Autores de Grecia y Argentina, entre los premiados en el certamen de poesía del Trascacho en Valdepeñas

Lanza Valdepeñas
Cartel de la Cata del Vino  Nuevo y Anochecer Poético del Trascacho en Valdepeñas / Lanza

Cartel de la Cata del Vino Nuevo y Anochecer Poético del Trascacho en Valdepeñas / Lanza

La 50 Cata del Vino Nuevo y Anochecer Poético será el sábado, 1 de diciembre en el Auditorio Inés Ibáñez (Veracruz)

El jurado del quincuagésimo certamen de poesía del Grupo Artístico Literario “El Trascacho”, de Valdepeñas se reunió en 15 de noviembre en el Auditorio “Inés Ibáñez Braña” y, por espacio de dos horas, deliberó para otorgar, de entre los trabajos presentados al concurso, los cinco premios o símbolos. Autores de Madrid, Almería, Grecia y Argentina son los galardonados. Todos ellos han confirmado su presencia en el acto de entrega de símbolos, el próximo 1 de diciembre, a las 20 horas, en el Auditorio “Inés Ibáñez Braña”. Esta vez ninguno de los premiados lo ha sido antes.

El Símbolo “CENCIBEL” es para el poeta Alonso de Molina  de Almería, por el poema de título y lema  “Veneno enamorado”.

El Símbolo “JARAÍZ” corresponde a María Antonia García de León, de Madrid, que presentó el poema de título “El principio deseo”.

El Símbolo “CHILANCO” fue para el poema presentado bajo título y lema “La fotografía”. La autora del trabajo es Danai Delipetrou, natural de Grecia y afincada en Valencia.

El Símbolo “PÁMPANAS AMARILLAS”  es para Aurora Elena Olmedo Videla, de Argentina y con residencia en Alicante, por el poema de título “Hay un poeta”.

Y Símbolo “VINO NUEVO” para el poema de título y lema  “Para un final con puntos suspensivos”, cuyo autor resultó ser Amando García Nuño, de Madrid.

Formaron el jurado, José Agustín Blanco Redondo, Aurora Gómez Campos y Juan José Guardia Polaino, los tres escritores poetas reconocidos.

Edición 50

El grupo El Trascacho celebra la próxima noche de San Andrés, un anochecer de vino y versos muy especial: 50 años de bienvenida poética a cada nueva cosecha de vinos de Valdepeñas. Para la ocasión, el grupo ha prescindido de la figura de la “Exaltadora o Exaltador”, quien con su pregón glosaba el significado del vino para la ciudad, su economía y cultura, antes de proceder a la entrega de premios y lectura de poemas distinguidos.

Esta vez será el propio grupo el que ejerza esa función, recreando una de aquellas primera Catas del Vino Nuevo, de las que han llegado hasta hoy fotografías en blanco y negro y recortes de periódicos más bien añejos.

Se prepara, además, un libro digital que reúne todos los poemas premiados con el símbolo “CENCIBEL” (destinado a ensalzar el vino de Valdepeñas) desde los inicios del certamen.