Concejales de los grupos municipales analizan el proceso de investidura

Carlos Moreno Tomelloso

El PSOE celebra que haya un gobierno después de ocho meses, el PP considera preocupante la polarización que se está produciendo y Ciudadanos cree que el PSOE solo ha mirado mantenerse en el poder

Política nacional y política local tienen muchos puentes. Lo que suceda en Madrid puede tener una gran influencia en ciudades como Tomelloso. Por este motivo, y una vez que ha finalizado el proceso de investidura, La Voz de Tomelloso ha recabado la opinión de concejales de los grupos municipales sobre lo sucedido y les ha pedido un análisis del nuevo escenario que se presenta con un gobierno de coalición, algo que no sucedía en España desde la segunda república.

Desde las filas del PP, su portavoz, Javier Navarro, considera que “Pablo Casado sale muy reforzado. Ha demostrado que es el líder de la opción de centro derecha, con ideas muy claras y haciendo una crítica muy fundamentada y correcta a Pedro Sánchez,  poniendo en evidencia las mentiras que ha habido en este proceso”. Navarro valora también la apuesta del líder de su partido por la unidad del bloque de centro derecha y lamenta que “el nuevo gobierno haya anunciado la derogación de la reforma laboral, que ha demostrado ser muy eficaz para la creación de empleo en España y también de la pena de prisión permanente revisable, una cuestión que si la sometiéramos a la consulta de los ciudadanos arrojaría una postura muy clara, contraria a la que sostienen el PSOE, Podemos y algunos de sus compañeros de viaje coo el PNV”.

El portavoz del PP teme que puede haber cesiones “con respecto a las pretensiones de un partido como Podemos  y todavía es más preocupante lo que se pueda ceder ante el secesionismo catalán y vasco. Está en riego la igualdad que tienen que tener todos los españoles, independientemente de la comunidad autónoma en la que vivan”.

Javier Navarro tiene claro que el proceso de investidura  “ha evidenciado la existencia de dos modelos, con diferencias abismales entre uno y otro, con lo cual será muy complicado ponerse de acuerdo en temas y reformas de gran importancia para el país como, por ejemplo, en educación. Las posturas están muy polarizadas y se echa de menos ese denominador común que los partidos deberían tener sobre las grandes cuestiones que afectan al país”.

Distinto es el análisis que lleva a cabo el concejal del Partido Socialista, Francisco José Barato. “La buena noticia, -señala-, es que después de ocho meses tenemos gobierno, algo que era muy necesario para la estabilidad de España”. Barato considera que el tono bronco que ha habido en las sesiones “ha venido motivado por la actitud de los partidos de derecha que no reconocen la victoria electoral del Partido Socialista, primero en abril y después en noviembre”.

A la hora de hablar del escenario que se plantea tras la conformación de este gobierno de coalición que necesitará el apoyo de otras formaciones, Barato explica que “en principio el gobierno es solo de dos, del PSOE y Podemos, aunque está claro que habrá que trabajar mucho en el día a día con otras formaciones para alcanzar acuerdos que es, al fin y al cabo, lo que nos están pidiendo los ciudadanos”.

“Es cierto que un gobierno de coalición es algo novedoso en la esfera nacional, -añade el concejal socialista-, pero en el ámbito de las comunidades autónomas y de muchos Ayuntamientos ya se ha producido, tanto en el bloque de la izquierda como en el de la derecha. Es la nueva realidad que tenemos y hay que afrontarla con tranquilidad, lejos de esa visión apocalíptica que algunos quieren transmitir”.

Más dura y contundente es la opinión del  portavoz de Ciudadanos, José Andújar, que califica el proceso como “la investidura de la vergüenza”. Andújar sostiene que “al Partido Socialista no le ha importado buscar compañeros de viaje como Bildu y otras formaciones independentistas con tal de tocar poder y sillón”.  El portavoz de Ciudadanos asegura que “hubiese sido una vía más interesante una coalición entre el PSOE, PP y Ciudadanos para acometer las grandes reformas que necesita el país, empezando por ese gran pacto por la educación tan necesario. Sin embargo, se ha elegido la supeditación a partidos independentistas a los que la gobernabilidad del país les da igual, como han expresado abiertamente en estas sesiones de investidura”.

A José Andújar el nuevo escenario político le plantea muchas dudas. “No ya solo como concejal, sino también como un joven ciudadano que quiere abrirse camino, casarse, en definitiva labrarse un futuro. El acuerdo me ofrece muchas dudas, sobre todo la capacidad financiera para acometer todo lo que le van a pedir sus aliados a Sánchez. Echamos mucho de menos un programa de gobierno en el que se sepan generar oportunidades para los ciudadanos y para las empresas, un programa que apueste por la generación de riqueza y empleo”.

La portavoz de Vox, Ana Valero, argumenta que en su formación están muy preocupados “porque este gobierno se ha construido sobre afirmaciones y promesas que luego han resultado ser mentira desde el mismo minuto 1”. Valero considera muy peligroso que “el nuevo gobierno cuente con los que asesoraron a los gobiernos chavistas y bolivarianos de América del Sur y que el futuro vicepresidente esté reclamado por la Justicia de Bolivia por temas de financiación relacionada pornarcotráfico. Esto es terrible. Pareciera como si en España no hubiéramos aprendido nada de nuestros hermanos latinoamericanos”.

Por otro lado, la portavoz de Voz considera una anomalía “que un gobierno dependa de quienes tienen como objetivo confeso incumplir la Constitución, cargarse el Estado de Derecho y fragmentar España y que hasta en la cara del mismo presidente, ya sin ningún rubor, se atrevan a soltarle que “la gobernabilidad de España les importan un comino”. También ve inadmisible que “este gobierno haya contado con la aquiescencia de los que fueron amigos y partidarios de ETA y que desprecian España y sus Instituciones.

Para Ana Valero “el día de la Investidura se cayeron todas las máscaras”, añadiendo que “fue un día triste para España, porque nuestro presente y nuestro futuro se van a ver afectados a peor, para todos los españoles, incluso para los que creyeron a Sánchez”.

Pero asegura también que “esto no nos acobarda, ni nos empequeñece. Más al contrario: estamos más convencidos que nunca del motivo que nos impulsó a existir y a estar aquí. Si tengo esperanza de que esta situación no devenga en un estado totalitario revestido de democracia es por la firme oposición que hará Vox desde todas las instituciones, desde los Ayuntamientos,  los Parlamentos Regionales y sobre todo con nuestros 52 diputados en el Parlamento Español”.