El IES Bernardo de Balbuena acoge una jornada de anillamiento científico

Lanza Valdepeñas
Los alumnos participaron en una jornada de anillamiento científico / Lanza

Los alumnos participaron en una jornada de anillamiento científico / Lanza

Se capturaron, anillaron y devolvieron 11 aves de cuatro especies distintas, tras realizar las pertinentes medidas anatómicas e identificación

Una Jornada de anillamiento científico se ha llevado a cabo en el IES Bernardo de Balbuena, “por la cual, debemos agradecer al anillador de Valdepeñas, Jorge Caminero Navarro, del Grupo de Anillamiento Masiega, dependiente del Centro de Migración de Aves, su tiempo y gentileza mostrándonos los procedimientos habituales de esta poco conocida tarea científica”.

Se instalaron cuatro sistemas de captura en los jardines exteriores del centro, “resultando la jornada bastante entretenida”. Se capturaron, anillaron y devolvieron,  11 aves de cuatro especies distintas, tras realizar las pertinentes medidas anatómicas e identificación. Destacó especialmente la recuperación de un Carricero común (Acrocephalus scirpaceus), que se hallaba de paso migratorio de vuelta a sus lugares de cría desde África.

“Lo especialmente anecdótico es que este individuo en concreto, había sido anillado previamente en algún lugar de Francia, pues portaba una anilla con remite francés,  siendo este tipo de recuperaciones realmente infrecuentes (e interesantes científicamente). Esta anécdota, a parte de la gran belleza de estas aves, le dio un punto extra de interés a la tarde”.

La actividad, dirigida a alumnos de 1º de la ESO, resultó de gran utilidad para asentar y ampliar conocimientos sobre los contenidos estudiados recientemente sobre vertebrados. Se sumaron algunos visitantes más y compañeros docentes del centro aprovechando lo interesante y curioso de la actividad.

“Es destacable, como nos comentaba Jorge, concienciar de la importancia de conocer, respetar y proteger las aves y sus hábitats, especialmente dada la alarma creciente en el colectivo científico, pues es un hecho constatado  con datos obtenidos a partir del anillamiento científico y otros, el preocupante descenso en el número de individuos de casi todas las especies de aves, consecuencia, principalmente, de las actividades humanas. Estas actividades propias de agricultura intensiva y del desarrollo agro-industrial, son tan agresivas con el medio ambiente que limitan las áreas disponibles de cría, alimentación y descanso, al igual que el uso de pesticidas y agroquímicos que afectan directa o indirectamente a  las cadenas tróficas. También se habló de las especies invasoras, consecuencia de los cambios de comportamiento de especies fruto de las acciones humanas a nivel global por todos conocidas”.