Folclore en Valdepeñas: la Rondalla de Educación y Descanso

Enrique Pedrero Muñoz Valdepeñas
Rondalla y Coro de Educación y Descanso de Valdepeñas, 1955. Con su director, Luis Ibáñez Fernández. Intervención en el Banquete a los Congresistas de la Hostelería / Lanza

Rondalla y Coro de Educación y Descanso de Valdepeñas, 1955. Con su director, Luis Ibáñez Fernández. Intervención en el Banquete a los Congresistas de la Hostelería / Lanza

La Rondalla de Educación y Descanso nació en 1942 impulsada por Luis Ibáñez Fernández, ancestro de una gran saga de artistas de la música y el canto que serán una institución en Valdepeñas. Fueron tantas las actuaciones del grupo, que sería interminable mencionarlas, también en la feria

La Obra Sindical de Educación y Descanso, con las siglas (EyD) fue una organización española de tipo cultural y recreativo, que comprendía las áreas de cultura, el arte, diversión, salud o deporte. La Obra Sindical, era dependiente de la Organización Sindical Española, que existió durante la época de la dictadura franquista. Fue fundada el 14 de diciembre de 1939 y estaba dedicada a promover y realizar todo tipo de actividades artísticas, culturales y deportivas por parte de los trabajadores, que dependían del Sindicato Vertical.

Tenía su sede en el paseo del Prado de Madrid. Uno de sus dirigentes, fue el valdepeñero Arturo Espinosa Poveda (Valdepeñas, 1920- Madrid, 2011), que ostentó la plaza de secretario general para las Relaciones Laborales en 1950 y posteriormente secretario general de la Organización Sindical, prácticamente hasta su desaparición.

El impacto de la Organización Sindical sobre la clase trabajadora fue enorme, siendo uno de los entes de la época, que más fructífero entre la clase obrera.

A la muerte de Francisco Franco en 1975 y la llegada de la democracia en España, la Obra de Educación y Descanso se clausuró en 1977 y también los Sindicatos Verticales.

Historia de la Rondalla

En el año 1942, se crea la Rondalla de Educación y Descanso y la Coral de Voces Blancas, de la Sección Femenina, de la que será después la actual Agrupación Coral Maestro Ibáñez, dirigida por Inés Ibáñez Braña. La creación de estas dos instituciones se debe a su padre, un gran músico, el alcarreño afincado en la Ciudad del Vino Luis Ibáñez Fernández (Sigüenza, Guadalajara, 1886- Valdepeñas, 1961), ancestro de una familia donde surgirá una gran saga de artistas de la música y el canto, que serán una institución en Valdepeñas, como sus hijos Luis (violinista y director de banda), Emilio (percusionista), Inés (pianista y directora de coral) y Antonio (violinista y director de banda).

A la muerte de Luis Ibáñez Fernández, en 1961, la dirección de la agrupación recayó en su hijo Luis Ibáñez Braña, mientras que en la Coral Maestro Ibáñez llevará la dirección su hija Inés, aunque anteriormente, ya la ostentaba de alguna manera.

Al ser nombrado, Luis Ibáñez Braña, director de la Banda de Mora de Toledo y no poder alternar ambas instituciones, le sucedió en la dirección de la Rondalla, su hermano Antonio, que llevó esta agrupación hasta su clausura, pero también dirigió la Banda Municipal de Valdepeñas.

Algunos apuntes

Componente del grupo con el traje típico de la Rondalla de Educación y Descando de Valdepeñas, en 1970 / Lanza

Componente del grupo con el traje típico de la Rondalla de Educación y Descando de Valdepeñas, en 1970 / Lanza

A partir de la creación de la Rondalla, todos los años actuaban en la feria de Valdepeñas, junto a la Banda de Música, bien de pasacalles, o en concierto en la calle de Mari Sánchez, según consta en varios Folletos y Revistas de las Ferias y Fiestas de la ciudad, desde 1944 y 1988.

La intervención de la agrupación en la I Feria Regional del Vino de la Mancha, de Valdepeñas en 1952, junto a la Banda de Música y la Sección de Coros y Danzas, fue contundente, así como en la Feria del Campo de Madrid en los pabellones de Ciudad Real y Valdepeñas.

El 7 de mayo de 1954, Inés Ibáñez colaboraba con su padre, Luis Ibáñez, preparando los bailes, para la función-homenaje a la Rondalla de Educación y Descanso.

En 1955, la agrupación musical de la Rondalla, bajo la batuta de su director Luis Ibáñez Fernández, intervinieron en el Banquete para los Congresistas Extranjeros de la Hostelería, que se celebró en las Bodegas Mateo S. A. de Aldeanueva de Ebro de la Rioja Baja.

Fueron tantas las actuaciones del grupo, que sería interminable mencionarlas. Así mismo, en el homenaje que se le rindió en Ciudad Real a Alfonso Izarra Rodríguez (Villanueva de los Infantes, 1911-Valdepeñas, 1922), nombrado presidente de la Diputación Provincial de Ciudad Real, entre 1959 y 1964 y que fuera alcalde de Valdepeñas, anteriormente entre 1957 y 1959, así como en 1964, fue nombrado gobernador civil de Cáceres y en 1969 gobernador civil, jefe provincial del Movimiento de Murcia, entre otros nombramientos. .

En la inauguración del Club Ruidera, en las Lagunas del mismo nombre, así como en otros tantos eventos tanto nacionales como regionales, que interviniera la Rondalla de Educación y Descanso y el Coro de Educación y Descanso de la Sección Femenina de Valdepeñas.

Según consta en algunos medios de 1970, la Rondalla en aquella época estaba activa. Así el diario ABC, de domingo 24 de mayo de 1970, en una de sus páginas decía lo siguiente: “El día de Ciudad Real en la Feria del Campo de Madrid”. Actuaron la Sección de Coros y Danzas de la Sección Femenina de la Capital Manchega y la Rondalla de Educación Descanso de Valdepeñas.

Sede y composición del grupo

Su sede oficial la tenían en la que fue la Capilla del Cristo de Burgos, en esos momentos edificio de Falange Española, donde ensayaban, alternándose con la Banda Municipal. Dicho edificio actualmente se ha restaurado.
El grupo estaba compuesto entre 30 a 35 personas, mientras que estuvo activo.
Los instrumentos que se utilizaban eran de música de cuerda o pulso y púa: violín, pasando por el violonchelo, contrabajo, guitarra, laúd, bandurria, etc.

La relación de este cronista con la Rondalla de Educación y Descanso de Valdepeñas fue bastante intensa, ya que mi padre Enrique Pedrero Díaz, fue componente del grupo durante muchos años, prácticamente hasta su desaparición. Tocaba el laúd y quien suscribe, les acompañaba, a la agrupación desde muy joven a muchos eventos antes mencionados, interviniendo con el izado de su bandera, como cajero, entre otras funciones. Tal era el interés de mi ancestro porque tocara el violín, que al final no lo consiguió, inclinándome personalmente por el arte y la literatura, aunque sigo siendo un entusiasta de la música, pero eso es otra historia.

Así mismo, por lo que respecta a la Rondalla, era casi normal los días que había ensayo en su sede, que se reunieran posteriormente una gran parte de ellos, en el patio de la casa de mis padres en la calle de la Virgen, para deleitarse tocando hasta altas horas de la madrugada y otras veces casi de día y saboreando una pipirrana, aperitivos de jamón, chorizo y queso y un gran lebrillo de limoná

Otros grupos

Al desaparecer la Rondalla de Educación y Descanso, incluso antes de 1977, al menos paulatinamente, surgió por iniciativa de algunos de sus componentes, como Sebastián Delgado Ruíz, director del grupo valdepeñero Quinteto Bizet de música de pulso y púa, compuesto por cinco músicos, de gran solera, que consiguieran diversos premios por gran parte de España, más jóvenes valores de la rondalla Jesús Castillo, con la unión de ambos grupos, crearon la Rondalla Virgen de los Llanos.

La nueva rondalla Virgen de los Llanos estaba compuesta por personas de ambos sexos, en los que predominaba jóvenes entre 14 y 37 años. Su intención entre otros elementos, era la de resucitar la gran Rondalla, que tras la muerte de su director, Luis Ibáñez Fernández en 1961 y según escrito de Sebastián Delgado Ruíz en la Revista de Ferias y Fiestas de 1977, con el título: “La Rondalla Virgen de los Llanos una realidad para nuestra música”, comentaba entre otros textos, lo siguiente: “Resucitar aquella gran rondalla existente en Valdepeñas hacia el año 1955, que por fallecimiento de sus director, abandono de unos y negligencia de otros, se fue disolviendo lentamente agonizando poco a poco ante la indiferencia de propios y extraños”.

Con la creación de La Escuela de Música y Danza de Valdepeñas en 1987, siendo alcalde de la ciudad, Esteban López Vega (Valdepeñas, 1928-1992), muchos de estos músicos se incorporaron a dicha escuela
Posteriormente y a la vuelta de unos años, estas agrupaciones de músicos de pulso púa, fueron desapareciendo con el fin del siglo XX.