Lanza_logotipo_blanco
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
01 marzo 2024
ACTUALIZADO 00:30
  • Ciudad Real
  • El Campo
  • Toros
  • Internacional
  • Nacional
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
  • Galerías
  • Vídeos
  • Semana Santa 2024
  • Carnaval 2024
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

“Dionisio Cañas huye de las etiquetas para no perder su libertad”

de
Francisco Navarro / MADRID
El poeta nacido en Tomelloso protagonizó el lunes el encuentro “Siglo de Oro de la Poesía Latinoamericana 1922-2022” en el Instituto Cervantes de Madrid

Dionisio Cañas, a través de la antología (“la contra-antología”) que sobre su obra ha editado el poeta y gestor cultural chileno Héctor Hernández Montecinos “El mundo era un hermoso espejismo”, protagonizó el encuentro “Siglo de Oro de la Poesía Latinoamericana 1922-2022” este lunes en el Instituto Cervantes de Madrid. El acto fue un homenaje al artista nacido en Tomelloso y a la poesía de la otra orilla, de la que ha sido uno de sus puentes más comprometidos y entusiastas.

El encuentro, que estuvo dirigido y presentado por el escritor y miembro del equipo de actividades del Cervantes, Juan Carlos Méndez Guédez, contó con la presencia de la profesora y estudiosa de la obra de Cañas, Idoli Castro, además de Héctor Hernández y el propio Dionisio Cañas. El salón de actos del Instituto Cervantes acogió una buena cantidad de público durante el evento, que fue transmitido en directo.

Idoli Castro abrió el turno de intervenciones hablando de Cañas y de “El mundo era un hermoso espejismo”. Destacó que el poeta, de raíces manchegas, tiene ramas neoyorquinas que se extienden por América Latina o el próximo oriente. Dionisio Cañas recorre ese mundo que “era un hermoso espejismo”. Fue recorriendo Castro el libro de Héctor Hernández deteniéndose en cada una de las nueve partes en que está dividido. El habla del mundo, Nueva York en un poeta, Estrujenbank, Preguntas al mundo, La balada del hombremujer, El Gran poema de nadie, La noche del mundo y Vídeopoemas. El libro tiene un décimo capítulo, Diálogos de un no lugar, el fragmento de una conversación de Dionisio con Orlando José Hernández.

Dionisio huye de las etiquetas

Después, Héctor Hernández y Dionisio Cañas mantuvieron un diálogo sobre la obra y la vida del segundo. El chileno confesó que le hacía especial ilusión que Dionisio Cañas se sumase a la iniciativa «Siglo de Oro de la Poesía Latinoamericana 1922-2022», que está llevando a cabo el propio Héctor Hernández. Explicó que tenía referencias de un poeta misterioso del que nadie sabía nada. “Fui un detective salvaje” a la búsqueda de Dionisio hasta que Jaime Siles (de quien también ha escrito Idoli Castro) le dio referencias. Acceder a su ingente obra le permitió conocer una poética que no solo está en los poemas escritos o recitados.

El chileno aseguró que le interesa mucho como los poetas piensan el mundo. Así, decide emprender un libro sobre Dionisio que ahora es una realidad, “El mundo era un hermoso espejismo”, un escritor que logra encontrar sentido en los espacios desplazados. Reconduciendo su poética, “huye de las etiquetas para no renunciar a su libertad”.

Considera Hernández que en los primeros libros de Cañas “hay una voz muy potente, está el espíritu de que luego escribe “El fin de las razas felices”, un niño que se sorprende del mundo. Pregunta a Cañas que si ese niño sigue existiendo. “Creo que lo que me salva en la vejez —respondió el manchego tras hacer un recorrido por su primera década como escritor—es seguir siendo un niño. Como no podía ser de otra forma, Nueva York estuvo presente en la charla entre los dos poetas. “Me encontré en la ciudad que era el centro cultural del mundo, allí escuchaba las voces de toda Latinoamérica. Rompí con el discurso `poético español y escribí ‘El fin de las razas felices’, que es más hispano”.

La sexualidad, “que también contribuye al desplazamiento”, apuntó Héctor Hernández fue el último de los asuntos tratados en la conversación. “Venía de la Francia del mayo del 68, allí descubrí la homosexualidad de manera intuitiva”. En otro pasaje de la conversación aseguró Dionisio que por su condición sexual “no ha tenido problemas en ningún sitio, ni en mi pueblo que en ese sentido es un lugar muy avanzado”.

Por último, Dionisio Cañas se acercó al atril para recitar unos poemas. Pero antes, y sacando unas tijeras de su bolso, se cortó sendos mechones de pelo por las mujeres de Irán y Afganistán. Señaló que existen miles de cosas en las que aparece la poesía, no solo escrita o leída, “se trata de tener los sentidos abiertos. Desde el verdor perecedero hasta la piedra más duradera”. Y es que, “lo poético puede ser tan dulce y tan amargo como un beso”. El poeta declamo, para acabar, varios de sus poemas.

Noticias relacionadas:
  • Homenaje a Félix Grande / F. Navarro
  • Homenaje a Félix Grande / F. Navarro
  • Homenaje a Félix Grande / F. Navarro
  • Homenaje a Félix Grande / F. Navarro
  • Homenaje a Félix Grande / F. Navarro
  • Homenaje a Félix Grande / F. Navarro
  • Homenaje a Félix Grande / F. Navarro
  • Homenaje a Félix Grande / F. Navarro
  • Homenaje a Félix Grande / F. Navarro
  • Homenaje a Félix Grande / F. Navarro
  • Homenaje a Félix Grande / F. Navarro
  • Homenaje a Félix Grande / F. Navarro
Javier Navarro
Fotografía publicada en Mundo Gráfico, 21-01-1914. Llegada del tren a Argamasilla de Alba  en su viaje inaugural.
El alcalde de Tomelloso, Javier Navarro, que este sábado ha asistido, acompañado por el concejal de Seguridad Ciudadana, Benito Benito, con el comisario / Lanza
La entrega ha tenido lugar este lunes
Obras de la Casa del Gallego
Cerrar