El presidente de la DO Valdepeñas pondrá su cargo a disposición de la Junta Directiva porque señala que “no voy a salir corriendo”

Maite Guerrero Valdepeñas
Jesús Martín presentando las contraetiquetas de la DO Valdepeñas en 2019 / Lanza

Jesús Martín presentando las contraetiquetas de la DO Valdepeñas en 2019 / Lanza

Ante la petición de su dimisión por parte de AVIVAL, Jesús Martín ha declarado que solicitará la confianza del consejo regulador para ratificar su permanencia como presidente

El presidente de la Denominación de Origen Valdepeñas, Jesús Martín, ha declarado que “no voy a salir corriendo”, contestando así a la petición de su dimisión por parte de AVIVAL (Asociación Vinícola Industrial de Valdepeñas). Ha manifestado que en la próxima Junta Directiva de la DO solicitará la confianza del consejo regulador para ratificar su permanencia como presidente. “Si la ratifica, me quedaré. Sino, gracias por el tiempo que he estado”.

“Podría irme, pero no he salido corriendo nunca. Me pusieron las organizaciones (AVIVAL no estaba cuando fui  nombrado), así que les debo lealtad y someteré mi puesto al criterio de la DO. Pediré la confianza de quienes me la dieron”.

Ha apuntado que la próxima Junta Directiva de la DO será en un mes y medio o dos meses y que la Asamblea se convocará cuando esté la auditoría del Tribunal de Cuentas terminada para poder aprobar el presupuesto en dicha Asamblea General, así como la memoria de 2019.

Martín ha apuntado que la petición de su dimisión le ha sorprendido porque AVIVAL lo ha pedido por nota de prensa no en la Junta Directiva. En la reunión ha dicho que cree que el presidente no es imparcial, pero “el presidente no tiene capacidad resolutoria, sino que se dedica a ejecutar los acuerdos que se adoptan. Así es difícil que no pueda ser imparcial”.

 

Órgano de conciliación

Por otra parte, Martín ha señalado que ante algunas denuncias que se han hecho llegar al Consejo Regulador, tema que se elevará a la Asamblea, se creará un órgano de conciliación con los afectados para que, antes de llevar las cosas a más, se pueda tener un conocimiento exhaustivo y dar la opción de derecho de defensa a los acusados. “Es un paso más para esa gestión de trazabilidad. Lo que está judicializado es una confrontación entre dos empresas. Pido que se quede ahí. La justicia tiene que seguir su curso”.

Ha dicho que el tema está en manos de la Audiencia Nacional, que verá si abre causa o sigue con la investigación. “Estaré a disposición para lo que me requieran. Soy un presidente que no manda. Fui nombrado no para adoptar acuerdos, sino para hacer que se cumplieran los acuerdos que se adoptaran. Así, daré la información que me soliciten”.

 

Contraetiquetas

Respecto a las contraetiquetas, ha declarado que estaba aprobado este punto. Los vinos de la DO se comercializaban con tres etiquetas: blanco, tinto y rosado. “Cuando yo llegué dije que debíamos apostar por la trazabilidad y que la mejor manera era referenciar en las contraetiquetas la tipología del vino y la añada. A partir de 2016, que es cuando salen las uvas que se han cosechado y elaborado desde que se tomó esta decisión, el vino procedente de la uva de 2016 está en los crianza de 2018 y su etiqueta ya lo pone. Para reserva será el año que viene, ya que tienen cuatro años y para gran reserva hay que esperar hasta 2023. Mientras, toda etiqueta genérica es legal, siempre que no haya otro acuerdo. Así, no puedo negar a ningún operador la etiqueta genérica”.

 

Otros puntos

Martín ha dicho que la reunión de la Junta Directiva de este viernes ha sido muy larga, con más de 20 puntos tratados. Otros puntos han sido la campaña de publicidad (se ha autorizado al presidente para que solicite una subvención a Europa de 200.000 euros para campaña de imagen y publicidad, como el año pasado); se ha dado cuenta de que se ha certificado la cosecha de 2019; y se ha dado cuenta de los movimientos de vino en los últimos meses, entre otros puntos.