lanza_logo_81
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
24 junio 2024
ACTUALIZADO 00:41
  • Ciudad Real
  • Resultados deportivos de Ciudad Real en directo
  • El Campo
  • Internacional
  • Nacional
  • Agenda
  • Anuncios Oficiales
    • La base de helicópteros Coronel Sánchez Bilbao de Almagro celebra su patrona- Foto. Elena Rosa (1 de 1)-63
      Ciudad Real se celebró en el Museo del Quijote / Elena Rosa
      Una de las hermanas tocando un ukelele / Elena Rosa
      X Aniversario de Fundación Cadisla 19
      Renault Rafale en Aries Ciudad Real / Clara Manzano
      Celebración del Día Mundial de las Personas Refugiadas en los Jardines del Prado / Clara Manzano
      Acto fin de curso y agradecimiento a los profesionales de Educación /Clara Manzano
      pabellon_municipal_rey_felipe_VI- Foto. Elena Rosa (1 de 1)-7
  • FERCAM 2024FERCAM 2024 se desarrolla del 26 al 30 de junio de 2024 Feria nacional multisectorial que se celebra anualmente desde 1960. Exposición de maquinaria agrícola y riegos. Sectores agroalimentario y ganadero, además de obra pública, energías renovables, automoción, etc. Se desarrolla cada año en el Recinto Ferial FERCAM, en Manzanares (Ciudad Real), que consta de un espacio al aire libre de 120.000 m2 y un Pabellón Cubierto de 3.000 m2, ambos completamente equipados de todos los servicios y dispone de unos aparcamientos asfaltados en su totalidad, con capacidad para 3.000 vehículos aproximadamente. En paralelo a esta muestra se celebran concursos de habilidad con tractor, calidad de vinos, conferencias y simposios relacionados con las distintas facetas del campo.
  • Imágenes del día
  • Vídeos
      • El peculiar despeje de plaza ayer en Abenójar JCS
      • Remate con revolera de José El Candela JCS
      • Buen natural de Javier Fernández JCS
      • Uno de los varios pases del desdén que ejecutó Javier Fernández JCS
      • Derechazo de Israel Aparicio JCS
      • Derechazo del aficionado práctico Pablo Bermúdez JCS
      • Natural de Sergio Cartas JCS
      • Sergio Cartas a porta gayola con su novillo JCS
      • Momento de peligro para Juan Castiblanque JCS
      • Luis Expósito actuó ya con escasa luz JCS
      Miguel Ángel Ramírez / F. Navarro
      • Arrimón de Aarón Infantes
      • Natural de Aarón Infantes
      • Natural de Villita
      • No faltó el toreo de rodillas en la actuación de Aarón Infantes
      • Vilita rozó a concesión de una oreja
      • Aarón Infantes en el túnel de cuadrillas de Alcázar de San Juan JCS
      • Brindando a Morante, De Justo y Téllez en Alcázar en 2022 JCS
      • Aarón Infantes entrenando junto a Víctor Ribelles JCS
      • Pase de pecho de salón JCS
      • Israel Aparicio
      • Javier Fernández
      • José El Candela
      • Juan Castiblanque
      • Luis Expósito
      • Sergio Cartas
      Momento del descubrimiento del cartel ayer en Almadén
      Críspulo coronel junto al representante de Funtuasa
      Un momento de la mesa de contratación de esta tarde / FS
      • Aspecto de los tendidos. F.V.Medina
      • Joselito de Córdoba
      • Media verónica de Israel Aparicio F.V.Medina
      • Natural de Israel Aparicio F.V Medina
      • Los novilleros junto al hijo del ganadero F.VMedin
      • DSC_5264 (Copy)
      Plaza de toros Manzanares
      Fernando Adrián salió por la Puerta Grande en la Corrida de la Beneficencia / Plaza 1
      • 2024 06 07_AAR0973
      • 2024 06 07_AAR1019
      • 2024 06 07_AAR1146
      • 2024 06 07_AAR1190
      • 2024 06 07_AAR1307
      • 2024 06 07_AAR1778
      • 2024 06 07_AAR1868
      • 2024 06 07_AAR1883
      • 2024 06 07_AAR1897
      • 2024 06 07_AAR2169
      Presentación del libro "Las fatigas de un maletilla" José María Medina "El Niño del Tentadero"  / J. Jurado
      Foto de grupo de los alumnos de la Escuela Taurina de Miguelturra junto a su director, Antonio Alegre
  • Suscríbete a nuestra newsletter
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Historia de Tomelloso

Marcelina Perona: “El de terrera era un trabajo duro, pero lo llevábamos bien”

Lanza ofrece el valioso testimonio de una de las últimas mujeres que se dedicaron a ese oficio en Tomelloso

Marcelina Perona, una de las últimas terreras / F. Navarro
Marcelina Perona, una de las últimas terreras / F. Navarro
Carlos Moreno y Francisco Navarro / TOMELLOSO
Marcelina Perona Buitrago (Tomelloso, 1948) es el testimonio vivo de una de las últimas terreras que hubo en Tomelloso

Ella es el arquetipo de aquellas mujeres valientes que derrocharon fuerza y sudor para prestar una inmensa ayuda en la construcción de las cuevas, el elemento arquitectónico más singular de Tomelloso y, sin duda, decisivo para conformar una ciudad vitícola tan dinámica y pujante.

Marcelina nos recibe en su casa de la calle Mediodía y lo hace con esa sencillez y nobleza que siempre le acompañan. De entrada, nos confiesa que no suele sentirse excesivamente cómoda en actos públicos o entrevistas con los medios de comunicación, pero el periodista ha jugado con la ventaja de conocer a su hijo Pedro, compañero de aventuras futboleras en los ya remotos tiempos del Polideportivo Tomelloso; él ha sido el mediador clave para poder realizar este reportaje. Se lo agradecemos porque hemos pasado un delicioso momento con una mujer que transmite corazón, conocimientos y buenos valores.

—¿Cuándo empezó a trabajar como terrera?

—Fui de las últimas. Mi padre era picador y mis tíos también. Y nosotras sacábamos tierra en las cuevas en las que trabajaban ellos. Trabajé alrededor de ocho o diez años, porque después surgieron las cooperativas y la elaboración de vino en las cuevas empezó a abandonarse. Empecé a trabajar con trece años, apenas tenía fuerza, pero fui peleando y haciéndome al trabajo. Estuve trabajando hasta los 19 años que fue la edad en la que me casé.

Las terreras se recuerdan en la plaza de España
Las terreras se recuerdan en la plaza de España / F. Navarro

—¿Qué recuerdos tiene de un oficio que, a primera vista, debía ser bastante duro?

—Era un trabajo duro es cierto, pero lo llevábamos bien. Era un trabajo más, como el que se iba al campo o el que trabajaba en los albañiles. Entonces se vivía así y no podías elegir. De coger la maroma se hacían unos pitos en las manos, así les decían, y tenías que ponerte esparadrapo. Ir sacando espuerta tras espuerta, muchas de ellas con un terrón encima, requería fuerza. Pero era lo que tocaba.

—¿Empleaban muchas horas?

—Sí, como suele decirse estábamos de sol a sol. Empezábamos a las siete y media a las ocho de la mañana hasta que se hacía de noche. Se descansaba los domingos, pero a veces, teníamos que ir en días de fiesta al campo a echar basura o realizar cualquier otra labor. En realidad, yo he hecho de todo en el campo y se descansaba bastante poco.

—¿Cómo se organizaban las cuadrillas?

—Normalmente, había dos terreras tirando arriba y una abajo cargando espuertas. Y picadores solía haber cuatro o cinco. Mi padre tenía una cuadrilla grande. Había una relación de armonía y respeto entre hombres y mujeres. Se trabajaba a gusto, en un ambiente muy sano.

44033848595_a7b3f68b26_h
Dos terreras en 1930/ Centro de Estudios de C-LM

—Las terreras están siendo reconocidas últimamente, incluso se habla que fueron unas precursoras en la lucha por la igualdad ¿ustedes eran conscientes de ello?

—No, ni muchísimo menos. Los padres nos llevaban a trabajar porque las familias necesitaban dinero y punto. De hecho, yo trabajaba pero mi padre no me daba ningún sueldo o aportación. Era todo para la casa.

—Cuando pasea por la ciudad y ve las lumbreras ¿afloran muchos recuerdos del oficio?

—Sí claro. Pasas por alguna cueva y recuerdo que trabajé en ella. En la calle Nueva hicimos la cueva de Telesforo y trabajamos en otras muchas calles. En la plazoleta de la calle Ángel Izquierdo hicimos también una cueva muy grande. Allí, uno de los picadores, Santiago, que todavía vive, hacía las columnas con un pico muy fino en un trabajo en una labor que requería mucha paciencia y entrega. Además de hacer cuevas nuevas, hacíamos también reformas, es decir ampliaciones y demás. La agricultura iba creciendo y los elaboradores necesitaban cada vez más espacio y envase.

Marcelina 2
Marcelina en el patio de su casa / F. Navarro

—¿Solían coincidir con los tinajeros?

—Algunas veces sí. Cuando la cueva estaba casi terminada, ellos empezaban con su labor. Conocía a José María Díaz Navarro, pero no a su padre. Una vez nos juntamos con ellos en una cueva de Cinco Casas en la que trabajaban ellos. Vi como hacían las tinajas, creando primero esa estructura de alambres.  Me han regalado su libro y la verdad es que cuenta cosas muy curiosas.

—¿Mantienen algún tipo de relación las mujeres que fueron terreras?

-Prácticamente ya no quedan y las que hay son mayores. Recuerdo a Eugenia que ya murió y como os contaba, yo era de las más jóvenes y las otras terreras eran mayores que yo. Viendo las cosas con perspectiva, sientes orgullo de haber sido terrera y haber ayudado a la familia en unos tiempos que no fueron nada fáciles.

Ver más sobre:
Publicado en:
Publicidad Lanza Digital
Publicidad Lanza Digital
Noticias relacionadas:
La guía turística Raquel Méndez / Clara Manzano
López y Requena han presentado la actividad / F. Navarro
Las pioneras de la abogacía de Ciudad Real, homenajeadas este viernes por el colegio profesional / Lanza
Acudieron alumnos de primero de bachillerato del IES Guadiana de Villarrubia de los Ojos
Ayuntamiento de Miguelturra
Los concejales de IU-Podemos en Miguelturra
Cerrar