Un estudio científico pone en valor los miradores de forja de Tomelloso

Francisco Navarro Tomelloso
Eduardo Rubio, autor del artículo

Eduardo Rubio, autor del artículo

La importancia de estos miradores de hierro forjado es la de su valor técnico y ornamental, realizadas en forjas artesanales. Se encuentran fechados entre finales del siglo XIX y principios de XX, coincidiendo con la etapa industrial de la ciudad y relacionada con las clases burguesas dedicadas a las alcoholeras, bodegas o comercio de vino o destilados, emparentados temporalmente con las destilerías y muchas de las chimeneas existentes

El pasado mes de noviembre la revista académica Cuaderno de Estudios Manchegos, editada anualmente por el Instituto de Estudios Manchegos y el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), publicaron el artículo de investigación (edición número 44) del historiador y escritor tomellosero Eduardo Rubio Aliaga, titulado: “Los miradores de forja en Tomelloso: modernismo y arquitectura del hierro (s. XIX-XX)”

Según su autor, este estudio marca un antes y un después en la puesta en valor de muchas de las fachadas y edificios históricos del casco antiguo de la ciudad, ya que deben ser elementos que han de protegerse tanto por manos privadas como por las autoridades municipales, aspirando a la protección total de fachadas históricas, con el fin de preservar la cohesión arquitectónica basada en la historia y la cultura tomellosera y manchega.

La importancia de estos miradores de hierro forjado es la de su valor técnico y ornamental, realizadas en forjas artesanales. Se encuentran fechados entre finales del siglo XIX y principios de XX, coincidiendo con la etapa industrial de la ciudad y relacionada con las clases burguesas dedicadas a las alcoholeras, bodegas o comercio de vino o destilados, emparentados temporalmente con las destilerías y muchas de las chimeneas existentes. A día de hoy, de los 19 que se han podido localizar, solo quedan 11, es decir, una reducción del 42%. Un hecho motivado por una mala protección del Patrimonio histórico-artístico de Tomelloso y una especulación urbanística sin respeto ninguno por la historia local y su importancia en la sociedad.

El estudio nos indica que el valor de uno de estos miradores, no es ninguna tontería, ya que por su valor histórico, la dificultad de imitar dicha elaboración artesanal y el bajo número en toda España, supone un valor de varios miles de euros. Estas páginas ponen a nuestra ciudad a la altura de estudios de miradores similares y de la misma época que tienen Madrid, Valencia, Sevilla, Cádiz, Jerez de la Frontera y Lugo, con escasas referencias en otros municipios de Castilla-La Mancha.

Uno de los miradores del estudio

Uno de los miradores del estudio

Tras la publicación de este articulo, su autor ya se encuentra trabajando en una investigación similar sobre los “miradores de fábrica”, elementos realizados con ladrillo y hormigón acompañados de grandes ventanales, situados cronológicamente entre las últimas décadas del siglo XIX y primer tercio del siglo XX. Aquí se tiene como modelo el mirador del actual edificio en la esquina del Paseo San Isidro con Paseo Ramón Ugena (Café El Mirador).

Estos son considerados posteriores a los miradores de forja y que, junto a futuros estudios de fachadas, podrán aportar una valiosa información sobre la evolución y el desarrollo urbanístico-arquitectónico de Tomelloso a lo largo de su historia. 

NECESIDAD DE UNA PROTECCIÓN INTEGRAL DEL PATRIMONIO HISTÓRICO EN TOMELLOSO

Queda demostrada la urgente necesidad de crear normativas municipales de Protección del Patrimonio Histórico y Artístico de Tomelloso, como edificios con fachadas y elementos arquitectónicos singulares, cuevas y bombos. De la misma forma, es imprescindible la aprobación definitiva del nuevo POM (Plan de Ordenación Urbana) que ya fue presentado y, aún continuamos a la espera de que sea aprobado, lo que ayudaría, al menos, a tener un listado de identificación del patrimonio, medidas de salvaguarda y la protección de las cuevas.

Para finalizar, recuerda que últimamente se han cometido verdaderas tropelías en la defensa de nuestro patrimonio, recordando la reciente demolición de la casa del ilustre pintor Antonio López Torres, así como la destrucción completa hace tan solo tres meses de una cueva de grandes dimensiones en la calle Santa María que cruzaba a la calle Santa Quiteria, ahora convertida en un solar.

Pero tampoco podemos olvidar la triste trayectoria de nuestros bombos con una progresiva caída de sus cúpulas o la destrucción total de algunos de ellos. Estos ejemplos tan claros se podrían haber evitado si el futuro POM ya estuviese vigente o si se hubiesen creado normativas municipales que evitasen su degradación o la mala fe en ciertas prácticas contra nuestro patrimonio, además del deber colectivo para exigir que se incrementen y endurezcan las sanciones o multas a los infractores.

La investigación pertenece a un proyecto que se lleva desarrollando a través de la Asociación Inventia desde finales de 2007, bajo el nombre “Nuevas perspectivas de la historia y el Patrimonio cultural de Tomelloso”.