De nuevo la serpiente. Capítulo VIII: El Broker