Ratifica ante la Audiencia que su tío abusó de ella desde los 10 hasta los 16 años

Belén Rodríguez Ciudad Real
Concha Marín, la abogada del programa Revelas-m que representa a la presunta víctima. La acusación pide 5 años de cárcel / Elena Rosa

Concha Marín, la abogada del programa Revelas-m que representa a la presunta víctima. La acusación pide 5 años de cárcel / Elena Rosa

El acusado lo niega todo y lamenta que sus cuñados “no me han dejado explicarme”. Ocurrió en un pueblo de la comarca de Valdepeñas

La adolescente de la comarca de Valdepeñas que acusa a su tío, E.I.T., de abusos sexuales ha ratificado su denuncia este jueves ante la Audiencia Provincial.

La chica, que ya ha cumplido 18 años, ha explicado al tribunal que su tío político -marido de la hermana de su madre- estuvo abusando de ella más o menos a partir de los diez años y hasta que cumplió 16, en el año 2015, cuando decidió contar lo que le estaba pasando. Él lo niega todo y se ha quejado al final del juicio, a puerta cerrada, de que sus cuñados “no me han dejado explicarme”.

La menor dice que su tío la manoseaba cuando se quedaba a solas con ella más o menos desde los diez años. Al principio los tocamientos eran leves, por encima de la ropa, pero a medida que fue cumpliendo años se agravaron, hasta el punto de que empezó a prevenirse contra él y le pidió a su hermano pequeño, de unos 9 años, que nunca la dejara a solas con el tío. A sus padres no les dijo nada porque no quería estropear la estrecha relación que existía entre las familias, completamente rota a raíz de esta denuncia.

“Un proceso muy doloroso”

“El proceso ha sido muy doloroso”, ha explicado la abogada de la menor Concha Marín, que ejerce la acusación particular a través de la asociación Revelas-m, un programa del Gobierno regional de ayuda a menores víctimas de abusos sexuales.

Marín reclama 5 años de cárcel para el acusado, como la fiscalía, y además diez años de libertad vigilada una vez cumplida la pena de prisión.

No quieren indemnización sólo “justicia”

Sin embargo la familia de la presunta víctima ha renunciado a recibir indemnización porque según su abogada: “El único interés que tienen en este procedimiento es que se haga justicia”.

La adolescente, que ha recibido ayuda psicológica del programa Revelas-m, se sinceró primero con un chico de su edad con el empezó a salir, que fue el que la animó a denunciar lo que le estaba ocurriendo, y ni siquiera pudo hacerlo a la cara de su padre, al que envió una carta por correo electrónico. No obstante los padres -visiblemente afectados hoy en los pasillos de la Audiencia-, la creyeron desde el primer momento y cortaron relaciones con el cuñado.

El hermano apoya su versión

La principal prueba de cargo en este caso es el testimonio de la perjudicada, al que fiscalía y acusación particular dan total credibilidad, y también el del hermano, “que vio alguno de los episodios más graves”, ha explicado su abogada.

Para la abogada defensora, que ha preferido no hacer declaraciones a la prensa, no hay pruebas contundentes contra el acusado, al que su mujer sigue apoyando.

El equipo psicosocial de los juzgados de Ciudad Real considera creíble el testimonio de la menor, muy cuestionado por la defensa, que ha llevado a su propio perito psiquiátrico a la vista oral.

El juicio se ha celebrado en una única sesión de cinco horas en la Sección Primera, en la que el personal judicial ha evitado el contacto entre las familias. A la menor se le ha permitido declarar por videoconferencia desde otra sala para no tener que volver a ver a su presunto abusador.