Otra gran cosecha para la cooperativa Virgen de las Viñas

Carlos Moreno Tomelloso
Tractores esperando para descargar

Tractores esperando para descargar

El sol de otoño que está a punto de esconderse nos regla una maravillosa luz de final de la tarde en la cooperativa Virgen de las Viñas. En plena campaña de vendimia largas filas de tractores y remolques esperan su turno para descargar. Los socios se bajan para compartir cigarros, conversaciones o un vino en la tasca, que a última hora de la tarde empieza a estar más concurrida.

Todos los engranajes de esta gran cooperativa vinícola, la mayor de Europa y una de las más grandes de todo el planeta, funcionan a la perfección, como tiene que ser en una entidad que espera recoger este año unos doscientos sesenta millones de kilos de uva. Trabajadores, en su mayoría muy jóvenes, atienden a los socios que pasan sus remolques por el grado, los descargaderos, el arco de lavado…mientras los camiones cargan el orujo que va saliendo por los conductos de la maquinaria.

El día ha sido complicado a causa de una avería en una de las centrales de Unión Fenosa que ha provocado que la bodega esté media hora sin luz. No ha sido mucho el tiempo que se ha tardado en subsanar la avería, pero sí el suficiente para provocar largas colas de tractores, camiones y otros vehículos en la carretera y calles de acceso a la cooperativa.

Rafael Torres explica que la campaña ya ha superado su ecuador y estima una producción en torno a un treinta por ciento más que el año pasado. “Nos hemos visto obligados a alquilar depósitos en Argamasilla y Alcázar de San Juan porque aquí ya no tenemos envase suficiente. Pero el desarrollo de la vendimia se está produciendo con toda la normalidad y estamos sacando todo el vino que estamos elaborando. Creo que la producción rondará los 260 millones de kilos de uvas aproximadamente, teniendo en cuenta que aún tenemos lo que resta de esta semana y la que viene de entrada fuerte de uva”.

Lavando un remolque tras la descarga

Lavando un remolque tras la descarga

Son 10 millones de kilos diarios los que entran en la cooperativa contando también la uva que entra en la bodega de Arenales de San Gregorio con la que se fusionó la entidad tomellosera años atrás. “La maquinaria está funcionando bien, el socio está colaborando ya que hemos tenido que ir escalonando la entrada del producto”. Torres confía en que el precio del vino suba “porque en estos momentos está muy bajo y no se corresponde con el precio de las tablillas del mercado libre”.

En lo que respecta a los parámetros de calidad, el presidente de la Cooperativa Virgen de las Viñas, asegura que “la mayor parte de la uva está entrando en buenas condiciones” si bien reconoce que “hay otra parte que tiene unos parámetros no demasiados buenos, aunque dentro de unos límites aceptables, sin que haya necesidad de alarmarse. El grado es bajo porque tenemos un año de mucha producción y es una cosa lógica. De ahí esa petición al consejero de añadir mosto al vino para que pueda tener una mejor salida en los mercados; esto será ya una decisión que será suya”.

En plena campaña son más de 160 personas las que trabajan en la cooperativa. “Nosotros ya estamos acostumbrados a este volumen de trabajadores, que además, dividimos en tres turnos para tenerlo todo en perfectas condiciones. Cuando descargue esta noche el último remolque, entrará otro turno para limpiar toda la maquinaria con el fin de que esté en óptimas condiciones para el día siguiente”.