La ilusión de hacer el bien

Juan Pérez Luque con su Pegaso / F. Navarro

Juan Pérez Luque con su Pegaso / F. Navarro

Juan Pérez Luque va a recorrer España con su camión clásico a beneficio de la Asociación contra el Cáncer

En este oficio de contar lo que pasa, uno se encuentra con verdaderas sorpresas que emocionan. En el lugar más insospechado aparece una circunstancia que habla de la humanidad de las personas (o de personas con humanidad). Buenas gentes que disfrutan haciendo el bien y que redimen al género humano.

Este sábado, en la XIV Concentración de Camiones Clásicos “Ciudad de Tomelloso” me he encontrado con Juan Pérez Luque. Es un curtido camionero de Iznájar, en Córdoba («el pueblo más bonito de España»), que pretende dar la vuelta a España en su clásico a beneficio de la Asociación Española contra el Cáncer. He tenido la suerte de charlar un rato con él, entre rugidos de motores, humo y cláxones y me ha contado emocionado su proyecto, relatándome su aventura solidaria con toda la ilusión del mundo.

Juan Pérez Luque es «transportista, hijo de transportista y hermano de transportista», su pasión «son los camiones» Siempre tuvo la ilusión —me cuenta— de tener un camión antiguo «hasta que se cumplió hace tres años». Juan muestra el camión con orgullo al periodista, es un Pegaso precioso, azul y blanco, brillante, cuidadísimo «lo hemos restaurado mi padre y yo». Confiesa que acometieron la tarea sin medios y prácticamente sin saber «no somos mecánicos, ni pintores, ni chapistas, ni nada; pero teníamos mucha ilusión. Lo hemos hecho todo, hasta la tapicería».

Le han dedicado «muchísimo trabajo, dinero y, sobre todo, mucha ilusión». Cuando Juan Pérez lo vio terminado, después de la ilusión, el trabajo y los problemas administrativos que ha tenido para poder verlo circular «he querido hacer algo bonito con él». Entonces, a este hombre de gran corazón no se le ocurrió otra cosa que «dar la vuelta a España en doce días, haciendo, lógicamente, doce etapas que acaben en una docena de ciudades distintas, haciendo publicidad a las empresas en la lona del camión y así recaudar fondos para la Asociación Española contra el Cáncer». Una idea que surgió hace tres meses y en la que este gran hombre se encuentra metido, dándole forma para que la aventura solidaria pueda comenzar el próximo mes de mayo.

Juan Pérez va a dedicar sus vacaciones del año que viene «a hacer este viaje». En Iznájar se han celebrado varias concentraciones y Juan ha recibido algunos premios por su camión, premios que ha donado a la AECT «para mí es un orgullo poner mi granito de arena para ayudar a alguien».

Juan me cuenta que «gracias a Dios» no tiene ningún caso de cáncer cerca «hay muchas causas buenas y yo he apostado por esta».

Y, como el mundo es un pañuelo, Juan tiene relación con Las Supernenas, el conocido colectivo de mujeres afectadas de cáncer «un camionero de Tomelloso, Pedro Montejano es sobrino de Montse Jiménez y le comento mi idea. Ella se puso en contacto conmigo y yo encantado, es gente maravillosa que te encuentras en el camino».

Juan Pérez Luque asegura emocionado que lo que está viviendo «es muy hermoso, no esperaba nunca el poder llegar aquí y llevar a cabo este proyecto que me llena de verdad».