El barrio Lucero de Valdepeñas acoge en sus calles la Pasión Viviente

Maite Guerrero Valdepeñas

Cerca de 250 figurantes participan en diez escenas este sábado para representar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo

Las calles del barrio Lucero de Valdepeñas acogen este sábado, 24 de marzo por la tarde la quinta edición de la Pasión Viviente, gracias al Grupo de Teatro Solidario, al Grupo de la Pasión Viviente y a la colaboración de varios vecinos y del Ayuntamiento de la ciudad. En total cerca de 250 figurantes participan en las diez escenas que representan la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

Rubén Villalta, párroco de la iglesia de Nuestra Señora de la Santa Paz y San Juan Bautista (iglesia del Lucero), ha explicado que el objetivo de esta iniciativa es “plasmar plásticamente la pasión de Jesús, acercar la pasión de Jesús con lo que se ve y se escucha y, sobre todo, a lo que Jesús siente y vive. Lo que queremos contar es que esta historia tiene que ver con cada uno de nosotros”.

Entre las novedades de este año destaca el hecho de que algunas escenas hayan pasado de tener nueve personas a tener veinte. “Algunas escenas han crecido, otras han cambiado de decorado. También estamos haciendo las cosas dentro de lo que nos está permitiendo el día, porque hay cosas que habíamos pensado que no están saliendo por el fuerte viento. Lo que más destaca es la cantidad de gente que participa, casi 250, y algunos decorados nuevos”.

Las escenas que pueden verse son la Entrada en Jerusalén, la última cena, el prendimiento de Jesús, la negación de Pedro, la sentencia, la coronación de espinas, Jesús camino del calvario, la crucifixión, el descendimiento y el encuentro de Jesús con la Virgen.

El año pasado vieron la Pasión Viviente cerca de 6.000 personas y se espera que la cifra sea similar este año. Pasan en grupos de 50 personas para realizar el recorrido que dura algo más de media hora.

 

El teniente de alcalde de Cultura, Turismo, Educación y Festejos, Manuel López, destacó en la presentación de esta iniciativa el que se haya consolidado dentro de la Semana Santa de la ciudad para recordar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

Recordó que desde el Concilio de Trento las hermandades y cofradías ayudan a sacar a la calle la Pasión de Jesús, primero con pasos procesionales y después con actos como esta Pasión Viviente, “que nació a través del párroco del Lucero, Rubén Villalta, y que el Ayuntamiento apoya a través de la ayuda para el montaje de infraestructuras, colocación de vallas, escenarios, parte del decorado, corte de calles… “Hasta donde podamos llegar, siempre contarán con la ayuda de la administración local. Independientemente de que seamos o no creyentes, esta iniciativa sirve para promocionar la ciudad. Todos sumamos. El Ayuntamiento organiza actividades, pero también el tejido asociativo de la ciudad”.

El edil puso en valor la “escenografía espectacular y el vestuario con rigor histórico” de esta Pasión Viviente, así como el hecho de que tanto ciudadanos de Valdepeñas como de otras localidades se acerquen a verla.

López dio las gracias a todas las personas que trabajan delante y detrás de la Pasión Viviente por la labor que realizan de forma voluntaria, con esfuerzo e ilusión. “La ilusión es lo principal para que las cosas salgan bien. Transmiten esa ilusión y los visitantes experimentan un recogimiento”.

Este año la Pasión Viviente se representa un día en lugar de dos, pero manteniendo el número de horas. La entrada se realiza por la Travesía San Blas, en la plazoleta de la Plaza de Toros. Como novedad, las personas con discapacidad, con uno o dos acompañantes, pueden pasar sin tener que esperar la cola.

Como dijo Francisco Fernández, miembro del Grupo de Teatro Solidario y director artístico de la Pasión Viviente, la quinta edición de la Pasión Viviente coincide con el 25 Aniversario de la Hermandad de la Esperanza Macarena y los 50 años de existencia de la parroquia de la Nuestra Señora de la Paz y San Juan Bautista.