La “fiebre” de David Bisbal calentó la primera noche fría de las fiestas con 4.000 almas entregadas

Lanza Villarrubia de los Ojos
Numeroso público acudió al concierto /Lanza

Numeroso público acudió al concierto /Lanza

El cantante andaluz entusiasmó al público manchego, que sintonizó con él en todo momento durante el concierto de las Fiestas Patronales villarrubieras

La primera noche fría de septiembre en la Mancha apenas se notó en Villarrubia de los Ojos donde la “fiebre” de David Bisbal (título de una de sus canciones) calentó y entusiasmó a unas 4.000 personas de toda la provincia en el espectacular concierto “Hijos del mar”, asistentes que cantaron, bailaron y disfrutaron con el andaluz, y viceversa, durante las dos horas del concierto.

Si el álbum “Hijos del mar” consiguió ser disco de platino en España en tan solo dos semanas, diez minutos le bastaron a Bisbal para derramar la sal de su mar almeriense en el viñedo villarrubiero y ciudadrealeño, y ser correspondido, porque miles de personas venidas de toda la provincia lo arroparon, corearon y bailaron durante dos horas, al ritmo de una veintena de canciones.

El cantante andaluz cautivó al público /Lanza

El cantante andaluz cautivó al público /Lanza

La impresionante producción del tour bisbalero, con 6 camiones trailers en gira, 80.000 watios de sonido y 300.000 de iluminación se dejaron notar en el Auditorio de los Ojos del Guadiana, desde el inicio del concierto, cuando, Bisbal interpretó “Mi norte es mi sur”, mientras las pantallas mostraban bellas imágenes turísticas de la provincia de Almería, donde arrancó su gira.

Después le siguieron otros temas de su actual álbum que, mediado el concierto, salpicó con canciones de sus álbumes anteriores, en un directo que fue un derroche de energías y de prueba evidente de que el andaluz se maneja perfectamente sobre el escenario.

El montaje del concierto permitió una gran visibilidad /Lanza

El montaje del concierto permitió una gran visibilidad /Lanza

En la noche de luna decreciente, David Bisbal interpretó temas clásicos suyos como “Esclavo de sus besos”, “Quiero perderme en tu cuerpo”, “Culpable” y otros más actuales como “Antes que no” o “Lo tenga o no”.
Sin duda dos de los momentos más coreados y emocionantes para el público fue cuando interpretó “Duele demasiado” que introdujo con la frase “para que dejen de existir las guerras”, “y con el que colabora con UNICEF para paliar el sufrimiento de los niños soldado; desatándose el delirio después en “Fiebre”, y en uno de los momentos más romántico de la noche con la canción “Dígale”.

El público cantó y coreó todas sus canciones /Lanza

El público cantó y coreó todas sus canciones /Lanza

El fresquito de la noche no fue óbice para que el cantante, quien dedicó “Princesa de mis sueños “a todas la princesas de Villarrubia de los Ojos, se cambiara varias veces de vestuario durante el concierto, el único dado en la provincia y uno de los dos únicos de Castilla-La Mancha junto con Toledo.

En todo momento destacó el cariño y la entrega del público a su ídolo, muchos seguidores del cantante con fotos, y sus teléfonos móviles a todo trapo inmortalizando el momento. A estos se les vio reir, saltar y llorar de emoción. Hubo quien dijo “ha sido una dosis de ánimo impresionante para todo el año”, mientras saltaba al ritmo de “Lloraré las penas” o “Torre de Babel”.

Al final, no se hizo rogar mucho Bisbal en la petición de bises, especialmente de uno de sus temas más solicitados y queridos “Ave María”, que con trepidante ritmo electrónico interpretó a la vez que repetía un popurrí de otros “Como la primera vez”, “Tu ausencia” o “Amar es lo que quiero”, antes de cerrar el concierto, muy bien organizado, y donde se observaron más medidas de seguridad respecto a otros años.

Las fiestas de Villarrubia de los Ojos siguen hasta el próximo martes 12º otros actos como carrera nacional de galgos, espectáculo de recortadores y encierro infantil con carretones, entre otros. Más información en www.villarrubiadelosojos.es