Un jurado popular juzga al hombre que atropelló a su padre en Torrenueva y para el que la Fiscalía pide 20 años de cárcel

Aurora Galisteo Ciudad Real
Este lunes ha comenzado el juicio contra C.A.O. acusado de asesinar a su padre, tras atropellarlo con el coche, en Torrenueva hace más de dos años /Clara Manzano

Este lunes ha comenzado el juicio contra C.A.O. acusado de asesinar a su padre, tras atropellarlo con el coche, en Torrenueva hace más de dos años /Clara Manzano

La defensa y la acusación particular, en representación de la hija y de las dos hermanas del fallecido, piden un año de cárcel porque consideran que fue un atropello involuntario. El juicio continuará este martes con el interrogatorio del acusado y la testifical de la Guardia Civil

Un jurado popular ha comenzado a juzgar este lunes, en la Audiencia Provincial de Ciudad Real, a un joven, C.A.O., para el que la fiscalía pide en su calificación provisional algo más de veinte años de prisión por haber atropellado en Torrenueva a su padre con su vehículo, causándole la muerte.

Según el escrito de conclusiones provisionales los hechos tuvieron lugar en marzo de 2017, cuando después de que el acusado (C.A.O.) y su padre (C.A.P.), mantuvieran un acalorada discusión en un bar de copas, el hijo, a bordo de su vehículo y circulando a gran velocidad, arremetió contra él arrollándole en una calle del municipio.

Padre e hijo discutieron en un bar de copas

El hijo, según ha detallado el Ministerio Fiscal, al percatarse de la presencia de su padre y mostrando el más absoluto desprecio hacia su vida y siendo consciente de su nula capacidad de defensa, arremetió contra él dejándolo tendido en el suelo entre un gran charco de sangre.

Tras dejar estacionado el vehículo, el acusado regresó al local de copas irrumpiendo de forma brusca, al tiempo que llevándose las manos a la cabeza, reconocía “entre gritos” haber atropellado a su padre, marchándose a continuación. Acto seguido, se dirigió a pie hacia su domicilio, pasando por el lugar donde yacía tendido su padre, sin acercarse a auxiliarle ni demostrar el más mínimo gesto de preocupación, introduciéndose sin más en su domicilio.

El padre del acusado fue auxiliado en los primeros momentos por algunos vecinos de la localidad, personándose acto seguido la UVI móvil que, tras proceder a realizarle maniobras de reanimación, lo trasladó al Hospital General Universitario de Ciudad Real, donde finalmente falleció semanas después.

El acusado se encontraba bajo la influencia del alcohol

El acusado fue detenido por la Guardia Civil en su domicilio que apreció síntomas externos que presentaba el acusado y que evidenciaban se encontraba bajo la influencia de bebidas alcohólicas, tras lo cual conminaron a éste a realizarse la prácticas de alcoholemia a las que se negó.

El acusado, que se encuentra en situación de prisión provisional, está acusado por la fiscalía de un delito de asesinato, de un delito contra la seguridad vial por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas y otro por negarse a someterse a las pruebas de alcoholemia. En cuanto al delito de asesinato, ha indicado la fiscal, concurre la circunstancia agravante de parentesco y la circunstancia atenuante de embriaguez y drogadicción.

Mientras que en cuanto al delito de negativa a someterse a las pruebas de alcoholemia, concurre la circunstancia atenuante de embriaguez y drogadicción.

La acusación particular pide sólo un año

El abogado de la acusación particular, ejercida por la hija y las dos hermanas del fallecido, piden sólo un año de cárcel al considerar que no fue un asesinato sino un atropello involuntario.

El letrado aseguró que “hay muchas lagunas sobre cómo sucedieron los hechos” y ha afirmado que padre e hijo “iban muy bebidos”. Ha puesto el acento en que el acusado, además, presentaba un alto nivel de cocaína en sangre “por lo que sus condiciones estaban muy mermadas”.

La defensa y la acusación particular, ejercida por la hija y las dos hermanas del fallecido, sólo piden un año de cárcel /Clara Manzano

La defensa y la acusación particular, ejercida por la hija y las dos hermanas del fallecido, sólo piden un año de cárcel /Clara Manzano

¿Imprudencia temeraria?

Se preguntó si estamos ante un caso de imprudencia temeraria, arrollamiento o atropello, para explicar a continuación que el vehículo que conducía no había pasado la ITV “por tener deficiencias en el sistema de frenado y en la dirección”.

“Tampoco conocemos dónde se produjo el impacto del coche con el fallecido porque se borraron las manchas de sangre y no hubo testigos”, incidió el abogado de la acusación particular, quien volvió a insistir en que pasadas seis horas el acusado “seguía dando una ‘burrada’ en las pruebas de alcohol y drogas”.

¿Asesinato o atropello?

“¿Por qué asesinato y no un simple atropello bajo la influencia del alcohol y las drogas?”, insistió el abogado, quien recordó, como se verá en el juicio, que tras la discusión en el bar, primero salió el padre y minutos después el hijo, que se encontró a su progenitor a escasos metros de su casa cuando, al parecer, vivían cada uno en una punta del pueblo.

“Cuando regresó al bar sus palabras textuales fueron que había atropellado a su padre”, añadió, para, posteriormente, llamar llorando a su madre contándole lo sucedido, “algo impropio de quien quiere cometer un asesinato”.

Además, ha señalado que entre los objetos personales de la víctima se encontraba “una navaja de grandes dimensiones” y que en el lugar de los hechos “hay una frenada de seis metros; si alguien quiere atropellar a una persona no frena el vehículo”, añadió.

Defensa

Por su parte, el abogado del acusado ha añadido que los agentes de la Guardia Civil “hablan de tentativa de homicidio, dos escalones por debajo de lo que pide el fiscal”, insistiendo en que “Cecilio no mató a su padre, sino que fue un accidente, un atropello normal y corriente, iba sin control, no era dueño de sí mismo por el alto índice de alcohol y drogas que tenía”.

“La propia familia de la víctima no cree que que sea un asesinato”, indicó el abogado defensor, quien insistió en que el acusado no fue a buscar a su padre para matarlo “sino que circulando con el coche, bajo los efectos del alcohol y las drogas, se lo encontró cerca de su casa, en mitad de la calzada e intentó frenar”, explicó.

Letrado de la compañía aseguradora

El último en intervenir en esta primera jornada del juicio ha sido el letrado de la compañía aseguradora del vehículo, quien ha señalado que comparte íntegramente la calificación del Ministerio Público, insistiendo en que la utilización de un vehículo para cometer un atentado contra personas o cosas no es un hecho de la circulación y, por tanto, la compañía está exenta de tener que abonar ninguna indemnización.

El juicio se retomará este martes

El juicio se va a desarrollar a lo largo de toda la semana. En la sesión de este martes tendrá lugar el interrogatorio del acusado y la testifical de la Guardia Civil. Entre el miércoles y el jueves declararán los testigos y el viernes, previsiblemente, tendrá lugar la prueba pericial y las conclusiones, quedando el caso visto para sentencia, tal y como ha explicado la juez que preside la sala.