Zamora defiende que el Ayuntamiento quiere “minimizar” el efecto del botellón y los hosteleros se oponen al decreto

Mercedes Camacho Ciudad Real
Reunión de la alcaldesa de Ciudad Real con representantes de las AMPAS de los colegios colindantes con la zona del botellón

Reunión de la alcaldesa de Ciudad Real con representantes de las AMPAS de los colegios colindantes con la zona del botellón

La alcaldesa de Ciudad Real, Pilar Zamora, ha defendido este viernes que el decreto que ya ha firmado es fruto del trabajo que está desarrollando el Ayuntamiento para minimizar los efectos del botellón y que se está haciendo en colaboración con la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Ciudad Real y con los directores y AMPAS de los colegios de la zona de Echegaray –donde se desarrolla habitualmente-.

Zamora, a preguntas de los medios de comunicación, ha destacado que el decreto responde al cumplimiento del artículo 15 de la ordenanza municipal sobre el consumo de bebidas alcohólicas en la calle de 2006 y se centrará en aspectos como el ruido, limpieza y seguridad.

“Queremos minimizar los efectos de una realidad social, que no solo se da en Ciudad Real sino en todo el país, vigilando que no haya consumo de menores, que ha sido una preocupación absoluta de este equipo de Gobierno, así como garantizar la seguridad jurídica en las acciones del Ayuntamiento, por lo que se autoriza el consumo de bebidas alcohólicas en esta zona de la capital, en determinados días y horas”.

En concreto, y cumpliendo con la Ordenanza Reguladora de la Convivencia y el Ocio en el término municipal de Ciudad Real que permite autorizaciones para el consumo de alcohol en la calle, se autoriza e botellón en el recinto acotado en calle Echegaray los jueves, viernes, sábados y domingos, así como vísperas de festivos de 23 a 4 horas del día siguiente.

“Es complicado acabar con el botellón y si algún grupo político lo sabe que nos lo diga, pero nosotros no vamos a realizar prácticas extrañas como disolver a los jóvenes” ha dicho la primera edil, quien ha insistido en que tampoco quieren contribuir a que se generen microbotellones por toda la ciudad como cuando el anterior equipo de Gobierno valló los jardines del Torreón.

Los hosteleros piden una reunión urgente

Tras conocer el contenido del decreto, la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo (APEHT) ha emitido un duro comunicado en el que se ha mostrado en contra de estas medidas y en el que avanza que este mismo viernes han solicitado una reunión urgente con la alcaldesa.

“La APEHT quiere mostrar su total oposición a lo que, unilateralmente, el Ayuntamiento ha decidido” indican en su nota, al tiempo que explican que el horario consignado en el decreto “no dimana de acuerdo alguno con nuestra Asociación, sino que es una clara imposición lesiva al sector hostelero”.

En este sentido, dicen que en la reunión que mantuvieron el pasado martes “se habló de mantener nueva reunión para fijar las medidas de implantación inmediata y en cuanto al horario del recinto que se acotará, se dejó claro que debía ser un horario compatible con la actividad hostelera que no consideran que sea el que contempla el decreto –hasta las 4.00- cuando los bares tienen que cerrar a las 2.00, los disco bares a las 4.00 y las discotecas a las 6.00 horas.

“A la vista de esta situación es evidente, y así se lo denunciamos con estas líneas, que el Ayuntamiento de Ciudad Real pretende abocar al cierre a los establecimientos hosteleros de Ciudad Real con una actitud frontal y contraria al correcto desempeño de la actividad empresarial en la capital en un escenario completamente hostil al empresariado, con la consiguiente pérdida de empleos”.

Además, concluyen la nota asegurando que esta medida “refleja el escaso respeto por el trabajo de los profesionales hosteleros (camareros, barman, ayudantes…….) permitiendo que sus puestos queden en el aire derivado de esta permisividad horaria con una actividad que es una clara competencia desleal, que no genera riqueza ni empleo alguno, perjudica la imagen de la ciudad y que engrosa los gastos que pagamos entre todos con nuestros impuestos”.