La parroquia de la Asunción de Valdepeñas celebrará una misa funeral a don Julián Ramírez cuando las circunstancias lo permitan

Lanza Valdepeñas
Don Julián en una fotografía tomada recientemente / Lanza

Don Julián en una fotografía tomada recientemente / Lanza

El expárroco de esta iglesia, que fue nombrado Hijo Adoptivo de la ciudad, ha fallecido este jueves

El actual párroco de la iglesia de la Asunción de Nuestra Señora de Valdepeñas, Enrique Galán, ha enviado un comunicado a los medios de comunicación en el que informa de que el expárroco de la Asunción, don Julián Ramírez, ha fallecido y de que, cuando las circunstancias lo permitan, la parroquia de la Asunción convocará a todos a una misa funeral por su eterno descanso.

La nota señala que a la una y media de este jueves, 21 de mayo ha fallecido don Julián, quien durante 32 años fue párroco de la Asunción y que, al finalizar su vida activa, se quedó a vivir en su querida Valdepeñas. Sus restos descansarán en el cementerio de Torrenueva junto a los de sus padres.

Don Julián, nació en Torrenueva el 22 de septiembre de 1930. Estaba a unos meses de cumplir los noventa años. Ingresó muy joven en el Seminario de Ciudad Real, donde cursó los estudios eclesiásticos. Fue ordenado sacerdote en la Asunción de Valdepeñas el 21 de junio de 1953, sin haber cumplido aún los 23 años. Tras unos breves estudios en Madrid, fue nombrado Formador del Seminario Menor, cargo en el que permaneció hasta 1974. Se incorporó a la parroquia de la Asunción como párroco de la misma el 12 de septiembre de dicho año y permaneció más de 40 años, 32 como párroco y el resto como adscrito. Los últimos años los pasó en la residencia de las Hermanitas de los Ancianos.

Don Julián siempre recordaba sus dos grandes amores: el Seminario y Valdepeñas. Amores que le fueron profundamente correspondidos. El cariño, el respeto y el agradecimiento de sus antiguos alumnos y de tantas familias de Valdepeñas son muestra fehaciente de ello. A lo largo de su vida fueron muchos los homenajes y galardones que recibió, pero él estaba especialmente orgulloso de su nombramiento de Hijo Adoptivo de la ciudad, ya que se sentía valdepeñero.

El Ayuntamiento de Valdepeñas también ha enviado un comunicado lamentando su pérdida.

“Descanse en paz don Julián Ramírez”.