Cáritas Interparroquial de Valdepeñas realiza un proyecto de huertos ecológicos

Lanza Valdepeñas
Los huertos ecológicos del proyecto de Cáritas Interparroquial de Valdepeñas / Lanza

Los huertos ecológicos del proyecto de Cáritas Interparroquial de Valdepeñas / Lanza

Participan 14 familias beneficiarias por estar en situación de necesidad

Cáritas Interparroquial  de Valdepeñas  viene desarrollando  un taller de huertos ecológicos en el que participan 14 familias beneficiarias por estar en situación de necesidad, formándose en los conocimientos básicos referentes a huertos ecológicos para que dispongan de hortalizas para su sustento.

Los objetivos que Cáritas se proponer son, por un parte, de carácter formativo, proporcionando conocimientos básicos sobre preparación de la tierra para plantar,  plantas autóctonas de huerta (tomate, pepino, judías verdes, berenjena…), abonado ecológico, enfermedades más comunes que pueden aparecer y cómo combatirlas de forma ecológica.

Todo ello se lleva a cabo mediante chalas-coloquio impartidas por un voluntario, ingeniero agrícola, realizando un total de 12 charlas, dos mensuales, en abril, mayo, junio, julio, agosto y septiembre. Después de todas ellas, se les entrega un dosier escrito de todo lo tratado.

El trabajo de campo se lleva a cabo “in situ” en el huerto. La supervisión de los trabajos hechos, estan a cargo de dos hortelanos jubilados, en horario  de tarde de 7.30 a 8.30,  de forma organizada y con citación previa en pequeños grupos cuando sea necesario.

Otro de los objetivos es de carácter asistencial, proporcionando recursos para poder completar con la mayor dignidad posible su supervivencia, por los exiguos recursos de que disponen las familias. Esto se consigue consumiendo las verduras y hortalizas que obtienen y haciendo conservas con el tomate y pimiento sobrante. También se les da una beca/salario de 300 euros por familia, distribuida en tres entregas durante los ocho meses (de abril a noviembre).

Asimismo otro objetivo es de carácter social, contribuyendo a introducir en red social a personas que por distintos motivos se encuentran aisladas.

Se prevén unos gastos de 5.294 euros en esta actividad entre compra de fertilizantes ecológicos, seguro de accidentes de constituyentes del taller, compra de simiente, becas de los beneficiarios, material y once azadones con astil.

Los beneficiarios son los artífices directos de su aprendizaje y del trabajo que realizan en sus parcelas.

“El aspecto formativo y la ejecución responsable es muy importante en el taller, por ello, se controla la asistencia en las charlas formativas y la posible negligencia manifiesta en su trabajo podría aminorar la cuantía de las becas concedidas”.