Un drogadicto multirreincidente se enfrenta otra vez a 5 años de cárcel por robar champús y colonias

Belén Rodríguez Ciudad Real
El acusado, en uno de los dos juicios ante la Audiencia por robos parecidos, en marzo del año pasado / Elena Rosa

El acusado, en uno de los dos juicios ante la Audiencia por robos parecidos, en marzo del año pasado / Elena Rosa

Condenado en otras dieciséis ocasiones por robos de poca monta, pasará de nuevo por el banquillo de la Audiencia Provincial por robar en las Superperfumerías de Puertollano en 2016

Fabián C.T., un hombre de 45 años con problemas de adicción a las drogas, que lleva más de veinte años entrando y saliendo de la cárcel por robos de poca monta, pasará el próximo martes por el banquillo de la Audiencia Provincial.

Su delito esta vez es el mismo por el que ya fue juzgado y condenado en marzo del año pasado ante el alto tribunal: robar champús, colonias y productos de higiene personal en tiendas del centro de Puertollano, en este caso en Superperfumerías.

Un hombre con mala suerte en la vida

A Fabián, un hombre que según el abogado que le defendió en marzo “ha tenido muy mala suerte en la vida” (su condena más antigua es de 1993), está acusado esta vez de un delito continuado de robo con fuerza por el que la fiscalía solicita 5 años de cárcel, en base a la última reforma del Código Penal (2015), que endureció este tipo de delitos.

Robo champús y geles el 13 de octubre

¿Qué es lo que hizo esta vez? Se supone que la noche del 12 al 13 de octubre de 2016 se dirigió a la tienda, separó la puerta corredera de acceso al establecimiento por un lateral y consiguió adueñarse dos botellas de crema de ducha, cuatro botes de gel y dos botes de champú por valor de 26 euros y 96 céntimos.

Robó perfumes el 14 de octubre

La madrugada siguiente –en esa época dormía en la calle- volvió a hacer lo mismo. Esta vez golpeó el cristal del escaparate y le hizo un agujero por el que metió la mano y se llevó varios estuches de perfumes por valor de 157 euros con 80 céntimos. Los daños en el local superaron los 500.