Violencia machista: mantienen la petición de 18 años para el acusado de graves delitos en Tomelloso

Belén Rodríguez Ciudad Real / Tomelloso
El juicio ha quedado visto para sentencia este jueves / Elena Rosa

El juicio ha quedado visto para sentencia este jueves / Elena Rosa

“Detesto la violación y que me acusen de algo tan bajo y asqueroso; esto me está matando”, ha dicho el acusado al final en el juicio en el que está imputado por saltarse la orden de alejamiento de su ex para hostigarla, agredirla sexualmente y hacerle chantaje. La defensa insiste en que no se ha probado nada

Ramón R.T., el presunto maltratador de Tomelloso que contactó y convivió con su expareja, M.J.L.R., semanas después de que ella lo denunciara por una paliza (junio de 2019); y los juzgados dictasen una orden de alejamiento, se ha mantenido firme este jueves al final del juicio en su defensa: “Soy inocente”, ha insistido.

Acusado de quebrantamiento de condena, agresión sexual, descubrimiento y revelación de secretos y conducción temeraria, Ramón está indignado con la imputación por violación, el delito por el que se le pide la pena más alta (doce años).

«Detesta» que lo acusen de violación

“Detesto eso [ni siquiera ha pronunciado la palabra] y que me acusen de un delito tan bajo y ruin, que se mira tan mal, es asqueroso; esto me está matando, estoy tomando medicación, lo que en mi vida. No duermo, no descanso, si lo hubiera hecho lo reconocería y como un hombre lo asumo, pero de esto soy inocente”, ha dicho en su derecho de última palabra al final de la vista que se ha celebrado en dos sesiones en la Audiencia Provincial.

La intervención, de más de cinco minutos, se ha producido después de que su abogado Pedro Román haya pedido una sentencia absolutoria y subsidiariamente una condena solo por un delito contra la seguridad vial, al entender que no hay pruebas en su contra.

Ella no se lo dijo al guardia que la protegía

La defensa alega que la orden de alejamiento (estaba en busca y captura por otra causa) nunca se le notificó y que fue la víctima, con la que Ramón tiene otro juicio pendiente por la agresión de 2019, la que contactó con él después de denunciarlo, y se fue a vivir con él sin comunicarlo al guardia civil que la llamaba casi a diario y la protegía. “Se dice que mi defendido tiene experiencia por delitos anteriores, ella ha denunciado a dos parejas más por violencia de género y ha tenido otras órdenes de alejamiento”, ha afirmado.

Relación de dominio y dependencia

Jesús Gil, el fiscal delegado de Violencia sobre la Mujer de Ciudad Real y Castilla-La Mancha, enmarca todo el episodio delictivo en una relación de dominio y dependencia total y absoluta de la perjudicada, M.J.L.R., con respecto al acusado, un hombre de 58 años.

Solo en ese contexto y con la “perspectiva de género” se entiende que ella “aceptara” relacionarse con él durante todo el verano de 2019, en el que tanto fiscalía como acusación particular entienden que la persiguió por casas de acogida de varias provincias. Al final ella solo denunció cuando el acusado fue al restaurante en el que trabajaba para llevársela y fueron los compañeros los que avisaron a la policía.

Delitos continuados

El fiscal apoya la solicitud de condena, de 18 años y medio de prisión, en el testimonio de la víctima, “persistente y ausente de cualquier incredibilidad subjetiva y objetiva, desde que denunció, cuando se vio libre de él”, dice, además de por el informe psicosocial.

Gil ha argumentado que pide penas elevadas porque todos los delitos, excepto la conducción temeraria, son continuados, es decir, se prolongaron durante tres meses, entre el 17 de junio (fecha orden de alejamiento) y el 28 de septiembre de 2019 cuando el acusado fue detenido tras una persecución por Ciudad Real.

Otro juicio por malos tratos con la víctima

Ramón R.T., en prisión preventiva por estos hechos, tiene pendiente otro juicio con la misma víctima por malos tratos en los juzgados de lo penal, además le constan antecedentes por intento de homicidio, tráfico de drogas, quebrantamiento de condena y violencia doméstica con otras mujeres.