Logran citar a juicio a uno de los 4 presuntos culpables de un pufo de 350.000 euros en Infantes

Belén Rodríguez Ciudad Real / Villanueva de los Infantes
Soportales de la plaza Mayor de Villanueva de los Infantes / J.J.

Soportales de la plaza Mayor de Villanueva de los Infantes / J.J.

La fiscalía pide 6 años de cárcel por una estafa que consistió en simular la apertura de un supermercado y engañar a más de treinta empresas y a cinco trabajadores. Uno de los presuntos estafadores ha muerto y los otros dos siguen huidos

La sección segunda de la Audiencia Provincial pretende enjuiciar la semana que viene a uno de los cuatro escurridizos estafadores que supuestamente hace trece años dejaron un pufo 353.937 euros en Villanueva de los Infantes.

Corría el año 2006, ni siquiera estaba generalizado el comercio online, cuando estos supuestos hombres de negocios se quedaron con el traspaso del supermercado Yetri de la localidad.

El papeleo con el primer propietario lo resolvieron en octubre de 2005, un mes después firmaron cuatro contratos de trabajo de personal para recibir mercancías y hacer acopio de productos para abrir un negocio que en realidad era un timo.

Entre los meses de noviembre de 2005 y febrero de 2006 hicieron pedidos de distintos productos a empresas de la zona, que nunca llegaron a pagar. Al principio, para aparentar solvencia, abonaron algunas mercancías de poco valor pero cuando se ganaron la confianza del entorno hicieron pedidos de más cuantía por los que entregaron pagarés.

Pedidos a empresas de la zona

En apenas cuatro meses entablaron ‘relaciones comerciales’ con una treintena de empresas de la localidad y la comarca, entre ellas la cooperativa Nuestra Señora de la Antigua o Refrigeración Aparicio; eso sí, en todos los documentos aparecían con nombres falsos, hasta que el 24 de enero de 2006 desaparecieron. Después se supo que vendieron los productos adquiridos a un precio inferior al de compra en algunos casos.

Con los salarios que adeudan al personal contratado para la recepción de la mercancía y los pedidos la estafa asciende a los más de 350.000 euros que recoge el escrito de acusación de la fiscalía.

Solo un acusado se sentará en el banquillo

Trece años después la justicia ha dado con el paradero de al menos uno de los presuntos estafadores, F.C.M., (condenado en el año 2001 en Murcia por otra estafa), otro ha muerto y los dos restantes continúan en situación de rebeldía.

Treinta y dos testigos

La fiscalía considera a F.C.M. responsable de un delito continuado de estafa, con la agravante de reincidencia, y pide 6 años de cárcel (se le aplica la pena anterior a la última reforma del Código Penal). La vista oral se ha señalado para los próximos 26, 27 y 28 de febrero. En el juicio están citados treinta y dos testigos.