Lanza Digital

Piden 4 años de cárcel para el guarda de una finca que colocó un lazo en el que murió el lince Kairós

Un empleado de la finca La Caminera, en Torrenueva, sobre la que se asienta un hotel de cinco estrellas y un campo de golf (ahora cerrado) será la primera persona en ir a juicio en Ciudad Real como supuesto responsable de la muerte de uno de los linces ibéricos reintroducidos en la provincia a partir de 2014.

Intentó cargarle el muerto a otros

El ejemplar, de nombre Kairós, cayó en diciembre de 2014 en un lazo que el acusado colocó en la finca para eliminar predadores, por instrucciones de la sociedad que la gestiona Promociones Sagemar (con domicilio social en Girona). Lo grave es que supuestamente esta persona encontró el animal muerto y en vez de comunicar lo que había ocurrido (todos los linces que se liberan están radiomarcados con GPS), lanzó el cadáver al coto colindante, el barranco de la Gomera en Castellar de Santiago, en el que fue localizado el 16 de diciembre.

4 años de cárcel y 180.000 euros

Ecologistas en Acción, que ejerce la acusación particular en este caso, en el que también está la asociación de propietarios de cotos Aproca, solicita 4 años de cárcel para el guarda de la finca. La organización conservacionista acusa de dos delitos contra la fauna y exige 180.000 euros de indemnización para los gobiernos de Castilla-La Mancha y Andalucía, dentro del programa Iberlince, que deben pagar “de forma solidaria” -recalca el escrito de acusación- tanto el empleado como Promociones Sagemar.

El valor previsto del ejemplar que murió estrangulado por el lazo es de 90.000 euros, al tratarse de una especie amenazada y en peligro de extición, incluida en el Decreto 33/1998 de 5 de mayo por el que se crea el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Castilla-La Mancha. Pero para Ecologistas en Acción el valor podría ser superior “si a ello sumamos los gastos en dinero público por provenir de un programa de cría en cautividad”.

El tercer muerto de las primeras sueltas

Kairós, una hembra,fue el tercer lince ibérico hallado muerto en Ciudad Real en los primeros meses de las sueltas de ejemplares criados en cautividad en Castilla-La Mancha, que se hicieron en julio de 2014 en Almuradiel.

De Navarredonda al Barranco de la Caminera

La hembra Kairós empezó a campear en libertad el 3 de julio de ese año en la finca Navarredonda, junto a Kaplan y Kiowa (este ejemplar sin embargo logró criar en cautividad en 2016 como muestra este video). Al mes siguiente se volvieron a libertar ejemplares, entre ellos Kala y Kenitra que murieron en los meses siguientes. De hecho la muerte de Kenitra, que recibió un disparo en una cacería, también está judicializada, pero sin fecha de juicio.

Un lazo sin freno

Ecologistas en Acción considera probado que en el otoño de 2014 el empleado de La Caminera J.N.C., de 35 años, colocó un lazo sin freno atado a un tronco de encina cortado en una de las gateras dispuestas por la propiedad de la finca a lo largo de la alambrada “con el objeto de eliminar los depredadores que amenazaban la caza y en beneficio de Promociones Sagemar”, pese a que conocía la existencia de linces ibéricos en la zona.

El escrito de acusación de los conservacionistas, al que ha tenido acceso este periódico, hace hincapié en que la finca está catalogada como espacio de la Red Natura 2000, en una Zona de Especial Protección para las Aves, e incluida en el área crítica delimitada por el plan de recuperación del águila imperial ibérica. También es un Lugar de Interés Comunitario, precisamente porque hay linces, de ahí lo abultado de la calificación penal del caso.

Zorros en mano o al salto

El coto de la finca estaba dado de alta en esa época con aprovechamiento cinegético principal de caza menor y secundario de caza mayor. Su plan cinegético les autorizaba  exclusivamente la caza de la especie de zorro en época hábil en las modalidades de “en mano” y “al salto”. “El lazo sin freno utilizado para capturar, en este caso al lince, no puede considerarse ni tan siquiera un método selectivo por cuanto en el mismo podrían ser capturas y muertos una gran diversidad de especies”.

El juicio por la muerte de Kairós se celebrará en el juzgado de lo Penal número 3 de Ciudad Real el próximo día 13 de marzo.