la investigación científica y la discusión teórico-metodológica sobre estas áreas, prioritariamente del ámbito Sudoeste de Europa y del Mediterráneo occidental, además del periodo colonial de América.

Todos los trabajos publicados por SPAL se someten a un proceso riguroso de evaluación por pares de expertos de reconocido prestigio externos a la entidad editora, aceptándose trabajos originales escritos en español, francés, inglés, italiano, portugués y alemán. La ratio entre trabajos recibidos y finalmente publicados ronda el 70%. Por principios éticos, la revista SPAL solo publica artículos originales y de calidad científica contrastada y su Consejo Editorial vela estrictamente para que no se produzcan malas prácticas en los estudios publicados ni en los artículos resultantes.

SPAL cuenta con 540 suscriptores de instituciones españolas y extranjeras de la versión impresa, entre las que se encuentran la mayor parte de las universidades españolas, así como numerosos centros de investigación y museos de la red andaluza y nacional de museos. La amplia difusión de los trabajos publicados en SPAL le sitúa dentro de los principales rankings de calidad que analizan las revistas españolas en su especialidad.