“Alegraos los que vivís ayudando a los demás porque podéis ser santos”

Francisco Navarro Tomelloso
Vicente Altaba durante su charla

Vicente Altaba durante su charla

Cáritas Interparroquial de Tomelloso inicia el curso con una conferencia del sacerdote, escritor y columnista Vicente Altaba Gargallo

Este viernes Cáritas Interparroquial de Tomelloso celebraba el inicio del nuevo curso (un comienzo simbólico porque la entidad no para en su tarea de ayudar a los que más lo necesitan). Y lo hacía con la charla de un conferenciante de lujo: Vicente Altaba, que fue durante once años delegado episcopal de Cáritas Española. Altaba fue misionero en Argentina y es colaborador de diversos medios de comunicación y autor de innumerables títulos.

El sacerdote, con un ligero y dulce acento porteño hizo una reflexión interesante sobre la caridad como ejercicio de la santidad a la luz de la exhortación apostólica “Gaudete et Exsultate” (Alegraos y regocijaos) del Papa Francisco.

El ponente comenzó explicando que Francisco nos invita permanentemente a la alegría, ahí están sus exhortaciones y documentos que culminan con la que analizaba. Las cualidades del actual pontífice, señaló el sacerdote, son la alegría y la caridad. Francisco, prosiguió, nos hace descubrir el lugar del pobre en la iglesia.

Altaba prosiguió su charla citando el texto de Francisco “alegraos los que vivís ayudando a los demás porque podéis ser santos”. En ese sentido, explicó  que hay muchos caminos para la santidad, entre ellos, el ofrecimiento de la propia vida hacia los demás. Recordó lo que el Santo Padre pide a los cristianos que se fijen en los santos de la puerta de al lado, los que acompañan a los que están solos o enfermos, llevando alegría, trabajando por la justicia, el bien común o los derechos humanos. El conferenciante insistió en las palabras de Francisco, hay un camino para ser santo: la caridad.

En otro pasaje de su charla, el sacerdote aseguró que la caridad tiene una clara vertiente social, señalando que el mensaje de las Bienaventuranzas “es el corazón del Evangelio y el carnet de identidad de los cristianos”. Pero, advirtió, “nuestra santificación en inseparable del trabajo por la justicia”. Una tarea que no es fácil y que hace ir contracorriente, como asevera Francisco “trabajar por la justicia implica la denuncia”.

Si importante es la lucha por la justicia no los es menos el trabajo por la paz. Para ello, dijo Altaba citando al Papa, hay que renunciar a ser agentes de enfrentamientos. Para ello, es necesario enfrentarse a los conflictos y resolverlos.

Pero si no se cuida la espiritualidad, no sería un compromiso completo. Vicente Altaba indicó que  no sirven las praxis sociales sin mística, ni sirve la mística que no se traduzca en un compromiso social. En ese sentido, el sacerdote explico los peligros de esas circunstancias.

Acabó animado a los voluntarios de Cáritas a llevar a cabo su tarea señalando que “necesitamos, aguante, mansedumbre, audacia, fervor, trabajo en comunidad y oración. Pero también discernimiento”.