Valdepeñas acude al hermanamiento con Cognac

Lanza Valdepeñas
Los valdepeñeros estarán hasta el 16 de julio en Cognac / Lanza

Los valdepeñeros estarán hasta el 16 de julio en Cognac / Lanza

Medio centenar de personas participan estos días en un intercambio con familias de Cognac, localidad francesa con la que Valdepeñas está hermanada desde 1996 como herramienta de intercambio cultural y de enriquecimiento de los pueblos

El Ayuntamiento de Valdepeñas, a través de la asociación ‘J’aime Cognac’ -‘Me gusta Cognac’, ha llevado a cabo una nueva jornada de convivencia y hermanamiento con la ciudad francesa. Hasta allí ha viajado una representación del Equipo de Gobierno para acompañar a un grupo de familias de Valdepeñas, formado por medio centenar de personas.

En esta ocasión el viaje tiene lugar entre el 11 y el 16 de julio y los viajeros ya han tenido la ocasión de visitar Vitoria Bayona y Saintes y Pons. Durante su estancia en la región de Charantes también asistirán al tradicional desfile del 14 de julio, al acto de inauguración de la Calle de Valdepeñas y una cena de hermanamiento.

La teniente de alcalde de Servicios Sociales y Sanidad, Vanessa Irla, recuerda que este hermanamiento con la ciudad de Cognac “tiene como principal motivación el fomento del mutuo conocimiento y el intercambio de lazos culturales”.

En definitiva, “la unión de dos ciudades distanciadas geográficamente pero muy cercanas en todo lo demás. Se trata de poner en valor lo que nos une por encima de lo que nos diferencia, y que lo que nos diferencia sea motivo de orgullo común”, añade.

La historia del hermanamiento

Desde el año 1996 Valdepeñas está hermanada con la ciudad de Cognac, un lazo que tiene como objetivo unir a los ciudadanos de ambas localidades a través del respeto a sus costumbres, cultura y demás características que definen y diferencian a los pueblos que configuran la Nueva Europa.

Con este motivo, ambas ciudades organizan intercambios culturales, deportivos y artísticos, a la vez que hacen hincapié en todas aquellas actividades que potencien las relaciones humanas. Así, desde hace años se desarrollan estos intercambios, y son las familias de ambas ciudades las encargadas de acoger en sus hogares a los vecinos hermanados.