La devoción a la patrona de Valdepeñas posibilita su Coronación Pontificia

Maite Guerrero Valdepeñas
La Virgen de Consolación, patrona de Valdepeñas / Maite Guerrero

La Virgen de Consolación, patrona de Valdepeñas / Maite Guerrero

La Virgen de Consolación serán coronada pontificialmente el 1 de junio de 2019 y la devoción de los fieles es uno de los requisitos para que pueda hacerse

La Virgen de Consolación, patrona de Valdepeñas, será coronada pontificialmente el 1 de junio de 2019, tal y como ya se ha anunciado, pero ¿qué es una Coronación Pontificia y qué requisitos hacen falta para que sea posible? Uno de los requisitos es que haya una especial devoción de los ciudadanos, tal y como puede verse, por ejemplo, en la ofrenda de flores a la Virgen cada septiembre durante las fiestas patronales de la Vendimia y el Vino, en la que miles de valdepeñeros llevan flores a su patrona.

La Coronación es un rito litúrgico que la Iglesia reserva a imágenes insignes del Señor y de la Virgen María que gozan de una especial devoción por antigua y arraigada. Consiste en imponer una corona ofrecida por los fieles. Tiene su fundamento teológico en la realeza de Jesucristo, Hijo de Dios y de María. La Coronación Pontificia, en nombre de su santidad el Papa, alcanza su máxima expresividad cuando sigue a un proceso de renovación espiritual de la comunidad, siempre con sus pastores al frente.

Por ello, hasta 2019 se llevará a cabo una preparación y renovación espiritual de la Iglesia de Valdepeñas.

El Hermano Mayor de la Hermandad de Nuestra Señora de Consolación, Antonio Ruiz, ha comentado que la idea de la coronación ha estado siempre presente durante 25 años pero, por circunstancias, no ha podido llevarse a cabo. “Ahora una conjunción del párroco de la Asunción, Enrique Galán, el obispo Gerardo Melgar, y la Hermandad, lo ha hecho posible y se mandó la propuesta a Roma”.

Por su parte, Enrique Galán, ha indicado que la justificación para hacer la propuesta fue el arraigo y la devoción de la Virgen y que al pueblo le supondrá un mayor crecimiento de la vida cristina. “El proceso puede durar meses, pero gracias a la buena gestión del obispo, nos lo han concedido enseguida. Aún así, lo hemos pedido para el 1 de junio de 2019 para hacer tres años preparatorios”.

Antonio Ruiz ha explicado que el 31 de mayo es el día en que la Virgen llegó a Valdepeñas cuando en la Guerra de la Independencia tuvo lugar el traslado definitivo del Santuario de Aberturas. “Como es viernes y es el Día de Castilla-La Mancha, lo hemos puesto el 1 de junio, sábado, para facilitar que los valdepeñeros que estén fuera de la localidad puedan venir, aunque las actividades comiencen el 31”.

Además, se eligió 2019 porque se cumplen 300 años de la refundación de la Hermandad de la Virgen de Consolación, ya que se constituyó en 1719.

El obispo coronará a la Virgen y participarán toda la Iglesia de Valdepeñas en sus diferentes estamentos  y los hijos del pueblo. Según ha apuntado Enrique Galán, “al ser la patrona de Valdepeñas queremos que participen todos los organismos, asociaciones e instituciones del pueblo. Queremos que sea un día festivo para toda Valdepeñas y la comarca. Al igual que en la ofrenda de flores participan todas las asociaciones, queremos que este día pase lo mismo”.

En cuanto a los actos previos, hay dos puntos fuertes de actividades cada año en mayo y en octubre, en los que se desarrollan conferencias, actos de culto, triduos, proyección de películas marianas, exposiciones…

Entre las conferencias ya celebradas han estado “María modelo de fe”, “Sentido teológico y pastoral de la coronación de la Virgen”, “Las coronaciones de la Virgen en la Diócesis de Ciudad Real”, ya que ha habido varias en la provincia canónicas y pontificias, y “Las apariciones de la Virgen en el siglo XX, especialmente, Fátima”.

También se ha hecho una oración para esta preparación, que se reza en el rosario y en los actos litúrgicos.

Además, en su Asamblea General de junio, la Hermandad de la Virgen de Consolación aprobó los proyectos de la nueva corona y nuevo manto procesional, que serán utilizados en la Coronación Pontificia de la imagen de la Virgen de Consolación.

El diseño de la corona ha corrido a cargo del prestigioso joyero onubense José María Carrasco Salas. Para este fin, la Hermandad está realizando una recogida de objetos de plata para fundirlos.

El manto es un diseño conjunto del citado José María Carrasco, Mateo López y Antonio Bravo, y se realizará en el taller “Bordados Mateo López Crespo” de La Carolina (Jaén), que ya ha trabajado para Virgen, con gran éxito.

“Queremos comenzar el camino que iremos haciendo, que nadie de Valdepeñas se quede sin saber lo que es la coronación”.

Para Galán esta coronación significa un motivo de alegría. “Es la patrona de Valdepeñas. Para nosotros es un motivo de gozo que la Santa Sede conceda esta coronación. No añade nada nuevo, sino que es un gesto de cariño y respeto para la Virgen. No es para mayor gloria de la hermandad, sino para mayor devoción de la Virgen de Consolación”, apuntan Galán y Ruiz.