Comienza la demolición de los muros y el suelo del Canal de la Veguilla

Noemí Velasco Valdepeñas
Maquinaria empieza a demoler los muros y la solera del Canal de la Veguilla de Valdepeñas / N. V.

Maquinaria empieza a demoler los muros y la solera del Canal de la Veguilla de Valdepeñas / N. V.

Dos máquinas trabajan en la demolición de los muros y del suelo del Canal de la Veguilla, en el tramo comprendido entre las calles Seis de Junio y Norte. Manuel Martínez López-Alcorocho confirma que la fase de demolición durará “dos meses”. Después seguirá la reconstrucción de los muros, antes de colocar las vigas que soportarán la futura calzada central, flanqueada por dos bulevares. Incluido en la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (Edusi), el proyecto pretende minimizar riesgos ante cualquier catástrofe metereológica de la mano del Plan de Tormentas y revitalizar este “núcleo central del eje este-oeste”

La demolición de los muros y el suelo del Canal de la Veguilla de Valdepeñas en la zona oeste está en marcha. Desde hace varios días, dos máquinas trabajan con ahínco en la destrucción de las paredes de cara al desarrollo del nuevo proyecto de cubrición del canal y de construcción de dos grandes bulevares en el tramo comprendido entre las calles Seis de Junio y Norte. El objetivo es “revitalizar la zona” y, sobre todo, “ganar en seguridad” de cara a posibles trombas de agua.

El teniente alcalde de Obras y Urbanismo, Manuel Martínez López-Alcorocho, indica que la primera fase de las obras durará aproximadamente dos meses. “Tenemos que tener en cuenta que es una actuación compleja, porque hay que demoler todos los muros y hay que rebajar la solera 80 centímetros”, indica. El volumen de las vigas que soportarán la futura calzada exige que baje la solera y su peso obliga a un encofrado nuevo de los muros laterales.

Con cargo a la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (Edusi), la urbanización será “totalmente diferente” a la de otras zonas del Canal de la Veguilla. Al carecer de soportales los edificios colindantes, el Ayuntamiento ha optado por construir una calzada central de doble dirección y dos bulevares laterales, “dos zonas de paseo y esparcimiento”. La intervención es en una superficie de 7.650 metros cuadrados.

Tras la eliminación de los escombros, Manuel Martínez López-Alcorocho señala que seguirá la construcción de los muros nuevos. Después será la colocación de las vigas y, por último, la creación de los paseos y la calzada, aparte de las tareas de embellecimiento. El periodo de ejecución es de 18 meses, pero el concejal señala que si la obra sigue al ritmo actual “en un año estará muy avanzada”.

Seguridad ante las tormentas

Manuel Martínez López-Alcorocho visita las obras en el Canal de la Veguilla de valdepeñas / N. V.

Manuel Martínez López-Alcorocho visita las obras en el Canal de la Veguilla de valdepeñas / N. V.

Cabe destacar que el trabajo de la maquinaria tiene muy en cuenta la seguridad, y el concejal confirma que todo el escombro se extiende y no se acumula en montones, de manera que “si viniera una tormenta fuerte, el volumen de agua subiría hacia arriba y nunca habría riesgo de taponamientos”. Asimismo, después de calle Norte hay otra máquina que ha creado “un canal en el centro del canal”, para evitar que el agua se quede estancada, ya que esta zona va a quedar elevada con respecto a la anterior.

Con un presupuesto de 2.572.141,50 euros, la obra está contemplada dentro del Plan de Tormentas diseñado en el primer mandato del alcalde Jesús Martín (2003-2007) por la Universidad de Castilla-La Mancha para evitar desastres semejantes a la riada de 1979, que costó la vida de 22 personas. El Plan de Ordenamiento Municipal (POM) fija los criterios de actuación en base a este plan, que contempla además la construcción de un colector entre la Avenida de los Estudiantes y la del Vino.

Aparte de “embellecer la ciudad y que estéticamente los vecinos se sientan orgullosos de vivir en un pueblo como Valdepeñas”, el teniente alcalde destaca que “lo más importante es garantizar la seguridad de las personas”. Los desastres naturales son difíciles de controlar, pero el edil insiste en que “las inversiones han aminorado los problemas en los últimos años”. Con el colector que queda, los problemas que persisten en la zona norte por inundaciones acabarían.

Revitalización de la zona

Canal dentro del canal en la última parte de Avenida Primero de Julio / N. V.

Canal dentro del canal en la última parte de Avenida Primero de Julio / N. V.

Desde la llegada de la crisis económica pocos son los ayuntamientos que se aventuran a obras de tal magnitud y el concejal destaca que la intervención en el Canal de la Veguilla ha sido posible gracias a los fondos europeos que asumen la obra en un 80 por ciento. Detrás de todo, el Ayuntamiento además pretende revitalizar la zona y por eso ha optado por los paseos laterales, para que sea más fácil el acceso a los negocios. En palabras de Martínez, este “núcleo central del eje este-oeste” de la ciudad, que hasta ahora estaba deteriorado, ofrece “grandes oportunidades de negocio para los emprendedores”.

En cuanto a las molestias de las obras, Manuel Martínez López-Alcorocho pide paciencia a los vecinos, por el ruido, la suciedad y las dificultades en aparcamiento y acceso a cocheras. Hasta el momento apenas afectan al tráfico porque la maquinaria trabaja dentro del canal, y el concejal indica que cuando empiecen la intervención exterior se hará por zonas para que en ningún momento quede toda la plataforma cortada.