UPA alerta de una “ruinosa” caída de precios de la uva y reclama pagos diferenciados por calidad

Belén Rodríguez Ciudad Real

Pascual Ortiz, Alejandro García-Gasco y Julián Morcillo (UPA), este lunes en Ciudad Real / Clara Manzano

La nueva campaña de vendimia será “normal” y arranca con tanto vino sin comercializar como el que entrará en las bodegas lo que según el sindicato supondrá una bajada del precio del 40-50%

La “ruinosa” caída de precios de la uva está servida a quince días de que empiece oficialmente la campaña de vendimia 2019-2020 en Castilla-La Mancha. Hay tanto vino sin comercializar (unos 7 millones de hectólitros a 31 de julio) que la entrada de más uva en el mercado supondrá una caída del precio cercana a la mitad de lo que se pagó hace dos campañas, según ha denunciado hoy la Unión de Pequeños Agricultores de Castilla-La Mancha.

La UPA, partidaria de penalizar a los productores que se pasen de rendimiento e imponer pagos diferenciados según la calidad de la uva,  ha hecho este lunes un llamamiento urgente “si fuéramos un sector responsable deberíamos haber hecho los deberes”, subraya Julián Morcillo, secretario regional de la organización.

UPA cree que el sector debe autorregularse por calidad no por cantidad / Clara Manzano

UPA cree que el sector debe autorregularse por calidad no por cantidad / Clara Manzano

Empezar a discriminar por calidad

El sindicado pide “empezar a discriminar” lo que entra en las bodegas de lo contrario temen que el viñedo de secano del pequeño productor desaparezca en poco tiempo.

Con 36 millones de hectólitros de vino de enlace entre campañas a nivel nacional, y las previsiones a la baja de la venta de vino a Francia o Italia, la organización agraria teme una catastrófica caída del precio de entre el 40 y el 50% de hace dos años, según Alejandro García-Gasco (responsable de vino de UPA), que se podría haber evitado con medidas.

Regular según las previsiones de la campaña

La Unión de Pequeños Agricultores de Castilla-La Mancha plantea una norma de comercialización del producto en cada campaña adecuada a las necesidades del mercado. Esa norma que planteó en mayo UPA pero no contó con el respaldo de la Interprofesional del Vino  planteaba la inmovilización de hasta 4 millones de hectólitros a nivel nacional, que en mayo no habría supuesto más de un 10% de la producción anual por bodega.

Este año ya no será posible aplicar estas medidas que plantea la organización agraria, que reclama que se retome su propuesta a partir de enero del año que viene y augura un inicio de vendimia muy complicado en Castilla-La Mancha.

Un 38% más de existencias en la región

La campaña de vendimia que empezará el 1 de agosto parte en Castilla-La Mancha parte con unas existencias a 31 de mayo de 19,2 millones de hectólitros, un 38% más que en la misma fecha del año 2018.