Demasiadas proteínas y pocos hidratos, crítica a la dieta de los jóvenes en ‘Ciudad Ciencia’ en Valdepeñas

Lanza Valdepeñas
La conferencia ‘¿Qué comen los jóvenes? ¿Qué deberían comer?’, celebrada en Valdepeñas / Lanza

La conferencia ‘¿Qué comen los jóvenes? ¿Qué deberían comer?’, celebrada en Valdepeñas / Lanza

El Centro Cultural “La Confianza” acogió el jueves la conferencia ‘¿Qué comen los jóvenes? ¿Qué deberían comer?’, en la que se puso también de manifiesto las diferencias entre los hábitos de alimentación de chicos y chicas

El Centro Cultural “La Confianza”, de Valdepeñas, acogió este jueves la conferencia ‘¿Qué comen los jóvenes? ¿Qué deberían comer?’, en la que se abordó el consumo de alimentos en población joven según los patrones de la dieta mediterránea. Se trata de una de las actividades del proyecto de divulgación científica ‘Ciudad Ciencia’, que desarrolla el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en colaboración con el Ayuntamiento de Valdepeñas.

El teniente de alcalde de Cultura, Turismo, Educación y Festejos, Manuel López, señaló que “se trata de un convenio que tenemos firmado con el CSIC para dar a conocer los proyectos que llevan a cabo de investigación, para que la gente sepamos en qué se invierten nuestros impuestos. Por lo que en esta ocasión, tenemos esta conferencia que habla sobre la dieta mediterránea, que no es un arraigo cultural, va más allá hacia una dieta equilibrada y una manera de saber cocinar”, explicó.

La ponencia, a cargo de Ana María Veses del Instituto de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y Nutrición (ICTAN, CSIC), ensalzó  la dieta mediterránea como una valiosa herencia cultural que representa mucho más que una simple pauta nutricional, rica y saludable. También analizó un estudio sobre el consumo de alimentos en una muestra de jóvenes y su relación con los patrones de este tipo de dieta, en la que despunta su afición por la comida rápida y hábitos de alimentación diferentes según su sexo.

“Las diferencias que hemos visto es que los chicos comen distinto que las chicas, por ejemplo, las chicas comen más frutas y verduras y los chicos más legumbres y pescados”, apuntaba Ana María Veses. Pero aparte de eso, añadía que “hay un consumo incrementado de carnes rojas, que en principio debería haber un consumo más bajo. La gente joven apenas come frutos secos, que son recomendados y tienden a reducir la ingesta de hidratos de carbono y aumentar la de proteínas, por lo que está algo desequilibrada la dieta y tendrían que reconducirla para comer un poco mejor de lo que comen”.

Ana María Veses recordó que la dieta mediterránea se basa en un elevado consumo de cereales, frutas, verduras, hortalizas y legumbres, incluyendo los pescados y el aceite de oliva como fuente principal de grasas y un bajo consumo de carnes y grasas saturadas, todo ello en un entorno de hábitos saludables.