Lanza Digital

La Archicofradía de Nuestro Padre Jesús valora positivamente la restauración de las pinturas barrocas de la capilla del Convento

Las pinturas barrocas de la capilla del Convento de los Padres Trinitarios de Valdepeñas, únicas pinturas barrocas en Castilla-La Mancha, según señaló el alcalde de la ciudad, Jesús Martín, serán restauradas, tal y como anunció el primer edil al presentar los presupuestos municipales de este año, que se llevaron a Pleno este viernes. Aunque el regidor municipal ya ha hablado de esta restauración en otras ocasiones, como en la última entrega de los premios Vino Blanco y Vino Tinto de Lanza.

Los trabajos de restauración serán financiados al 50% entre el Ayuntamiento de Valdepeñas y, de otra parte, la Archicofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado y Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad y la Comunidad de Trinitarios.

La restauración comenzará en septiembre u octubre y se realizará hasta Semana Santa, cuando habrá un parón hasta septiembre. Se espera que dure dos años y correrá a cargo de una empresa de Salamanca, Uffizzi.

Pinturas barrocas de la capilla del Convento de los Padres Trinitarios de Valdepeñas / J. Jurado

El Hermano Mayor de la Archicofradía, Valentín Martín, ha valorado positivamente esta restauración que venían solicitando desde hace unos 20 años. “Significa mucho para nosotros porque llevamos muchos años pidiendo que se restauren estas piezas que se están deteriorando. Ha llegado el momento en que el ayuntamiento está por la labor, la Comunidad Trinitaria y la hermandad también. Es un patrimonio que se podría perder sino se lleva a cabo la restauración”.

 

El presupuesto total para la restauración de las pinturas asciende a 200.000 euros, que se ejecutará en dos años, por lo que tanto ayuntamiento como Trinitarios y Archicofradía deberán aportar 50.000 euros cada año.

Valentín Martín, Hermano Mayor de la Archicofradía de Nuestro Padre Jesús de Valdepeñas / Maite Guerrero

Valentín Martín pide a la gente que colabore. “No es para nosotros, sino para el pueblo. Es algo que se quedará, una obra de arte que no podemos dejar que se pierda en Valdepeñas. Se está deshaciendo y cuanto más tiempo pase, más se perderá y más costaría tratar de arreglarlo. Se va a dejar como nueva, dentro de su antigüedad”.

La Archicofradía ve difícil poder conseguir el dinero, pero va a poner todo su empeño. “Lucharemos contra viento y marea y esperamos que sea factible, ya que el ayuntamiento aportará lo que aportemos nosotros”. “Hemos subido la cuota de los hermanos tres euros, tal y como se aprobó en Asamblea General Extraordinaria, parte del cepillo será para la restauración, organizaremos excursiones, peregrinaciones, intentaremos contar con empresas colaboradoras… pediremos hasta debajo de las piedras para que el proyecto pueda salir adelante. También intentaremos pedir alguna subvención”.

Pinturas barrocas de la capilla del Convento de los Padres Trinitarios de Valdepeñas / J. Jurado

En cuanto al tema de las subvenciones, Valentín Martín comentó que al ser una capilla privada, ya que pertenece a los Trinitarios y no es del obispado, puede que no pueda acceder a algunos tipos de ayudas.

El Convento no es una parroquia, sino que depende de la parroquia del Santísimo Cristo, aunque en él se celebran misas y bodas.

La Archicofradía de Nuestro Padre Jesús tiene 1.400 hermanos, siendo la más numerosa de Valdepeñas y es que Nuestro Padre Jesús cuenta con gran devoción en la localidad. Tanto la procesión de Semana Santa como la de septiembre son de las que congregan a mayor número de personas, unas 1.000.

Pinturas barrocas de la capilla del Convento de los Padres Trinitarios de Valdepeñas / J. Jurado

 

Gran parte de los ciudadanos visita a Nuestro Padre Jesús en su capilla todos los días pero, sobre todo, los viernes, cuando el Convento está abierto durante más tiempo.

Se tratará de que la restauración no afecte a las visitas, haciéndola por fases para que la gente pueda pasar. “Sólo sacaremos la imagen cuando restauren el camerín o en caso de que haya riesgo para las imágenes, el público o los trabajos de restauración”.

Pinturas barrocas de la capilla del Convento de los Padres Trinitarios de Valdepeñas / J. Jurado

Las pinturas de la cúpula son obra de Alberto Lizcano del Prado, natural de Ciudad Real, artista muy conocido, estimado por sus trabajos en lienzo y decoración de temas religiosos. Algunas de las pinturas y frescos son obra de un maestro italiano y el camarín fue terminado por los hermanos Penot.