“Nací, trabajé y viví en el campo, por eso lo amo tanto”

Carlos Moreno Tomelloso
Gregorio Moreno / F. Navarro

Gregorio Moreno / F. Navarro

Gregorio Moreno, guarda rural durante gran parte de su vida laboral activa, recibirá el próximo domingo el título de Vendimiador del año

En todas sus ediciones, ha estado muy bien elegido el título de “Vendimiador del Año”. Verum, AFAS, Rafael Torres….lo merecieron sobradamente. Y la buena costumbre de elegir con buen tino se mantiene este año con la elección de Gregorio Moreno González, que primero fue serrador y durante 36 años, guarda rural, manteniendo un estrecho contacto con los agricultores de Tomelloso y comarca. Su nombramiento se producirá el próximo domingo, a las 13,00 horas, en la Fiesta de la Vendimia Tradicional que tendrá lugar en el Paseo de las Moreras. Pero antes hemos querido conocer mejor a un hombre de bien que a sus 71 años se mantiene estupendo, disfruta de su merecida jubilación y sigue apasionándose por todo lo que tenga que ver con el campo.

-¿Qué sintió cuando supo que era el Vendimiador del Año?

-Era algo que no esperaba y que me provoca alegría y mucha ilusión. Cualquier reconocimiento a la persona es gratificante, siempre es bienvenido. Además, el nombre del premio es muy nuestro, yo  empecé a vendimiar siendo un niño. Para mí el campo ha sido todo, el campo es nuestra madre naturaleza de donde obtenemos los alimentos que nos permiten vivir. Quienes conocemos el campo, lo queremos.

-¿A quién piensa dedicar este reconocimiento? 

-A la gente del pueblo y a mi familia

-Más de treinta y cinco años de guarda rural, ¿con qué se queda echando una mirada atrás?

-Me quedo con muchas cosas agradables y recuerdos buenos. Ha sido una satisfacción desempeñar este oficio, porque el campo es mi vida. Nací, trabajé y  viví en él, por eso lo amo tanto.

-Uno de los aspectos más gratificantes de su trabajo es el contacto directo que ha mantenido con los agricultores, ¿no es así?

-Eso ha sido lo principal. Me he relacionado con los agricultores de Tomelloso lo mejor posible, desde la base que, tanto ellos como yo, cumplíamos con nuestra obligación. He intentado realizar el trabajo con mucho tacto y cuidado. Los agricultores son buena gente y hablándoles con franqueza y respeto resulta muy fácil entenderse con ellos.

-Sigue cultivando las tradiciones en la Hermandad de San Isidro a la que pertenece desde hace muchos años….

-Estoy en la Hermandad desde hace 22 años, desde que la impulsara el entonces alcalde, Ramón González. Me apunté rápido para honrar a nuestra patrón. Ramón González fue importante en la constitución de la Hermandad, un alcalde que hizo mucho por el campo. Es una alegría inmensa cuando llega San Isidro ver a más de cien tractores desfilando. También fui nombrado mayoral por parte de la Hermandad de la Virgen de las Viñas hace dos años, algo que también disfruté mucho.

-¿Qué le parece la evolución que ha experimentado Tomelloso en los últimos años?

-Un pueblo tan luchador y emprendedor ahora dispone de muchos mejores medios para el trabajo, especialmente en el campo, que es lo que yo conozco mejor. El campo ha experimentado un cambio espectacular, aunque a pesar de los adelantos y de la magnífica maquinaria de la que se dispone ahora, el trabajo sigue siendo el trabajo. Un agricultor se tiene que sacrificar mucho y tiene que ser muy inteligente para sacar su cosecha, mantener su casa y administrar bien su patrimonio.