“La mujer rural jugará un papel clave en el freno a la despoblación”

Francisco Navarro Tomelloso
Inauguración de la jornada

Inauguración de la jornada

El Iriaf acoge este miércoles el seminario “Los grupos de acción local desde la perspectiva de género” que ha sido inaugurado por el consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo y la alcaldesa de Tomelloso, Inmaculada Jiménez

La jornada jornada  también cuenta con la presencia del director general de Desarrollo Rural, José Juan Fernández; la delegada provincial de Agricultura, Amparo Bremard; del presidente de Recamder, Jesús Ortega Molina y de la profesora universitaria, María José Aguilar que será la ponente.

Inmaculada Jiménez ha dado la bienvenida a todos los asistentes a un seminario que ha considera muy interesante, “en la búsqueda de esa plena igualdad que tanto deseamos las mujeres”.

La ponente, María José Aguilar, ha aportado interesantes datos. “Dos de cada tres personas  que emigran del medio rural a zonas urbanas son mujeres. La despoblación del medio rural es un hecho inexorable que no se puede revertir. Y analizar este fenómeno desde la perspectiva de género es clave para abordarlo, siendo imprescindible abandonar esa visión tan agrocéntrica, porque el medio rural es mucho más que lo agrario. Hay que establecer un proceso de diálogo para comprender y mejorar esta realidad y llegar a esa verdadera igualdad que todos queremos”,

En la misma línea, Jesús Ortega ha señalado que “la mujer rural jugará un papel clave en el freno a la despoblación, porque el medio rural sin la mujer terminará por desaparecer. Para revertir esto se necesitan inversiones y servicios buscando siempre que se pueda vivir dignamente y con un futuro”.

Finalmente, Francisco Martínez Arroyo, se ha referido a los avances que está llevando a cabo el Gobierno regional en esta materia. “Tenemos que trabajar para que el feminismo rural no sea invisible ni silencioso. Y por esta razón desde el Gobierno regional aprobamos una Ley del Estatuto de las Mujeres Rurales, que es una nuestra bandera por la igualdad y la voz de las mujeres en el medio rural”. El consejero ha argumentado que gracias a esta Ley “se empodera a las mujeres  y obliga a la paridad entre los órganos de decisión y se prioriza a las mujeres en todas estas líneas  de ayuda. Y hemos dado también otros pasos seguros para que las Oficinas Comarcales Agrarias sean lugares en donde las mujeres puedan denunciar situaciones de violencia de género. Hemos hecho todo lo posible para que las mujeres están en todos los órganos de decisión de cooperativas, organizaciones agrarias y otras entidades”.

Arroyo ha concluido señalando que “las mujeres que viven en el mundo rural tienen un doble discriminación respecto a los hombres y respecto a las mujeres que viven en ciudades. Esta doble discriminación es nuestro ámbito de trabajo para conseguir que desaparezca”.