Valdepeñas acogerá el XXIII Congreso de Sociología de Castilla-La Mancha

Lanzadigital.com Valdepeñas
Portada del cartel del congreso / Lanza

Portada del cartel del congreso / Lanza

Entre otros temas tratarán el agua como fuente de conflicto y estará como invitado Antonio Luengo Rodríguez, director general de la Agencia del Agua de Castilla La Mancha, quien expondrá la problemática del agua en esta comunidad

Valdepeñas acogerá los próximos 9, 10 y 11 de noviembre el XXIII Congreso de Sociología de Castilla-La Mancha bajo el título “Inseguridades y desigualdades en sociedades complejas.

Entre otros temas tratarán el agua como fuente de conflicto y estará como invitado Antonio Luengo Rodríguez, director general de la Agencia del Agua de Castilla La Mancha, quien expondrá la problemática del agua en esta comunidad.

El agua está en el epicentro del desarrollo sostenible y es fundamental para el desarrollo socioeconómico, la energía y la producción de alimentos, los ecosistemas saludables y para la supervivencia misma de los seres humanos. El agua también forma parte crucial de la adaptación al cambio climático, y es el vínculo crucial entre la sociedad y el medioambiente.

El agua es, además, una cuestión de derechos. A medida que crece la población mundial, se genera una necesidad creciente de conciliar la competencia entre las demandas comerciales de los recursos hídricos para que las comunidades tengan lo suficiente para satisfacer sus necesidades.

Para el desarrollo del ser humano, el agua y los sistemas de saneamiento no pueden estar separados. Ambos son vitales para reducir la carga  de enfermedades y para mejorar la salud, la educación y la productividad económica de las poblaciones.

En una nota, la organización reflexiona sobre “la explotación de recursos naturales no renovables, incluyendo el petróleo, el gas, los minerales y la madera, ha sido identificada como uno de los factores detonantes, impulsores o sustentadores de conflictos violentos en distintos lugares del mundo”.

Asimismo, la creciente presión y la competición por recursos renovables cada vez más escasos, como la tierra, el agua y una atmósfera limpia, tendencia que se ve además exacerbada por la degradación, el crecimiento poblacional y el cambio climático, están dando lugar a nuevos conflictos y dificultando los procesos de paz de los ya existentes. Cada vez hay más evidencias de que los desafíos a los que se enfrenta la gestión de recursos naturales se ven acrecentados por los vínculos entre recursos naturales por una parte y, por otra, las dinámicas económicas, políticas, culturales y sociales.