Varias comarcas de la provincia de Ciudad Real se han visto afectadas por fuertes tormentas de agua

Julia Yébenes Ciudad Real
Un olivar inundado en Almedina

Un olivar inundado en Almedina

Tras estas abundantes lluvias en la provincia de Ciudad Real y en otras zonas de Albacete y Cuenca, el Gobierno de Castilla-La Mancha ha activado el Plan Específico ante el Riesgo por Fenómenos Meteorológicos Adversos (METEOCAM) en toda la comunidad autónoma

Varias comarcas del centro y sureste de la provincia de Ciudad Real se han visto afectadas esta tarde por la caída de fuertes trombas de agua, que han provocado inundaciones en algunas explotaciones agrarias, aunque, según ha podido saber Lanza, no ha habido daños personales.

En concreto, municipios como Almedina y Villanueva de los Infantes, en el Campo de Montiel, se han visto sorprendidos por intensas tormentas de agua, aunque ha estado ausente de pedrisco, según ha relatado a este diario un agricultor almedinense, que no ha sabido precisar la cantidad de agua que ha llovido.

En Infantes se ha registrado mucha menos agua, tan solo un litro por metro cuadrado hasta las 18 horas, según los datos que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) plasma en su página web.

De la misma manera, Almuradiel y Viso del Marqués, en las estribaciones de Sierra Morena, han sido otros de los pueblos más afectados por las precipitaciones, en concreto la Aemet ha contabilizado hasta las 20,10 horas en esta última localidad 14,8 litros por metro cuadrado, mientras que en Valdepeñas la tormenta ha dejado 4,4 l/m2.

También en el noreste las lluvias han hecho acto de presencia, en concreto en la comarca de La Mancha, en el término de Tomelloso, donde la Aemet ha contabilizado 0,6 l/m2 .

En Puebla de Don Rodrigo, cerca de Los Montes de Toledo, en el noroeste de Ciudad Real, han registrado 1,1 l/m2, mientras que en la capital no ha llovido en toda la tarde.

De la misma manera, el Servicio de Emergencias 112 ha registrado tres incidentes en la provincia de Ciudad Real de un total de once en Castilla-La Mancha, siete en Albacete, y uno en Toledo.

Según han informado fuentes de este servicio a lanzadigital los avisos se han producido desde las 17 horas en localidades como Calzada de Calatrava, donde se han inundado algunos garajes, en Villamanrique, Alhambra o Malagón.

Meteocam

Estas abundantes lluvias no sólo en la provincia de Ciudad Real sino en otras zonas de Albacete y Cuenca, han hecho que el Gobierno de Castilla-La Mancha haya activado a las 19 horas el Plan Específico ante el Riesgo por Fenómenos Meteorológicos Adversos (METEOCAM) en toda la comunidad autónoma.

Así, prevé lluvias intensas y tormentas localmente fuertes en las cinco provincias de Castilla-La Mancha y, especialmente, en la comarca de La Mancha de Ciudad Real, Albacete y Cuenca, donde el aviso es de nivel naranja.

El 112 ha informado a los ayuntamientos, diputaciones provinciales y a los grupos de intervención en emergencias para que puedan establecer las medidas de prevención, seguimiento y respuesta, y el propio servicio cubrirá los incidentes  relacionados con las lluvias y tormentas en la región.

Consejos

De la misma manera, ofrecen recomendaciones en caso de tormentas en el campo, como evitar las zonas altas y refugiarse debajo de los árboles, por el peligro de descargas eléctricas.

En la ciudad aconsejan buscar refugio al abrigo de edificios y en el interior de las casas evite que se produzcan corrientes de aire, pues estas atraen a los rayos.

Si la lluvia torrencial te sorpredente en la carretera recomiendan reducir la velocidad, adaptarse a la visibilidad existente; evitar pasar por tramos inundados, cauces o ramblas y, si va a pie en el campo, buscar lugares elevados ante la posibilidad de una inundación.

También apuntan a retirar de la vivienda los elementos exteriores que puedan ser arrastrados por el agua, y si se inunda parte de la casa, habrá que abandoar sótanos y plantas bajas y desconectar la energía eléctrica.

En el exterior, hay que evitar estacionar el vehículo o vadear con él arroyos o cauces para evitar ser arrastrado por una súbita crecida de agua.