Valdepeñas, la bodega de Europa que se vende sola

El alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín fue el encargado de presentar ayer en la Feria de Negocio Internacional, IMEX, las excelencias de Valdepeñas como ciudad de negocio y garantía de riqueza y de inversión,  no solo en lo que al vino y aceite se refiere, que se son su marca, si no también en otras alternativas como la industria o los servicios. Para ello el regidor presentó medio millón de metros cuadrados de suelo industrial, además de los dos millones que califica el Plan de Ordenación Municipal.

S.Ruipérez/ Ciudad Real

“En Valdepeñas no hablamos todas las lenguas pero entendemos todos los idiomas” dijo ayer el alcalde de Valdepeñas, Jesús Martín en la Feria de Negocio Internacional IMEX, en el marco de la presentación de las cualidades de su ciudad a potenciales inversores extranjeros y nacionales.

Valdepeñas “casa grande de Europa, campo de paz y tierra de ventura”, -dijo de ella un alto mandatario español-, tiene una clara ventaja sobre el resto de localidades de la provincia, una marca propia que la hace singular y la identifica en el mundo entero: su vino, una industria propia que nadie puede deslocalizar y que supone el 20% del Producto Interior Bruto de esta ciudad en la que viven unos 32.000 habitantes, censados.

“Valdepeñas no tiene murallas, es la última puerta de Castilla y la primera de Andalucía”, dijo el alcalde, que acudió a la presentación, a “vender” su ciudad, sin más apoyo que una tablet de la que apenas hizo uso en la exposición.
“Valdepeñas es la única ciudad de Castilla-La Mancha en la que se puede invertir un euro sin miedo a perderlo” manifestó, el también senador, que presentó como gran valedor de su ciudad las prestaciones sociales para los más necesitados y discapacitados, a sabiendas de que el valor, la valía y el desarrollo de una sociedad se mide en función del trato que se les dispensa a los que más necesitan de terceros. En ese ámbito Martín se desenvolvió bien, como también lo hizo en el balance de cifras de negocio que ofreció.

Desde Valdepeñas se comercializa vino y otros servicios a más de 100 países de todo el mundo; la Denominación de Origen Valdepeñas produce 110 millones de kilos de uva, esto son unos 60 millones de litros de vino y 72 millones de botellas. Fuera de la DO Valdepeñas se producen otros 200 millones de kilos de uva. “Somos la mayor bodega de Europa, solo en exportaciones de vino se gestionan unos 60 millones de euros al año”, apuntó y explicó que de los 72 millones de botellas de DO de Valdepeñas, se exporta el 60%, “somos invatibles en relación calidad precio”.

Pero además del vino, Valdepeñas tiene en estos momentos unas 1.400 actividades económicas en marcha. Eso sumado a su ubicación en el “centro izquierda de España”, a menos de dos horas de 8 capitales del país, hace de esta ciudad, dijo Martín, uno de los lugares más seguros de inversión de España.

Línea de alta velocidad en 2020

Valdepeñas cuenta en estos momentos con cinco trenes diarios. Con la línea Madrid-Jaén, Valdepeñas está a dos horas de Madrid. Un tiempo que se quedará en 52 minutos cuando la ciudad cuente con parada de Alta Velocidad que, según el alcalde de la localidad, Jesús Martín, podría ser una realidad en el año 2020, ya que la ciudad está “enganchada” al eje de la Alta Velocidad europeo 1420 que llegará desde los puertos de Cádiz y Málaga y en la capital del vino engancharán con el intercambiador de Alcázar y subirá mercancía al eje europeo. Se trata de una línea que, según dijo, nació solo como transporte de mercancías y que tras un proyecto aprobado por la Comunidad Europea, hace dos años, va ser también de viajeros. Antes del 2020, como mucho en un lustro, Valdepeñas contará con esa línea que tendrá paradas fijas en el tramo Madrid, Jaén, Valdepeñas y Alcázar, con doble circulación de mercancías y transporte.