UGT y CCOO reivindican más medidas para reducir la siniestralidad

Cerca de medio centenar de delegados sindicales se concentraron para lamentar el fallecimiento del joven pintor de Abenójar que murió electrocutado

J. Y.
Ciudad Real

Cerca de medio centenar de delegados sindicales de UGT y CCOO reivindicaron este viernes medidas para que se reduzca la tasa de siniestralidad laboral en las empresas de la provincia.
Encabezados por una pancarta en la que lamentaban el fallecimiento del joven intor de Abenójar que murió a principios de mes electrocutado cuando trabajaba en una finca de Saceruela, los líderes sindicales pidieron a la Administración que intensifique las labores de la inspección y que exija el cumplimiento de la ley de riegos laborales.
El secretario provincial de UGT, Juan Jiménez, hizo un llamamiento a las fuerzas políticas y empresariales para que trabajen en la reducción de la tasa de siniestralidad, ya que el caso del fallecido de Abenójar es el tercer caso en la provincia, teniendo en cuenta un accidente con resultado de muerte por motivos laborales que se produjo fuera de España.
Tras lamentar y dar el pésame a la familia del electricista, señaló, en declaraciones a los medios, que “nos seguimos manifestando cada vez que hay un caso para pedir que se cumpla  la ley de riesgos laborales” porque, a su juicio, “han bajado los riesgos pero porque hay menos actividad laboral, sobre todo en sectores como la construcción donde había más incidencia”.
En este sentido, reiteró su petición a los empresarios, a la inspección y al Gobierno central para que amplíen la plantilla de inspectores en la provincia,  puesto que “de ocho inspectores que había y que ya eran insuficientes, ahora sólo hay tres y difícilmente pueden hacer su labor”. “Reivindicamos, agregó, los medios necesarios para los equipos de inspección, con el fin de que actúen en consecuencia”, así como pidió que “se profundice en la formación e información a los trabajadores”.

En guardia
Su homólogo en CCOO, Felipe Pérez, recalcó este mensaje, pues reiteró que “a pesar de la bajada de siniestralidad, se ha constatado que no impide que se produzcan accidentes como el del electricista de Abenójar”, por lo que volvió a pedir a la Administración “que no baje la guardia y avance”. A su juicio, la crisis económica “no puede ser motivo para volver atrás”, teniendo en cuenta que “se ha confirmado que las condiciones en las que se ejerce en la construcción son importantes”.
De esta manera, agregó, “la Junta de Comunidades ha de seguir trabajando para que las cifras de siniestralidad se acerquen a la media española, que a su vez está por encima de la media”. Reiteró que “hay que seguir peleando para que estos accidentes no se repitan”, por lo que “nosotros seguiremos celebrando estas concentraciones y trabajando en la misma línea”.
 El accidente laboral del pintor tuvo lugar el 7 de abril, cuando A.S.F., de 32 años de edad, natural de Abenójar, trabajaba subido a una escalera, a cinco metros de altura, en el exterior de un centro de transformación eléctrico ubicado en la finca “Robledo” de Saceruela.