Retrospectiva de Ángel Pintado

Portada del catálogo de la exposición de Ángel Pintado/J.Jurado

Portada del catálogo de la exposición de Ángel Pintado/J.Jurado

“Bodegón con personajes de Picasso” es el óleo elegido como imagen de la portada de esta exposición retrospectiva

La exposición en el Museo de Arte Contemporáneo "Infanta Elena" de Tomelloso viene a ser la costatación de ese gran esfuerzo formativo, personal y artístico que Ángel Pintado ha sabido convertir en arte gracias, además, a esa sensibilidad extraordinaria que brota del manejo del pincel y que convierte en poesía en muchas de sus obras

Llega a mis manos el catálogo sobre la exposición “Angel Pintado. 1974-2018” que con tan buen gusto y detalle ha editado el área cultural de la cooperativa “Virgen de las Viñas” con motivo de la exposición retrospectiva que el Museo de Arte Contemporáneo Infanta Elena de Tomelloso dedica a este artista de la tierra.

Bodegón con personajes de Picasso” ha sido el óleo elegido para ilustrar la portada de este catálogo que se corresponde con una obra que el artista creó en el año 2000 empleando pinceladas muy coloristas que invitan, que atrapan, desde el primer vistazo al lector para que inicie un delicioso recorrido por unas páginas en las que a través de la reproducción de diferentes obras se aprecia la evolución profesional de una de las trayectorias artísticas más interesantes y reconocidas del panorama cultural actual como es la del pintor Ángel Pintado.

En sus bodegones, como es el caso, Pintado intenta “desentrañar los colores más sugestivos, que no son realidad sino la realidad que emana de su interior” como apunta Rafael Torres en la presentación del mencionado catálogo. El presidente de la cooperativa Virgen de las Viñas, reconocido mecenas de las artes y artífice de la puesta en marcha de esta exposición que ha sido  dedicada a uno de los pintores ciudarrealeños que más obra tiene repartida por España y que ha sido necesario recopilar para montar la retrospectiva como único artista de Tomelloso que –hasta ahora- ha logrado ganar el Certamen de Pintura que anualmente celebra esta cooperativa.

Ángel Pintado tenía ganas de ver su obra colgada en una exposición antológica y su anhelo se vio satisfecho este pasado 5 de abril, precisamente en su pueblo cuando inauguró la muestra rodeado de muchos amigos y conocidos que le arroparon con su presencia. En ella reconoció su ilusión por ver materializado su deseo pero también por haber logrado “unir a todos mis hijos; y al final lo he conseguido” aseguró. Es precisamente en esa línea de apuesta por las artes que mantiene el Museo Infanta Elena desde su creación donde se enmarca esta gran muestra expositiva que, por otro lado, se ha convertido en la segunda retrospectiva tras la de José Carralero -2015- , con la que el centro ha aprovechado para iniciar su ciclo de exposiciones temporales que se completará con la obra de  artistas como Antonio Rojas y Juan Moreno Aguado.

 

Sensibilidad extrema

Del recorrido por la obra del protagonista de este artículo sobresale a todas luces una profesionalidad y técnica indiscutibles, una sensibilidad extrema al abordar el lienzo además de un excelente manejo del color y de la luz, rasgos todos con los que podríamos acercarnos ligeramente a su obra pero serían a todas luces insuficientes para definir la trayectoria de un hombre que tuvo la fortuna de nacer artista y lejos de entregarse a la inspiración sin más la peleó con fuerza para poder, para saber, expresarse como lo que es: un gran artista.

Esta exposición, por tanto, viene a ser la costatación de ese gran esfuerzo formativo, personal y artístico que Ángel Pintado ha sabido convertir en arte gracias, además, a esa sensibilidad extraordinaria que brota del manejo del pincel y que convierte en poesía en muchas de sus obras. Ahora, los amantes del arte podrán disfrutar de un trabajo realizado durante más de 40 años y que se ha convertido ya en un lujo a nuestro alcance en el Museo Infanta Elena de Tomelloso.

El “Bodegón con personajes de Picasso” del catálogo pertenece a una colección particular como lo son la mayoría de las 71 obras que componen la muestra. Está dividido en tres etapas creativas que muestran la evolución del artista desde su época autodidacta hasta el trabajo de los últimos meses, al que se suma un cuarta parte dedicada al dibujo. Diversas fotografías del artista en distintos momentos creativos y con pintores de la talla de Antonio López Torres se intercalan con los óleos a lo largo de las 167 páginas de la publicación.

La fotografía de un jovencísimo Ángel Pintado con sus padres abre el catálogo con una breve dedicatoria: “A mis padres. En Memoria”. No se puede pedir más.